DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis Bonet Presidente de la Cámara de Comercio de España

“El dinero europeo nos da la oportunidad, pero es necesario el esfuerzo de todos”

“Es inteligente la unidad de las Cámaras ante el desafío de que Asturias recupere su tradición industrial” | “La clave está en el turismo, y si no hay aviones, no hay turismo; el año nos lo vamos a jugar este verano”

José Luis Bonet, en la Cámara de Comercio de Oviedo. | Miki López

José Luis Bonet, en la Cámara de Comercio de Oviedo. | Miki López

José Luis Bonet (Barcelona, 1941) nació en el seno de la familia propietaria de Freixenet, grupo que preside desde 1999. Doctorado en Derecho, fue profesor titular de Economía Política y Hacienda Pública de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona. Desde 2002 es presidente de la Asociación de Marcas Renombradas Españolas y de la Asociación para el Fomento del Desarrollo Agroalimentario, además de ocupar desde julio de 2000 la presidencia de Alimentaria de Barcelona. Recientemente visitó Asturias como presidente de la Cámara de Comercio de España, corporación de derecho público que preside desde 2014, para encabezar el primer consejo conjunto de las tres Cámaras de Comercio de Asturias.

–Ya en 2016 usted defendió la necesidad de la unión de las tres Cámaras, pero una vez más la fusión quedó en aguas de borrajas. ¿La ve ahora más factible?

–Me resultó muy grato ver la unidad de los presidentes de las Cámaras asturianas. Es inteligente afrontar desde la unidad los desafíos que se presentan y el afán de volver a hacer de Asturias un lugar importante que recupere su tradición industrial de vanguardia. Hay que esforzarse para conseguirlo y se va a intentar con fuerza. La pandemia, que ha sido tremenda, también ha traído otras cosas, como el espíritu de colaboración y la solidaridad, y eso lo he visto claro en Asturias.

–Más de la mitad de las acciones camerales son conjuntas, como la búsqueda de proyectos inversores y también el ofrecimiento para tramitar los proyectos para captar fondos europeos.

–En el sistema cameral hay voluntad clara de echar el resto para ayudar a las empresas, sobre todo a las pequeñas y medianas (pymes), en la transformación que tienen que hacer. La UE ha establecido las líneas estratégicas a seguir, que son la digitalización, la sostenibilidad y la formación. Yo añadiría la internacionalización. Es necesario transformarse para no quedarse en el camino.

–¿Cómo describiría la situación de España y la de sus empresas?

–Para describir la situación de España empleo la parábola del túnel. La pandemia nos metió en un túnel totalmente a oscuras y con mucho sufrimiento, y el problema era la incertidumbre en la que vivimos durante meses, con una situación de recesión importante por el confinamiento y las medidas de restricción. A principios de noviembre, cuando se dio a conocer la existencia de vacunas se empezó a ver la luz al final del túnel, aunque lejos. El proceso de vacunación se está acelerando y se ve más cerca, pero aún nos cuesta llegar al final. Y esto tiene su reflejo en la manera de afrontar las cosas, y también en la economía.

–¿Pero se empieza a recuperar?

–Ahora empieza la fase de recuperación, y con la esperanza puesta en la Unión Europea. Si alguien tenía dudas de la ventaja de pertenecer a la UE, ahora están despejadas. ¿Qué pasaría si no estuviéramos?

–Los sectores clave, la industria y el turismo, están en el ojo del huracán.

–España vive del turismo y eso se ha demostrado ahora. El año pasado no tuvimos turistas extranjeros. De los 83 millones que vinieron en 2019, 68 millones lo hicieron en avión. Son datos a tener en cuenta, porque si no hay aviones, no hay turismo. El año nos lo vamos a jugar en el verano. El turismo extranjero va a ser clave para ver el grado de mejora, y la mayoría de los visitantes llega por avión. Si lo perdemos, será otro año de convalecencia para España. El pasaporte verde será fundamental junto con la vacunación porque revelarán la mejoría en la lucha contra la pandemia y permitirá que haya un movimiento muy importante.

–La industria, la otra gran pata económica del país, está de nuevo en plena reestructuración.

–Lo que se está produciendo es una especie de rebote en el mundo. China y Estados Unidos ya han rebotado y eso desmadra el equilibrio en las materias primas. Habrá que ver si esto se normaliza. Lo que pasa tras una recesión tan brutal como la que ha habido es que donde se ha normalizado la situación con las vacunas, se ha recuperado la vida. España, gracias a estar en la UE, tiene a su disposición gran cantidad de recursos.

–Otro sector económico en auge es la agroalimentación.

–España es ganadora, porque tiene enormes ventajas y sabe aplicar las 3 “t”: talento, trabajo y tenacidad. Si a esto se añade el esfuerzo y saber dirigir equipos, el sector seguirá siendo ganador porque también tiene el mejor producto, que es fundamental.

–Asturias tiene turismo, industria y agroalimentación. Debería irle bien.

–El tiempo libre, el ocio, la naturaleza, la gastronomía, están en la base del turismo, y todo ello va a ir a más en el futuro. Pero la colaboración público-privada es fundamental para el tejido empresarial y productivo. Es clave ir juntos y que todo el mundo tenga voluntad de esforzarse y que lo haga. Los fondos europeos nos darán la oportunidad, pero para que sea provechoso debe haber un esfuerzo de las personas, de las instituciones y del conjunto del país.

–Las últimas previsiones económicas de la Cámara de España apuntan a un crecimiento de la economía para este año y el próximo.

–Las previsiones económicas son favorables, pero va a depender del turismo extranjero. El rebote en la economía es lógico; en la historia ya ha pasado varias veces que, tras una dura crisis, del tipo que sea, viene el crecimiento. Entiendo que de las crisis surgen oportunidades, y soy optimista porque hay fundamento para serlo. A lo largo de mi vida he comprobado que, con las 3 “t” (talento, trabajo y tenacidad) se suele triunfar. De todos modos, ese crecimiento será insuficientes para compensar la pérdida de empleo provocada por la pandemia. 

Compartir el artículo

stats