La asociación de productores profesionales de faba asturiana denuncia el incremento de costes fijos por pertenecer al Consejo Regulador de la Faba Asturiana IGP. Acaban de recibir la especificación de las nuevas tasas que tendrán que abonar al Consejo y calculan que los costes fijos se incrementan en un 150 por ciento. En cifras, supone que tendrán que pagar 420 euros por tonelada producida y certificada al Consejo, cuando hasta ahora aseguran que podía rondar los 150 euros. También se muestran contrarios a la aprobación de un nuevo envase de 25 kilos, porque consideran que abre la puerta al fraude de los graneles. Por ello, instan a la Consejería de Medio Rural a que intervenga y “vele por los derechos de los productores”.