DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estos son los nueve campos en los que la Universidad de Oviedo está en el top 500 mundial: las razones de su éxito mundial

La institución asturiana se sitúa entre las 500 mejores en nueve especialidades en el ranking más prestigioso: “Somos pequeños en tamaño pero grandes en calidad”, resalta el Rector

Pruebas acceso a la universidad selectividad.

Pruebas acceso a la universidad selectividad. Ferran Nadeu

La Universidad de Oviedo se sitúa por primera vez entre las 400 mejores instituciones del mundo en Educación, según el prestigioso ranking de Shanghái por materias. En esta clasificación, que mide la excelencia investigadora de los campus en base al número de publicaciones hechas en revistas de prestigio internacional, figuran dentro del top 500 otras ocho especialidades de Asturias. Son Ciencia y Tecnología de la Instrumentación (101-150), Física (201-300), Psicología (301-400), Salud Pública (301-400), Biología (401-500), Ecología (401-500), Química e Ingeniería Química (401-500). “Para una institución como la nuestra, pequeña en tamaño pero grande en calidad, es un honor aparecer entre las mejores del mundo”, valoró ayer el rector, Ignacio Villaverde.

La Universidad asturiana regresó al top 500 mundial en 2019, después de 16 años fuera de esta posición. En 2020 volvió a mantenerse en la élite y en 2021, a la espera de que se publique el ranking global, podría repetir o subir escalones. La clasificación por materias hecha pública ayer analiza 54 disciplinas de cinco ramas de 4.000 universidades. “Nuestro compromiso como equipo rectoral es respaldar y apoyar con toda nuestra colaboración y determinación a los docentes e investigadores para que puedan realizar su trabajo con la mayor calidad posible de manera que podamos mejorar más aún los resultados”, aseguró Villaverde.

Educación

Es la gran novedad de la lista de Shanghái, pues la investigación de la Universidad de Oviedo en este campo nunca estuvo entre las 301-400 mejores del mundo. Sube cien puestos con respecto a 2020, cuando se situaba en la horquilla de 401-500. Dentro de la clasificación nacional, que lidera la Autónoma de Madrid, las facultades regionales de Educación se sitúan en undécima posición, lo que supone también un ascenso de cinco puestos.

El decano de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación, Celestino Rodríguez, atribuye buena parte del éxito “a las nuevas generaciones de investigadores, que están aportando mucho” a esta disciplina. “Es una alegría tener esta posición, que sitúa la educación en el lugar que le corresponde, de forma que esa labor de liderazgo que tenemos que hacer en Asturias se pueda cumplir”, valoró. Rodríguez opinó que, “desde la humildad”, la facultad del campus de Llamaquique está llegando “muy arriba”, pese a que compite dentro y fuera de España con gigantes y no cuenta con premios Nobel, que es una de las características que valora Shanghái. “Este ranking visibiliza nuestra potencialidad”, remarcó. El decano se fijó para los próximos años un doble objetivo: consolidar a los jóvenes investigadores y atraer fondos de la UE con proyectos. “Esto tiene que ser un trabajo constante y a lo largo de mucho tiempo; no puede ser algo puntual”, remató.

El decano de la Facultad Padre Ossó, José Antonio Prieto, destacó, por su parte, que los grupos de investigación “se ha reforzado en los últimos años con jóvenes de gran talento”. Además, agregó, “desde la Facultad Padre Ossó se ha hecho un ímprobo esfuerzo por la investigación, generando líneas propias y colaborando con otras”. “Igualmente, las contrataciones de investigadores jóvenes que en varias ocasiones hemos compartido ambas facultades ha contribuido a fortalecer los grupos. Creo que es una gran noticia y debemos continuar por ese camino”, comentó.

Ciencia y Tecnología de la Instrumentación

Es la especialidad en la que la Universidad de Oviedo obtiene la mejor posición a nivel mundial: 101-150. Aunque baja con respecto al año pasado, cuando entraba en el top 100. Esta materia involucra a diferentes centros, como la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, y las facultades de Química y de Ciencia. En España, Asturias está en quinta posición; el primer puesto lo ocupa la Politécnica de Cataluña. “Este campo es más transversal y suma varios ámbitos. Quizá por ello se visibilice mejor la intensa actividad investigadora que se realiza en nuestra Universidad. Al ser una universidad de corte generalista quizá sea más difícil que haya volumen suficiente en otros campos más específicos, aunque no por ello los investigadores realicen actividades menos meritorias”, indicó el director de la Escuela de Ingeniería de Gijón, Juan Carlos Campo.

Física

La Facultad de Ciencias de Oviedo está entre las 201-300 mejores del mundo y entre las nueve primeras de España. No obstante, el nivel investigación en este campo también ha bajado ligeramente con respecto a 2020, entonces situada en la horquilla 151-200. “Es motivo de orgullo esta clasificación y agradezco a los profesores su trabajo. Al final, todo está relacionado: la buena investigación repercute en la docencia”, manifestó el decano, José Manuel Noriega, que aplaudió que los grupos de investigación se estén “consolidando y fichando a gente nueva y competente”.

Psicología

Asturias se mantiene en este campo entre las 301 y 400 mejores universidades. La Facultad de Psicología está en el puesto séptimo de España –arriba del todo está la Pompeu Fabra–, algo que valora especialmente el decano, José Carlos Núñez. “Somos una facultad pequeña y con recursos limitados. Y esta posición a nivel mundial demuestra que con poco se hace mucho. Aquí no tenemos ningún premio Nobel, sino que el lugar que ocupamos en el ranking tiene que ver con el trabajo particular de cada profesor”, profundizó. A nivel nacional, subrayó, “tenemos por delante a macrofacultades, que invierten mucho en atraer talento de fuera”. Así que, insistió, “estamos súper satisfechos”.

Salud Pública

La Universidad de Oviedo se mantiene en el puesto 301-400 en esta disciplina. La Pompeu Fabra encabeza el ranking nacional, en el que la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de Asturias ocupa el décimo lugar. “Cuanto más arriba estemos en los ranking, mejor, pero hay que mirarlo bien porque no tienen en cuenta los presupuestos. Y no podemos comparar Harvard con la Universidad de Oviedo. Así que lo importante es seguir progresando, trabajando fuerte, y los resultados vendrán”, indicó el decano, José Luis Llorente.

Biología y Ecología

Al igual que en 2020, estas dos ramas entran en el top 500 (401-500). A nivel nacional, están en los puestos 16 y 21, respectivamente. “Es un lujo tener una facultad con tan buenos profesionales. Nuestra meta siempre es ofrecer la mejor calidad educativa y esa la proporcionan los docentes, que este año, al igual que los alumnos, han afrontado un curso atípico con clases telemáticas. Y el ranking demuestra que nuestros profesores son un ejemplo”, comentó el decano, José Manuel Rico. El biólogo cree que el éxito de la investigación en esta área se debe a que “la biología y la biotecnología constituyen un campo amplísimo que está en primera línea”, con el covid o el cambio climático.

Química e Ingeniería Química

La Facultad de Química sigue manteniendo su prestigio internacional, situándose entre los 500 mejores centros de todo el mundo. Dentro del mapa nacional está en el top 21. La decana, Susana Fernández, se siente orgullosa por los resultados: “Es un reconocimiento para los profesores e investigadores que desempeñan su trabajo en la Facultad y una prueba más de la excelente investigación que realizan nuestros grupos”.

Compartir el artículo

stats