DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ignacio Villaverde: “Han sido cien días de mandato en una centrifugadora; más del 75% de los retos están cumplidos”

El máximo dirigente universitario admite que algunos de los treinta desafíos que se marcó van “retrasados” al tener que lidiar con problemas “inesperados” y heredados, como el bloqueo de la fundación que gestiona los contratos y convenios con empresas

Ignacio Villaverde saliendo del área de Derecho Constitucional junto a un mupi de su campaña | Luisma Murias

Ignacio Villaverde saliendo del área de Derecho Constitucional junto a un mupi de su campaña | Luisma Murias

Una “centrifugadora”. Esa es la palabra que mejor define, según el rector, Ignacio Villaverde Menéndez, sus cien primeros días de mandato –se cumplirán el próximo sábado 5 de junio– al frente de la Universidad de Oviedo. La gestión académica, confiesa en conversación con LA NUEVA ESPAÑA, siempre es “intensa”, pero la de estos últimos tres meses aún más. Porque, explica, “llegamos en el peor momento”. Y no solo por la pandemia, sino por las fechas, en pleno segundo semestre, como consecuencia del largo retraso que sufrieron las elecciones.

A pesar de tener una “sensación trepidante, de estar en un túnel de viento, en el que el aire nos zarandea de un lado para otro”, el nuevo equipo rectoral –formado por nueve vicerrectores y dos delegados– ha conseguido, a ojos de Villaverde, “mantenerse sereno y tener claros los objetivos”. Así que el balance, resume, es “muy positivo”.

Los treinta retos.

Desde que su antecesor, Santiago García Granda, le cediese el bastón de mando el pasado 26 de febrero, para el catedrático de Derecho Constitucional no ha habido días libres. Su agenda parece la de un Ministro. Y en su ADN lleva ir a toda mecha. “Yo soy como un caballo que galopa y galopa, no soy el perro que se fatiga y para y se echa”, dice un “feliz” Villaverde. Pero es que también su programa electoral le obligó a galopar sin parar en este inicio de mandato. En su “contrato” con la comunidad universitaria llevaba treinta retos para hacer en los primeros cien días.

En la Universidad había crispación; nosotros hemos recuperado el tono sosegado y amable

decoration

La mayoría de desafíos, cumplidos.

“Siempre dije que el programa electoral –ocupa un lugar privilegiado en la mesa de su despacho– no es un documento para perderlo en las estanterías, sino que es un guion de nuestra política. Al ponernos esos retos, le estamos diciendo a la comunidad universitaria que puede confiar en nosotros, que somos creíbles, que estamos entregados”, afirma el Rector. ¿Y cómo van esos treinta retos? “Más del 75% están cumplidos. Otros, en cambio, están iniciados, pero van con cierto retraso”, contesta. Una demora que atribuye, por un lado, a “las urgencias de la pandemia, que nos han acaparado mucho tiempo” y, por otro, a “resolver dificultades que no esperábamos”.

La primera piedra en el camino: la FUO.

El problema más “serio y complejo” fue el la Fundación Universidad de Oviedo (FUO) –gestiona los contratos y convenios entre la institución y las empresas–, que se quedó sin cobertura legal al no haberse renovado en diciembre la encomienda de gestión. Fruto de ello, hoy hay “seis” contratos retrasados y no se han podido convocar nuevos programas de becas. Villaverde espera que “todo esté regularizado en junio”.

El segundo problema heredado: el “ninguneo” de los servicios administrativos.

El Rector asegura que en algunos casos detectaron “falta de articulación y comunicación” entre el equipo de gobierno saliente y los servicios administrativos. Y pone como ejemplo el vicerrectorado de Internacionalización. “Hay proyectos que se gestionaban sin el conocimiento de los servicios, que habían sido ninguneados en el día a día, de tal manera que cuando quisimos darles continuidad tuvimos que hacer un esfuerzo de investigación y reorganización”, detalla.

La gestión de la pandemia.

Entre los retos que van más retrasados figuran la creación del “Observatorio ERES-UO”, para el análisis y estudio de las necesidades del estudiantado; los Consejos de Campus; o el programa “Participa”, para controlar la calidad de la docencia. En el lado contrario, ya completados, está por ejemplo todos lo relacionado con la pandemia. Este viernes el Consejo de Gobierno de la Universidad aprobó el plan marco de actuación frente al covid y que contempla tres escenarios. El más probable en estos momentos es el naranja o de “presencialidad atenuada” –es decir, habrá clases presenciales, pero con una separación de un asiento libre entre estudiantes–, aunque Villaverde confía en llegar a septiembre con el semáforo en verde, que supone una “presencialidad plena”. En relación con el coronavirus, el Rectorado también ha puesto en marcha un grupo de expertos, con el fin de poner a disposición de la sociedad los avances que realicen los grupos de investigación en la lucha contra el virus.

Presentaremos a los centros una nueva estructura presupuestaria, que incluirá por primera vez a los institutos

decoration

Primera reunión de un nuevo órgano de coordinación de centros, el 14 de junio.

Por otro lado, destaca Villaverde, “hemos iniciado el diseño de un plan estratégico de la Universidad, hemos lanzado un plan propio de Ciencia con 1,8 millones de euros para este año, hemos sentado las bases de un plan de activación del campus de Mieres...”. El Rector avanza que el próximo día 14 de junio se celebrará la primera reunión del recién creado comité de coordinación de centros, a la que su equipo llevará una nueva estructura presupuestaria, en la que incluirán por primera vez a los institutos de investigación. “Los tres –centros, departamentos e institutos– tendrán una financiación basal y otra variable, en función de objetivos”, concreta.

Los desafíos que vienen: la vuelta a la presencialidad y el presupuesto del futuro.

Con la vista puesta en lo que queda de año, Ignacio Villaverde sigue marcándose retos. Los más inmediatos son siete. El primero, volver a la presencialidad el próximo curso y “poner punto y final a este paréntesis en nuestra vida personal y académica”. “El mensaje que quiero transmitir es que regresamos, aunque con cautelas. Y tenemos que estar preparados para ello”, menciona. El segundo desafío es elaborar un presupuesto para el año que viene que “responda a nuestra estructura”. El actual fue heredado de García Granda y, aunque se incluyeron algunas modificaciones, no son las cuentas deseadas. “Hemos detectado muchas ineficiencias y ahora nos toca corregirlas”, señala.

Nuevo convenio de financiación con el Principado.

El tercer reto del Rector es firmar un nuevo contrato programa con el Principado. Villaverde se refiere al convenio de financiación que regirá entre la institución académica y el Gobierno regional durante los próximos cuatro años (de 2022 a 2025). El contrato programa vigente, que acaba a finales de este año, asciende a 531,61 millones de euros entre 2018 y 2021. Las conversaciones con el consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, están avanzadas, aunque aún queda fijar los números. “En las grandes líneas estamos de acuerdo”, señala. Villaverde aspira, en este sentido, a destinar más dinero para la investigación y a cambiar los objetivos estratégicos de los que depende la parte extra (variable) del presupuesto, pues no comparte la visión del anterior equipo de Santiago García Granda. Los nuevos objetivos estarán centrados en organización, digitalización, infraestructuras e investigación.

Este año lanzaremos una oficina virtual para hacer la mayoría de trámites administrativos por medios digitales

decoration

Un “gran salto” en administración digital.

El sexto reto es que la Universidad de Oviedo pegue este año un “gran salto en desburocratización”. Justamente una de las principales demandas de profesores e investigadores. “Este 2021 implantaremos los primeros módulos de la administración electrónica”. En concreto, puntualiza, establecerán el registro y el expediente electrónico y desarrollarán una oficina virtual que “nos permita hacer, sino todos, la mayoría de los trámites a través de dispositivos electrónicos”. El séptimo y último desafío inmediato es aprobar un plan estratégico para el período 2022-23.

De la crispación a la calma.

En su balance, Villaverde tiene palabras de agradecimiento para la comunidad académica. “Nos encontramos con una comunidad expectante, pero que ha sido paciente y cortés, que ha entendido que necesitábamos un cierto espacio para empezar a trabajar”, remarca. Pero también, dice el Rector, ha encontrado al otro lado una comunidad “crispada”, que achaca a la pandemia y al “largo y duro” proceso electoral. “Estos cien días han servido para recuperar un tono más sosegado, más amable, más tranquilo... Somos un equipo firme en criterios, pero amable y con la mano siempre tendida para buscar acuerdos”, concluye.

Ignacio Villaverde, en el día en que ganó las elecciones a rector de la Universidad de Oviedo. | LUISMA MURIAS

Impulsar el “protagonismo” de los centros, petición de decanos y directores

Ignacio Villaverde ha demostrado en sus primeros tres meses en el Rectorado ser un “verdadero líder”, tener “una clara visión de futuro” para la Universidad, practicar una política de “proximidad” y capear, con “directrices claras”, la pandemia. Así lo creen los decanos y directores de escuelas que han querido participar en una encuesta realizada por LA NUEVA ESPAÑA. “Nos hemos sentido acompañados”, resaltan los responsables de doce facultades y escuelas, que le piden al nuevo equipo de gobierno que impulse el “protagonismo” de los centros, que profundice en la “modernización” de la institución y que implante un sistema de administración electrónica “ágil”.

Juan Carlos Campo

Director de la Escuela Politécnica de Gijón

“En cien días no se puede hacer un balance de gestión pero sí son suficientes para definir la orientación y algunas claves. Lo primero y más importante es la simbiosis con el Gobierno regional, que puede ser una gran baza. Lo segundo es que ha eliminado la influencia del sector que le apoyó para su elección contra natura y que podría dificultar la definición de su línea más propia. Lo tercero es la búsqueda de coordinación entre los diferentes agentes de la Universidad. Para lo que queda de mandato, le pido que profundice en la competitividad y modernización de nuestra institución, y dar mejor respuesta a lo que la sociedad nos exige”.

Carmen Benavides

Decana de la Facultad de Economía y Empresa

“Mi valoración es positiva. El rector es una persona que demuestra tener un profundo conocimiento de la Universidad de Oviedo y una clara visión de futuro para ella. Cien días es un margen de tiempo reducido para alcanzar grandes logros, pero creo que el plan marco para la gestión de la pandemia el próximo curso puede ser uno de ellos. Es un buen ejemplo de gestión cercana, escuchando e involucrando a todos los interesados y asumiendo las responsabilidades y decisiones que, como rector, debe asumir. En general, le pido que se esfuerce en cumplir el programa que le hizo merecer la confianza de la comunidad universitaria. Y como centro, reclamo apoyo institucional y económico el desarrollo de actividades como el emprendimiento o las relaciones con empresas; renovar el edificio en el que estamos, y simplificar y hacer más amables las normas”.

José Carlos Núñez

Decano de la Facultad de Psicología

“Uno de los aspectos que más valoro es la cercanía con los centros y el apoyo que recibimos en todo momento. En estos tres meses siempre nos hemos sentido acompañados. Creo que lo están haciendo bien, pero quiero destacar todo lo relacionado con el covid-19. Han entendido que necesitábamos directrices claras y se ha elaborado un plan marco, que mereció elogios de todos los decanos y decanas. Con vistas al futuro les pido seguir apoyando la gestión de los centros y departamentos; una adecuada reestructuración del PAS con refuerzo para centros por sobrecarga de trabajo; y una gestión eficaz para seguir avanzando en los rankings”.

José Antonio Gómez

Decano de la Facultad de Filosofía y Letras

“Me gusta su empeño por acortar distancias, su política de proximidad. Ha ordenado a su equipo que baje a la arena y que, como él, se enfrente a los problemas de la gente. Todos han apuntado muchas cosas, y prometido volver. A las aulas siempre es bueno volver, se aprende mucho. No hay que temerlas. Destaco dos logros sobre los demás. La responsabilidad de la pandemia no reposa solo en los hombros de los decanos y directores de los centros. Uno parece estar más arropado, y esperemos que eso sea verdad. El otro que quisiera resaltar es la auditoría de espacios que se está llevando a cabo en toda la Universidad. Ya era hora de que un rector le dijera a algunos que esto no es tuyo y que aquello no es mío. ¿Quedará en algo más que un informe?”.

Asun Cámara

Directora de la Escuela Politécnica de Mieres

“Lo que más valoro de todo es que ha habido una transición suave. Y creo que eso es mérito de los dos equipos de gobierno: el entrante y el saliente. Ha habido buena comunicación y eso se ha traducido en que todo ha seguido funcionando adecuadamente. En lo que afecta al campus de Mieres, para mí el logro más importante es haber presentado en los diez o quince primeros días de mandato un esbozo de un plan, con líneas estratégicas que francamente pienso que encajan en el espíritu del campus. Es algo que venimos demandando históricamente y que nunca tuvimos. Ahora esperamos que se haga realidad, que no se quede en el papel, y que nos dé un impulso para ponernos a la altura del resto de campus”.

Levi Pérez

Decano de la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales “Jovellanos” de Gijón

“Yo sinceramente creo que no es momento (todavía) de realizar valoraciones. Entiendo que estos primeros días de mandato se consumen en seguida con tan solo hacerse con el funcionamiento interno de la institución y auditar, en cierto modo, la situación en que se encuentra. El logro que más valoro, no obstante, es volver a activar los consejos de campus. Al equipo rectoral le pido que cumpla con los compromisos electorales; en concreto, lo que se refiere a impulsar el protagonismo de los centros y que haga una revisión profunda y razonada del catálogo de titulaciones”.

Celestino Rodríguez

Decano de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación

“En general, mi valoración es positiva a pesar del momento complicado en el que estamos, tanto del curso académico como pandémico. Se ha sentido un rectorado cercano, preocupado por los problemas del día a día y con mucha diligencia para salvar las circunstancias actuales. Sobre todo, destacaría la gestión de la pandemia, con la nueva comisión covid y la planificación del curso que viene intentado conjugar la coordinación de centros y campus para poder solventar los problemas de espacios. Al Rectorado le pido continuar con esa cercanía; un desarrollo adecuado de los procedimientos de gestión de la investigación; y una solución a los problemas de espacio de nuestra Facultad, con un plan a corto plazo y otro plan intenso, con nuevos espacios”.

Francisco Javier Iglesias

Director de la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo

“Pienso que el Rector ha sido capaz de comenzar con la difícil tarea de poner un principio de gobierno en un barco en el que muchos sistemas no funcionaban adecuadamente o cada uno lo hacía a su manera. Entre los logros destacaría su cercanía, manteniendo reuniones más frecuentes con los directores de centros y decanos de facultad. A su vez, es importante indicar que ha comenzado con la ardua tarea de plantar cara, de manera consensuada, a ese enemigo que es el covid. Otro hecho importante es que ha sido capaz de reunirse con los agentes sociales y establecer líneas de trabajo, así como frenar de raíz discrepancias y luchas internas en la institución inútiles y estériles. En lo relativo a la escuela, los retos que tenemos por delante son el cambio en la denominación de un título, la implantación del grado en Energías Renovables y Sostenibilidad y potenciar las labores de difusión”.

Javier Fernández Teruelo

Decano de la Facultad de Derecho

“Cien días es muy poco tiempo, porque muchas de las propuestas son a medio plazo. Además, al no tener docencia presencial falta mucha información y hay una gran desconexión con los diferentes colectivos para pulsar sus opiniones. Lo que sí le pediría es que la Universidad vuelva a ser lo que siempre ha sido y que la distingue de otras: una universidad 100% presencial, en la que se termine con inercias que solo eran justificables en un estado sanitario que no tiene absolutamente nada que ver con el actual”.

Juan Ramón Bahamonde

Decano de la Facultad de Geología

“Mi valoración es positiva en general, destacando la buena disposición y especial motivación por hacer cosas y hacerlas bien, del Rector y del equipo rectoral. Espero que continúe. Entre sus logros destacaría que ha creado, entre directores de centros y departamentos, un buen clima de trabajo y colaboración”.

Fernando Alonso

Decano de la Facultad de Enfermería de Gijón

“Creo que el Rector se ha tomado muy en serio lo de los treinta retos en los cien primeros días, puesto que transmite una actividad muy intensa (yo diría que a veces frenética). Las iniciativas y las acciones llevadas a cabo me parecen muy acertadas, transmitiendo, además, una sensación de liderazgo. Como ejemplos pondría, a nivel general, la elaboración del plan marco para la gestión de la pandemia, que dotará de herramientas a los centros para la planificación de la actividad académica en estos tiempos de covid; y en un plano más cercano, la consideración que ha tenido con nuestra facultad, al incluir por primera vez sus necesidades en la agenda de las relaciones institucionales de la Universidad con el Ayuntamiento de Gijón”.

Fernando Álvarez

Director de la Escuela de Ingeniería Informática de Oviedo

“La valoración es positiva. Aunque el 100% de los retos de los primeros cien días no se ha completado, casi todos están, como mínimo, en marcha. Probablemente, el Plan de Organización Docente del próximo curso y reordenar las actuaciones frente al covid han provocado un pequeño retraso. Entre sus principales logros, destacaría que ha completado una normativa relativa a la gestión de la pandemia, que aclara cuáles son los márgenes de actuación en los que nos podemos mover en función de la situación sanitaria. Además, es de resaltar el clima de diálogo permanente que el equipo rectoral ha mantenido con los diferentes estamentos universitarios. De cara al futuro le pido mejorar la infraestructura, medios materiales y espacios. También agilizar al máximo la tramitación de las futuras propuestas de reforma e implantación de títulos; y desarrollar un sistema de administración electrónica que permita hacer unas gestiones ágiles”.

Compartir el artículo

stats