Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de Celaá para el próximo curso genera inquietud en los docentes

Los sindicatos rechazan la posibilidad de incrementar la ocupación de las aulas y afirman que “se da la espalda al profesorado”

Isabel Celaá.

Isabel Celaá. DAVID CASTRO

Los sindicatos docentes asturianos miran con inquietud los propósitos recién divulgados por el Ministerio de Educación para ordenar la enseñanza del curso 2020-2021, que según quien hable se consideran “insuficientes”, “conservadoras” o potencialmente lesivas para los profesores contratados como refuerzo para atender durante este ejercicio las “aulas covid”. Los representantes de los profesores denuestan una vez más al unísono el modelo de semipresencialidad impulsado por el Gobierno del Principado, no comparten la necesidad de volver a elevar el aforo de las aulas y alientan a la Consejería a que se pronuncie, habida cuenta de que las instrucciones del Ministerio que dirige Isabel Celaá dejan abundante margen de maniobra a las autonomías.

UGT entiende que las medidas anunciadas anteayer son “insuficientes”, vuelve a reclamar la presencialidad de todo el alumnado de las enseñanzas no universitarias y el refuerzo de las plantillas de profesores. “La adopción de nuevas medidas nos genera una considerable inquietud”, señala el sindicato, “después de este año, que no ha podido ser más caótico y en el que no han podido producirse más despropósitos”. En una visión que comparten otras centrales, UGT no considera razonable la rebaja de 1,5 a 1,2 metros de la distancia del alumnado dentro del aula, cuando fuera de las clases o en espacios al aire libre se mantiene en dos metros.

Para SUATEA, el plan de Celaá “tiene un aire decepcionante y claramente conservador. No parece que se vaya a aprovechar la circunstancia actual para dar un paso adelante que permita paliar las necesidades detectadas en el sistema educativo”, afirman. Identifican una oportunidad perdida, especialmente dolorosa justo ahora que, añaden, que “se dan las condiciones para mantener, consolidar y avanzar en medidas como la reducción de ratios de alumnado por aula, el aumento de las plantillas de profesores o la rebaja de las horas de actividad lectiva para los docentes de Primaria e Infantil”.

En opinión de CSIF, mientras tanto, “ el Ministerio y las comunidades autónomas dan la espalda a los docentes al acordar un aumento del número de alumnos por clase”. La organización reclama también el aprovechamiento de la oportunidad, “que se mantengan las ratios ajustadas con motivo de la pandemia y que se siga avanzando en su reducción”.

Compartir el artículo

stats