Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rentabilidad de las pomaradas, clave en las elecciones al Consejo Regulador de la Sidra

Un censo de 358 productores de manzana elige hoy entre la candidatura continuista de Guillermo Guisasola y la renovadora de Daniel Exner

Manzanas en una pomarada.

Manzanas en una pomarada.

El sector de la producción de manzana para la elaboración de sidra está en un momento importante, con varios retos de futuro para lograr la tan ansiada rentabilidad y con unas cifras que hablan del peso creciente de los productores: de 3,7 millones de kilos para sidra de Denominación de Origen Protegida se ha pasado en los últimos cinco años a 7,7 millones. Y la producción total de manzana para sidra común también ha experimentado un buen arreón: de 6,9 a 10,5 millones. Por eso los dos candidatos que este año se presentan a la renovación del Órgano de Gobierno del Consejo Regulador de la DOP Sidra de Asturias desde la órbita de los cosecheros insisten en la importancia de la participación en las votaciones de hoy, de diez de la mañana a cuatro de la tarde en las oficinas de la DOP en Villaviciosa.

“Este año va a ser un año importante en el sector porque se prevé una buena cosecha de manzana”, razona Guillermo Guisasola. El productor encabeza la candidatura de continuidad, con el convencimiento de que “de cómo se gestione dependerá el futuro del sector”. A su favor enumera que “tenemos experiencia y no queremos hacer experimentos porque hemos obtenido buenos resultados”.

La nueva directiva que resulte tras el proceso electoral tendrá por delante el reto de conseguir que la mayor parte de la producción de Asturias se convierta en sidra de Asturias, algo que Guisasola ha tratado de plasmar en una candidatura en la que están representados productores de variada tipología: pequeños, grandes y también de cultivo ecológico. “La mayoría somos socios de Campoastur y en esta candidatura se mantienen algunos miembros que ya fuimos representantes del Consejo Regulador en los últimos 4 años, por ello tenemos la experiencia necesaria, somos conocedores de la norma y de los recursos existentes para dar más impulso a la Denominación de 0rigen Sidra de Asturias, sabemos cómo hacerlo y estamos dispuestos a trabajar por ello”.

Además, “ninguno tenemos grandes pomaradas fuera de Asturias y ninguno de los miembros de nuestra candidatura produce sidra, máxime no amparada por la DOP, ni tampoco tenemos ninguna relación familiar con elaboradores de sidra participando en empresas con ellos. Tampoco somos trabajadores de ningún lagar”, recuerda.

Los objetivos que se plantean pasan por conseguir aumentar la cuota en el mercado de sidra DOP, y con ello asegurar la venta rentable de las cosechas. Además, aspiran a duplicar en cuatro años la producción de sidra DOP y a conseguir que la demanda y el precio de la manzana de sidra DOP asturiana haga rentables las explotaciones.

También apuestan por trabajar por la inclusión de nuevos productos elaborados íntegramente con manzana asturiana, favorecer nuevos mercados, seguir trabajando en colaboración con los elaboradores, potenciar las interacciones externas con administraciones, universidades, centros de investigación, organizaciones sectoriales, otras denominaciones, “y con todas aquellas instituciones públicas o privadas que potencian nuestros productos”.

La candidatura liderada por Daniel Exner parte de una postura de renovación e introducción de nuevas ideas en el sector para hacerlo rentable y competitivo. La lista está formada por nueve cosecheros de diferente tamaño, como exigen los estatutos del Consejo Regulador, y con el respaldo de varios años de trabajo en la Finca Gallinal invirtiendo en métodos que ayuden a regularizar cosechas y disminuir la vecería para lograr pomaradas más productivas. Así, Exner ha sido pionero en Asturias en el desarrollo de podas intensivas y sistemas de fertilización del terreno.

Entre sus objetivos citan como fundamental planificar la cosecha anual de manzana de la mano de llagareros y la administración. “Es urgente poner medios reales para resolver los problemas de la vecería a medio y largo plazo. Urge poner en marcha un plan para 2030 para el sector y ya hay unas líneas maestras esbozadas”, explica Exner.

En su candidatura apuestan por entender la diversidad de las pomaradas de Asturias, y por tener claro que “Asturias es una de las principales regiones productoras y la mejor sidra se hace con manzana asturiana, solo falta creérnoslo y poner los medios necesarios para planificar y ejecutar el plan adecuado”. A su juicio va a hacer falta más manzana, más trazabilidad de producto, más productividad que redundará en la rentabilidad de las plantaciones, “pero también más compromiso e involucración de los llagares, de la hostelería y la administración”. Y también es necesario “pactar con los llagareros la producción de manzana”.

Dos visiones entre las que están llamados a elegir un total de 358 productores.

Los aspirantes

Guillermo Guisasola, candidato productores

Encabeza la lista de la continuidad

  • Producción. Aumentar la cuota en el mercado de sidra DOP y duplicar la producción en cuatro años.
  • Precios. Que el precio de la manzana haga rentables las explotaciones.

Daniel Exner, candidato productores

Presenta una alternativa por la modernización

  • Planificación. Poner en marcha un plan para el sector, planificar las cosechas y eliminar la vecería.
  • Compromiso. Involucrar a los llagares, la hostelería y la administración. 

Víctor Ramos, candidato único de los lagareros, aspira a “calidad y más ventas” 


En el censo correspondiente a los elaboradores, que alcanza a 34 llagares asturianos, no será necesario celebrar elecciones al haberse presentado una única candidatura: la presidida por Víctor Manuel Ramos, de Sidra Fran, en Lugones. En su lista concurren los lagares Castañón, Cortina, Coro, Frutos, Sidra Zapatero y Sidra Quelo, y como se acordó en su día con la aprobación de los estatutos, la Presidencia durante el mandato será rotatoria entre el sector cosechero y elaborador. Tino Cortina deja paso a Ramos, quien tiene entre sus objetivos “incrementar la ventas y la calidad del producto”, trabajando para ello codo con codo con los cosecheros de manzana. “El sector de la sidra lo formamos todos, y también hay que escuchar a los consumidores y a la hostelería”, recuerda, con el deseo de que “todos nos involucremos por el bien del sector”. Ramos recalca que una Denominación de Origen Protegida sólida es la base para “salir fuera y competir, ampliar mercados”, porque “es un tema de calidad y de origen, de producir sidra con manzanas asturianas, y la gente debe ser consciente; es necesario un esfuerzo para educar en ese sentido, que el consumidor sepa que puede elegir una sidra de calidad con manzana amparada en una marca de calidad, y luego que sea libre para elegir”. De ahí la importancia de colaborar y de rotar la presidencia del consejo con el equipo de productores de manzana que se imponga hoy en las elecciones. Unas votaciones en las que además de la urna en Villaviciosa también se ha habilitado el voto por correo para facilitar el proceso por la pandemia.

Compartir el artículo

stats