Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las quejas en los centros de salud: decenas de llamadas para una cita y hasta un año de espera

Los pacientes reclaman la presencialidad en la atención primaria porque echan de menos el “cara a cara” con el médico, aunque atribuyen la dificultad en reanudar el servicio a la falta de personal

Cartel informativo sobre medidas de seguridad para prevenir el coronavirus, COVID-19, en los centros de Salud. Entrada de Urgencias del Centro de Salud de La Ería, en Oviedo.

Cartel informativo sobre medidas de seguridad para prevenir el coronavirus, COVID-19, en los centros de Salud. Entrada de Urgencias del Centro de Salud de La Ería, en Oviedo. EUROPA PRESS - Archivo

Cara y cruz de la atención sanitaria en los centros de salud: hay quien ha conseguido una correcta respuesta médica casi con la primera llamada, y quien ha tenido que esperar un año de insistencia para acabar viéndose cara a cara con su médico. El incremento del porcentaje de personas vacunadas debería facilitar la presencialidad, sostienen los usuarios, que al tiempo reconocen la labor de los médicos y enfermeras y creen que se necesita más personal para que la atención sea la adecuada.

Carmen Díaz, vecina del barrio ovetense de Teatinos sale del Centro de Salud La Lila dolorida pero satisfecha. La suya es una historia de lucha telefónica. Díaz estuvo más de un año peleando por conseguir una atención presencial para que algún facultativo de su centro de salud valorase el fuerte dolor que sufría en la cadera. Ayer, por fin, consiguió que, de urgencia, un reumatólogo la explorase, le hiciese una placa e “incluso una infiltración”. A su juicio “si la gente ya puede estar todo el día trabajando de cara al público, en la atención primaria debería ser igual”. Lo mismo opina otra vecina ovetense, Ana Rueda, que cree que “es el momento de volver a la atención presencial”, ya que “no es lo mismo la atención telefónica que en persona”. Y no hay excusa cuando “la mayoría de los usuarios de los centros de salud ya están vacunados”. A ella misma, añade, ya le han puesto una dosis. Pero no todos piensan igual.

Con todo, Pablo Castro, también a las puertas de La Lila, elogia el desempeño de la atención primaria asturiana. Acaba de colgar el teléfono, cuenta, con una compañera de trabajo que vive en otra comunidad autónoma. Según Castro, comparativamente, en Asturias las cosas están funcionando mejor que en resto de España. “Mi compañera se acaba de sorprender de que aquí los centros de salud estén abiertos, que dejen entrar a gente”, relata. Desde su experiencia, resume, todo ha ido como la seda: “siempre me han atendido bien y relativamente rápido desde que empezó la pandemia”. Respecto de las críticas al funcionamiento del sistema, el vecino ovetense piensa que “a veces nos volvemos un poco egoístas y hay que tener en cuenta la situación, de no haberse controlado el acceso a los centros de salud podían haberse convertido en un foco de contagios”.

Los pacientes claman por la vuelta a la atención presencial en los centros de salud: "Hay más retrasos en las citas" A. Domínguez/ E. Vélez

En Gijón, una de cal y otra de arena. Ayer, en el centro de salud de Zarracina, en la zona Centro de la ciudad, Pilar Sánchez, una mujer de 75 años, se lamentaba mientras esperaba a una amiga a la salida del centro médico.

Asegura llevar un año y medio sin atención médica presencial “y eso que estoy en rehabilitación desde hace un año y medio”. “Me han ido cambiando las citas y no me dan hasta noviembre”, añade. Sin embargo, sí hay quien asegura que la atención primaria funciona, al menos en Zarracina, sin problemas. “Tan solo he tardado dos o tres días”, puntualiza Pilar Álvarez, otra mujer que ayer acudió al ambulatorio de la zona centro. “Mi problema es que deben tener mal mis datos y no me localizan para la vacunación. He llamado para cambiarlos, pero no me ha sido posible. Aquí sí que han sido muy diligentes”, concluye Carlos Puebla, de 67 años.

Gloria Jiménez, usuaria del centro de Salud de Sotrondio, reconoce que “es un poco complicado tener que llamar” y que prefiere la atención presencial, pero añade que no tiene queja: “La chica de la entrada es un encanto y te lo explica todo; el problema es el estrés que supone esta situación que vivimos”. Graciano Calleja, también usuario del centro quiere “volver a la atención totalmente presencial, aunque vamos avanzando porque al menos ahora sí te puedes acercar al centro, hasta ahora solo podías si llamabas antes”.

“Con la salud no se juega”: la protesta de los asturianos por la falta de atención presencial en los centros de salud Elena Vélez

“Primaria es muy mejorable, sobre todo en medios humanos”. Lo dice un avilesino, Pablo Castañón, que, con frecuencia, debe acudir a su centro de salud. Es consciente de que la escasez de personal sanitario limita la actividad de los profesionales, por eso no pone tachas a la atención semipresencial o telefónica, aunque echa en falta que no se haga un cribado entre los pacientes que solicitan asistencia telefónica.

Antonio Martínez también es de los que relatan la cara y la cruz cuando precisa de atención sanitaria en su centro de salud, el de Sabugo. “Con los críos la atención es fabulosa: pedimos cita telefónica, nos recibe la pediatra y problema resuelto. La única diferencia con el modelo de atención anterior a la pandemia es que solo puede acceder un adulto por niño, normal”, explica, y agrega: “Con los adultos la historia es distinta, hay que hacer muchas llamadas para recibir atención. En mi caso tuve una infección, tuve que llamar durante tres días y finalmente me recetaron un antibiótico por teléfono”.

Roberto Sánchez es otro usuario de los centros de salud del área sanitaria avilesina. Reconoce que goza de buena salud, aunque sí ha tenido que contactar con su médico en los últimos tiempos: “Cuando necesité atención me atendieron por teléfono y me facilitaron la receta electrónica, así que no tengo queja”. Julia Arias también tiene sentimientos encontrados: “En general no he sentido una mala atención sanitaria, pero debería aumentar el número de médicos y enfermeras. Si esto está así ahora, ¿qué nos espera en agosto?”.

"He llamado hasta catorce veces y no he conseguido ver a mi médico": los sierenses claman por la vuelta a la atención presencial en los centros de salud Amor Domínguez

“Llevo toda la mañana llamando y al final tuve que venir aquí. Lo intenté hasta catorce veces”, explica Mari Luz García a las puertas del centro de salud de Pola de Siero. “La opción que te queda es venir por urgencias pero no veo lógico saturar este servicio por algo que puedes resolver por la mañana. Creo que con la precaución necesaria y teniendo en cuenta que muchos mayores están vacunados, la atención presencial debería volver”. “Es imprescindible poder hablar con el médico. Nos estamos liando a lo bobo”, asevera el sierense Gonzalo Rodríguez. “Yo llamé varias veces durante la pandemia y la atención fue excelente y sin problema ninguno”, explica José Luis Estrada Montes. “Es frustrante; es necesaria la vuelta a la consulta”, reclama otra usuaria del centro de salud poleso. Los pacientes quieren volver a tener a su médico cara a cara lo antes posible.

Compartir el artículo

stats