DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La liga de los videojuegos llega a los institutos

Alumnos de nueve centros asturianos culminan una competición nacional de deporte electrónico desarrollada durante el curso: “Nos motivó mucho”

Los alumnos del Sagrada Familia El Pilar, en el top de los videojuegos Miki López

Una liga de deporte electrónico pensada para institutos. Eso es IESports, que vincula los videojuegos con la educación y en el que cada curso participan más centros educativos. Este año sumó unos 600 de toda España, nueve de ellos asturianos. En el colegio Sagrada Familia El Pilar, de Pola de Lena, que se estrenó este curso en la competición, el balance no pudo ser más positivo, según afirma el profesor de Informática José Luis García Bellón. “Para los chavales supuso una vía de escape muy importante, ya que con la pandemia apenas tuvieron ocio. Solo les quedó el ocio electrónico”, comenta. Pero no es lo mismo jugar solo que hacerlo con los compañeros de clase y encima “conocer a gente de otras comunidades”, como resaltan los alumnos de TIC de 4º de la ESO del colegio lenense.

“Para nosotros fue una gran motivación. Además, desconectábamos y nos lo pasábamos muy bien”, cuentan Mario Hernández y Andrea García, dos de los estudiantes que participaron en la liga IESports. Este especie de olimpiada de los videojuegos se desarrolló fuera del horario lectivo y en fines de semana. El profesor José Luis García Bellón se enteró de la iniciativa, organizada por GGTech Entertainment, por un alumno de FP del propio centro que es jugador profesional, Daniel Fernández. “La educación ya no es lo que era y hay que buscar cosas nuevas. Me pareció buena idea y la lancé en clase. Los chavales aceptaron rápidamente”, explica.

Además de aprender a trabajar en equipo, uno de los aspectos que más gustó a Bellón de la competición es que fomentaba la autonomía. “Aunque yo tenía que supervisarles, eran ellos los que tenían que hablar con jóvenes de otros centros y concertar las partidas”, detalla. Los estudiantes no solo aprovecharon la herramienta para competir, sino también para hacer migas con el resto de adolescentes. “Utilizamos el chat para hablar con ellos. Conocimos a gente del País Vasco, de Alicante... Fue una experiencia divertida y diferente”, opinan Mario Hernández, Andrea García y Bruno Fernández. Su equipo quedó precisamente ganador en Asturias de un juego, el “Brawl Stars”, que consiste en atrapar gemas. También llegaron a la final regional de “Clash Royale”, un videojuego de estrategia con cartas. “Jugamos desde el móvil y básicamente lo que aprendimos fue a trabajar en equipo. Estuvo muy bien”, señala otra alumna, Ainhoa Solís.

De forma paralela a los videojuegos, los estudiantes participaron en una competición de carteles, que consistió en reflejar gráficamente los valores que fomenta IESport. Es decir, “amistad, compañerismo, trabajo en equipo...”, apunta José Luis García Bellón, que en esta actividad involucró al profesor de Dibujo Técnico Andrés Álvarez García. “Para los alumnos y para mí fue una motivación extra, porque vieron que los contenidos que estamos viendo en clase tienen una aplicación práctica”, asegura.

Concurso de carteles

Álvarez afirma que hubo carteles “muy buenos” y, de hecho, dos de ellos llegaron a la final nacional, obteniendo uno el tercer premio. Fue el elaborado por Lucía Fernández y Martín Maestro. “Empezamos en Semana Santa y lo hicimos cada uno en nuestra casa pero conectados por videollamada a través de Whatsapp. Aprendimos a utilizar bien herramientas de diseño y nos hicimos muy amigos”, indica Fernández, autora del cartel que llevaba por título “En la unión está la fuerza”. Los estudiantes tuvieron que presentar una adaptación de su diseño a otros formatos, como gorras o mochilas, a través de un vídeo.

El resto de centros asturianos que competieron en la liga IESports, que se desarrolló con el apoyo de las empresas tecnológicas Intel y Omen, son el IES Rey Pelayo, el Real Instituto de Jovellanos, IES Ramón Areces, IES Noreña, IES Alfonso II, IES Monte Naranco, colegio Reina Adosinda, CPEB Aurelio Menéndez y colegio San Rafael. Para el Sagrada Familia El Pilar de Pola de Lena la de este año fue una “prueba piloto” pero tienen claro que el próximo curso repetirán. E irán a por todas: a mejorar las posiciones de este curso.

Compartir el artículo

stats