DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los médicos de primaria piden que las enfermeras asuman parte de su trabajo

Los pacientes celebran la vuelta a la presencialidad y 438 facultativos defienden en un manifiesto que las citas “a la carta” son “un error”

Los médicos de Atención Primaria se concentran ante Presidencia

Los médicos de Atención Primaria se concentran ante Presidencia Irma Collín

Esta información ha sido elaborada por: Pablo ÁLVAREZ (Oviedo), Pablo PALOMO (Gijón), Myriam MANCISIDOR (Avilés) y David MONTAÑÉS (Mieres)


Más de la mitad de los médicos de atención primaria de Asturias han apoyado un manifiesto según el cual implantar lo que denominan “presencialidad a la carta” (en la atención a los enfermos) supondría “un error que nuestro sistema sanitario no se puede permitir”. Según los firmantes de la misiva, durante el último año (con la pandemia de coronavirus) “los profesionales han trabajado más que nunca, han atendido más consultas que nunca, han mantenido la asistencia presencial cuando fue necesaria, han salido del trabajo fuera de su horario”. Y añaden, con énfasis, que no han estado “atechados tras el teléfono”.

Suscrita por 438 de los aproximadamente 900 médicos de atención primaria de la región, la carta se dirige al consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, a quien piden “que nos proteja, en vez de echarnos encima a la población”. Asimismo, reclaman al titular de Salud que “aborde el tema de la enfermería en atención primaria como parte de la solución, y dejemos las discusiones estériles”. A juicio de los firmantes, “la diferencia en las cargas de trabajo es parte del problema”, por lo que piden que “establezcamos un triaje más allá de la toma de constantes y vuelta al médico”.

Este pronunciamiento tiene como telón de fondo el plan de reorganización de la atención primaria que impulsa la Consejería de Salud, y que persigue como uno de sus objetivos prioritarios el aumento de las consultas presenciales. A lo largo de la pandemia de covid-19, buena parte de la asistencia personal pasó a ser telefónica, cambio que ha ocasionado un intenso malestar entre un parte de los usuarios.

El citado proyecto de reorganización lleva varias semanas de andadura con una implantación gradual. El Servicio de Salud del Principado (Sespa) se comprometió a tenerlo totalmente desplegado ayer, 1 de junio. Y, ayer mismo, el consejero de Salud matizó en la Junta que “en algún centro de salud o consultorio culminará en los próximos días”.

En ese debate parlamentario, el portavoz de IU, Ovidio Zapico, subrayó que la actual situación de los centros de salud “está generando cierta a desafección hacia el sistema sanitario público” por parte de la ciudadanía. Zapico reclamó creación de la figura de “un comisionado para la reforma de la atención primaria”.

Conocida la valoración de los médicos y de algunos políticos, ¿qué opinan los usuarios de la situación actual de la atención primaria? En el ambulatorio ovetense de La Lila, los pacientes celebraban ayer la vuelta a la presencialidad de manera unánime. “Ya era hora de que volviesen a atender cara a cara”, declaró Begoña Lana. Para ella, las citas telefónicas “a veces eran como hablar como una pared”. Penélope Cosmen, embarazada, acaba de ver a la matrona, pero está muy descontenta “con el seguimiento del embarazo”, algo que achaca completamente a la falta de presencialidad en su centro de salud. En el centro de salud Paulino Prieto, María Álvarez entiende a los sanitarios: “Lo primero es su seguridad, pero ya va siendo hora de volver a la normalidad”, relata.

En el centro de salud Mieres Sur se apreciaba ayer un constante devenir de usuarios: “Es importante que poco a poco vayamos percibiendo que las cosas se normalizan”, explicaba la turonesa María Josefa Carreira tras ser atendida “con normalidad, sin retrasos y con buen trato”. A juicio de Pablo Ramírez, presidente de la plataforma local en defensa de la sanidad pública, “lo que la pandemia ha hecho es subrayar un déficit asistencial que ya existía previamente, por lo que no basta con normalizar el servicio de atención primaria”.

Los avilesinos tienen “ganas de médico”. Quien más y quien menos echa en falta el contacto directo con los profesionales de atención primaria. Por eso, ayer muchos aplaudían haber sido citados de forma presencial. Es el caso de Eugenia Mendoza, de 52 años: “Por teléfono, las cosas no funcionan igual, los pacientes no nos explicamos tal vez bien y la atención no es la misma”, argumentaba. Coincidía con ella Alfredo Manso, también avilesino y de 55 años a las puertas del centro de salud de La Magdalena: “Venimos a hacer unas curas y nos dan la cita presencial al día. No tenemos queja a día de hoy, igual que hace tres o cuatro meses sí la tuvimos”.

En Gijón, ayer volvieron a repetirse las quejas de los usuarios. Del ambulatorio de Puerta de la Villa, uno de los más activos de la ciudad, salió con un visible enfado Rosa María Aláez, de 65 años, quien padece fuertes dolores de espalda y fibromialgia. Acudió con la esperanza de obtener una cita, pero no tuvo suerte. Asegura que la vía telefónica tampoco ha funcionado. “No me han atendido, ni tampoco me cogen el teléfono”, afirmó. Tampoco tuvo suerte Francisco Vega, de 63 años: “Sigue habiendo los mismos retrasos de siempre”. La Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón ha impulsado en las últimas semanas cuatro manifestaciones en señal de protesta por las deficiencias en la atención primaria.

El plan de choque contra las esperas incluye 10.000 operaciones y cuesta 8,5 millones


El plan de choque contra las listas de espera costará al Principado 8,5 millones de euros y permitirá realizar en los centros públicos, concertados y privados unas 10.000 intervenciones quirúrgicas adicionales hasta el próximo 31 de diciembre. “Trabajaremos con medios propios y ajenos en la medida en que los contratos lo permitan”, señaló el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, en su exposición en la Junta del programa para reducir las demoras incrementadas por la pandemia de covid-19. A finales del mes pasado había en los hospitales públicos de la región 20.836 pacientes pendientes de operarse, de los que 3.099 acumulan más de seis meses de demora.

La diputada del PP Beatriz Polledo se mostró muy crítica con la gestión sanitaria del Gobierno de Barbón: “Las listas de espera, especialmente las quirúrgicas, han alcanzado cotas alarmantes. Lo que pasa en la sanidad asturiana es culpa exclusiva del PSOE y de sus 40 años de gestión”, subrayó Polledo, quien achacó al Consejero “las peores listas de espera de la historia de nuestra sanidad”, con tasas por 1.000 habitantes que duplican las de Galicia, Madrid o Comunidad Valenciana.

Compartir el artículo

stats