DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los jueces asturianos avisan: los plazos de resolución de temas se alargarán tres meses más por el confinamiento

El número de asuntos en los juzgados se mantienen, aunque se espera un posible aumento de litigiosidad por demandas de cierres de hostelería

Jesús Chamorro durante la presentación de la memoria judicial de 2020.

Jesús Chamorro durante la presentación de la memoria judicial de 2020.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ya está preparado por si se produce un incremento de litigiosidad por reclamaciones patrimoniales contra el Principado, provocado por los cierres de la hostelería y la restauración debido a las medidas de lucha contra la pandemia por coronavirus. En Asturias hay tres procedimientos abiertos solicitando la impugnación del cierre de los negocios, mientras que en otras comunidades autónomas ya se han empezado a recibir demandas por responsabilidad patrimonial. También falta por ver qué pasa con los expedientes de regulación de empleo (ERTE), y si se convierten en despidos, con lo que también se podría registrar un crecimiento de los asuntos en los juzgados asturianos.

El presidente del TSJA, Jesús Chamorro, afirmó que "a día de hoy no se ha registrado un aumento de la litigiosidad anual", pero añadió que hay que tener en cuenta que todavía es pronto para ver las consecuencias de la pandemia en los juzgados, y más cuando existe "una cierta tendencia a judicializar la vida". Hasta el momento, sólo se registraron dos casos en sendos juzgados anulando dos sanciones administrativas por infringir la normativa durante el confinamiento del primer estado de alarma.

Jesús Chamorro presentó esta mañana la memoria judicial correspondiente a 2020, el año de la pandemia, en el que se registró una disminución del 14,1 por ciento de los asuntos ingresados en el sistema judicial asturiano, al pasar de 135.914 en 2019 a 116.783 casos. Fueron las jurisdicciones de los social y lo penal donde se registraron los mayores descensos.

El presidente del TSJA explicó que el año pasado se dictaron menos sentencias al suspenderse los plazos procedimentales durante tres meses debido al primer estado de alarma y el confinamiento de todo el país, lo que supuso que los tiempos se dilataran. "Lo que se hizo fue resolver todas las que estaban pendientes, aunque no se pudieran notificar", explicó. "La paralización por el estado de alarma no afectó en cuanto a que se resolvieron los asuntos pendientes, pero los tres meses de paralización hay que sumarlos ahora al tiempo que suelen tardar en resolverse los procedimientos de manera habitual", señaló. Es decir, que si un procedimiento podía tardar siete meses en resolverse, ahora tardará diez.

Jesús Chamorro incidió una vez más en los "importantes déficits" de medios materiales y digitales con los que tiene que lidiar la justicia asturiana y que en el caso de Oviedo se ven agravados además por la dispersión en siete sedes judiciales. "Incluso en el juzgado de violencia de género de Comandante Caballero se ha tenido que habilitar en el pasillo una sala para asegurar la atención a las víctimas, porque ya no hay otro lugar. Los edificios están al punto del colapso", remarcó.

Compartir el artículo

stats