DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La distancia creciente entre Asturias y Marruecos

Hasta Italia o Francia deben irse en coche los marroquíes en el Principado para cruzar a su país: unos suspenden el viaje por segundo año y otros confían en que “las cosas se arreglen”

Coches cargados para pasar el Estrecho, en Algeciras, en 2017. | Efe

Coches cargados para pasar el Estrecho, en Algeciras, en 2017. | Efe

Dos años sumarán este verano Samira Benioval y Mouloud Bouraada sin ir de visita a Marruecos. A cambio, planean hacer una escapada por España. “Así vamos conociendo más sitios”, explica ella. La idea de Samira y Mouloud, que regentan una tienda de alimentación halal (alimentos que cumplen la ley y prácticas islámicas) y regalos en el barrio Pumarín de Oviedo, es empezar sus vacaciones en Galicia, “y desde ahí dar una vuelta visitando varios lugares”, explica ella.

Coches cargados para pasar el Estrecho, en Algeciras, en 2017. | Efe

Habían pensado meses atrás en regresar a su país natal, al que han ido todo los veranos desde que están en Asturias desde hace más de una década, pero la situación se ha complicado por la pandemia y para evitar problemas de última hora ya tienen decidido que no pisarán Marruecos, al menos, de momento. Con todo, por la tienda de este matrimonio que suma 5 hijos (tres de ella y dos de él de anteriores parejas) pasan muchos compatriotas que sí albergan esperanzas: “La mayoría quiere irse y esperan que las cosas se arreglen y sea más fácil desplazarse”.

Que “las cosas se arreglen” quiere decir que el gobierno de Marruecos opte por levantar la suspensión de la Operación Paso del Estrecho desde España que tiene en vigor desde el año pasado debido al coronavirus. Esto supone para los más de 3.000 marroquíes que hay empadronados en Asturias tener que dar un gran rodeo si quieren desplazarse en coche hasta sus ciudades y pueblos de origen, o a desembolsar una cantidad considerable para comprar billetes de avión. Porque hoy por hoy, desde los puertos españoles (Algeciras a Tánger es lo más frecuentado) no se puede viajar a Marruecos, si bien son los de mayor volumen de tráfico y por los que en 2019, cuando se realizó la última operación, transitaron un total de 3.340.045 pasajeros y 760.215 vehículos.

El domingo se anunció que el retorno de los emigrantes marroquíes se hará exclusivamente “a partir de los mismos muelles de tránsito del año pasado”, es decir, con barcos procedentes de los puertos franceses de Marsella y Sète, además del italiano de Génova.

Samira Benioval, en su tienda de Oviedo. Mariola Riera

“Meses atrás lo pensamos, a ver cómo iban las cosas, pero ya está decidido que no”, zanja Samira Benioval, comprensiva con la situación. Admite, eso sí, que en su caso no es tan acuciante irse Nador, de donde es su marido, y a Casablanca, de donde es ella. “Mouloud tiene aquí a su madre, y mis padres pueden desplazarse a vernos, así que no hay mucho problema”. Pero muchos de sus compatriotas sí que confían en ir: bien a través de los lugares de origen permitidos, o bien desde España si por casualidad Marruecos levantase la suspensión del Paso del Estrecho española. “Hay que entender que muchos tienen allí a sus padres y necesitan verlos después de dos años...”, reflexiona Samira.

Criterios sanitarios

Comprensivo es el gobierno de España. La portavoz, Maria Jesús Montero, aseguró este martes que se respeta la decisión de Marruecos de cancelar por segundo año consecutivo la operación, porque responde “estrictamente a criterios sanitarios”. Y añadió: “El objetivo de nuestro país vecino es justamente minimizar la llegada de personas a su país porque Marruecos está controlando la pandemia de la forma que considera más adecuada”. La decisión marroquí ha llegado días después de la crisis migratoria y el encontronazo con España debido al Sáhara Occidental. Montero recalcó que el año pasado, con un incidencia acumulada inferior a la actual, se suspendió el que supone uno de los mayores movimientos de personas del continente europeo: “Todos coincidimos en que lo más prudente era la suspensión o la ralentización para poner en primer plano la seguridad ciudadana”.

Compartir el artículo

stats