DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oposición unánime en la crítica al consejero de Industria: el plan estratégico es "inconcreto" y le exige "un cambio de rumbo"

"Mi dimisión o la de un director general no es la solución mágica", replica el consejero de Industria que rechaza "la visión catastrofista de que Asturias es un desierto" para las empresas

Enrique Fernández, consejero de Industria

Enrique Fernández, consejero de Industria

La presentación de la estrategia industrial del Principado hasta 2030 ha puesto de manifiesto ayer en el parlamento asturiano las visiones radicalmente diferentes del Gobierno autonómico y de toda la oposición sobre el presente y el futuro a medio y largo plazo de un sector que supone el 20 por ciento del PIB regional y el 13 por ciento del empleo, con 52.000 puestos de trabajo. La oposición ha sido unánime en el diagnóstico del documento presentado en la Junta General por el consejero de Empleo e Industria, Enrique Fernández, "es inconcreto en los objetivos y no tiene soporte presupuestario", aparte de no dar soluciones a los problemas inmediatos del sector, que ponen en peligro su futuro. El Consejero se remitió a las negociaciones de la concertación y el Presupuesto autonómico como los escenarios donde empezar a plasmar los objetivos del nuevo documento y mandó un mensaje a los grupos que en las últimas semanas han pedido relevos en su departamento: "Mi dimisión o la de un director general no es la solución mágica".

Enrique Fernández describió las líneas principales de la estrategia industrial para la próxima década, "un documento abierto, flexible y colaborativo" que pretende la adaptación de la industria regional a la "doble transición ecológica y digital", convertir a Asturias en destino atractivo para nuevas inversiones empresariales y mejorar la competitividad del sector. Entre los objetivos, comentó la introducción de cambios legislativos, que pasan por la aprobación de una ley sobre proyectos estratégicos y una ley de Industria.

Álvaro Queipo (PP) dio la vuelta a la descripción del documento estratégico del Gobierno autonómico: "Es inconcreto, poco sólido y ampliamente mejorable". Puso como ejemplo el elaborado por la Comunidad de Madrid, "donde cada objetivo viene acompañado de instrumentos, dinero, para hacerlo realidad", para concluir que "se trata de un documento de deseos". Queipo responsabilizó no solo al consejero de Industria sino al Gobierno de "ir sin rumbo en todas las áreas" y apuntó directamente al presidente del Principado: "No nos digan que Barbón defiende a la industria asturiana en el comité federal del PSOE. El Presidente no está a lo que hay que estar. La industria asturiana está en crisis y él está de visita en pastelerías".

El análisis de la industria asturiana

DEBILIDADES

FORTALEZAS

AMENAZAS

OPORTUNIDADES

• Experiencia y tradición industrial

• Mejora de la competitividad gracias a la apuesta europea por la actividad industrial y los recursos que pone a disposición de las empresas

• Altos costes energéticos en subsectores industriales relevantes para la región

• Reducida inversión en I+D+i

• Excesivo peso de las micropymes

• Elevado peso de la industria en el PIB y el VAB regional

• Riesgo de deslocalización de empresas hacia ubicaciones con menores costes sociales y/o productivos y normativas más laxas

• Empresas con sede central decisoria fuera de la región

• Existencia de sectores tradicionales consolidados

• Disponibilidad de fondos europeos para la transición ecológica y la transformación digital

• Bajo nivel de digitalización empresarial

• Empresas tractoras y líderes en sectores tradicionales

• Influencia del coste del CO2 en la competitividad de importantes subsectores

• Disposición de grandes multinacionales

• Disposición de políticas europeas para la integración de Asturias en redes europeas energéticas y de transporte

• Competencia de mercados exteriores en sectores tradicionales

• Presencia de la única planta siderúrgica integral a nivel nacional

• Productos y servicios de bajo nivel añadido

• Generación de nuevas actividades para aprovechar la infraestructura y los equipos ligados a la logística del carbón

• Impacto negativo de la descarbonización en el nivel de inversiones, el empleo y la actividad económica

• Red de apoyo al emprendimiento a nivel local y autonómico

• Falta de integración en las grandes redes de transportes de mercancías

• Potencial innovador en actividades ligadas a la movilidad eléctrica

• Escasa disponibilidad de perfiles profesionales especializados en ámbitos como la digitalización o adaptados a la transición ecológica

• Desarrollo de la fabricación aditiva

• Reducción de la generación eléctrica regional e interconexiones energéticas

• Existencia de dos puertos marítimos con capacidades industriales

• Incremento de la demanda de bienes y equipos pertenecientes a mercados o tecnologías emergentes

• Mecanismos regulatorios de reducción de costes energéticos inciertos

• Insuficiente relevo generacional

• Red de polígonos industriales con suelo disponible

• Aumento de la demanda de productos y tecnologías relacionados con nuestros sectores tradicionales

• Fuga de perfiles profesionales claves en la transformación

• Personal altamente cualificado en el sector industrial tradicional

• Escasas líneas de ayudas económicas regionales a empresas de gran tamaño

Fuente: “Estrategia Industrial Asturias 2030”

El análisis de la

industria asturiana

DEBILIDADES

• Reducida inversión en I+D+i

• Excesivo peso de las micropymes

• Empresas con sede central decisoria fuera de la región

• Bajo nivel de digitalización empresarial

• Influencia del coste del CO2 en la competitividad de importantes subsectores

• Productos y servicios de bajo nivel añadido

• Falta de integración en las grandes redes de transportes de mercancías

• Escasa disponibilidad de perfiles profesionales especializados en ámbitos como la digitalización o adaptados a la transición ecológica

• Insuficiente relevo generacional

• Fuga de perfiles profesionales claves en la transformación

FORTALEZAS

• Experiencia y tradición industrial

• Elevado peso de la industria en el PIB y el VAB regional

• Existencia de sectores tradicionales consolidados

• Empresas tractoras y líderes en sectores tradicionales

• Disposición de grandes multinacionales

• Presencia de la única planta siderúrgica integral a nivel nacional

• Red de apoyo al emprendimiento a nivel local y autonómico

• Potencial innovador en actividades ligadas a la movilidad eléctrica

• Existencia de dos puertos marítimos con capacidades industriales

• Red de polígonos industriales con suelo disponible

• Personal altamente cualificado en el sector industrial tradicional

AMENAZAS

• Altos costes energéticos en subsectores industriales relevantes para la región

• Riesgo de deslocalización de empresas hacia ubicaciones con menores costes sociales y/o productivos y normativas más laxas

• Competencia de mercados exteriores en sectores tradicionales

• Impacto negativo de la descarbonización en el nivel de inversiones, el empleo y la actividad económica

• Reducción de la generación eléctrica regional e interconexiones energéticas

• Mecanismos regulatorios de reducción de costes energéticos inciertos

• Escasas líneas de ayudas económicas regionales a empresas de gran tamaño

OPORTUNIDADES

• Mejora de la competitividad gracias a la apuesta europea por la actividad industrial y los recursos que pone a disposición de las empresas

• Disponibilidad de fondos europeos para la transición ecológica y la transformación digital

• Disposición de políticas europeas para la integración de Asturias en redes europeas energéticas y de transporte

• Generación de nuevas actividades para aprovechar la infraestructura y los equipos ligados a la logística del carbón

• Desarrollo de la fabricación aditiva

• Incremento de la demanda de bienes y equipos pertenecientes a mercados o tecnologías emergentes

• Aumento de la demanda de productos y tecnologías relacionados con nuestros sectores tradicionales

Fuente: “Estrategia Industrial Asturias 2030”

El análisis de la industria asturiana

DEBILIDADES

FORTALEZAS

AMENAZAS

OPORTUNIDADES

• Reducida inversión en I+D+i

• Experiencia y tradición industrial

• Mejora de la competitividad gracias a la apuesta europea por la actividad industrial y los recursos que pone a disposición de las empresas

• Altos costes energéticos en subsectores industriales relevantes para la región

• Excesivo peso de las micropymes

• Elevado peso de la industria en el PIB y el VAB regional

• Riesgo de deslocalización de empresas hacia ubicaciones con menores costes sociales y/o productivos y normativas más laxas

• Empresas con sede central decisoria fuera de la región

• Existencia de sectores tradicionales consolidados

• Disponibilidad de fondos europeos para la transición ecológica y la transformación digital

• Bajo nivel de digitalización empresarial

• Empresas tractoras y líderes en sectores tradicionales

• Influencia del coste del CO2 en la competitividad de importantes subsectores

• Disposición de grandes multinacionales

• Disposición de políticas europeas para la integración de Asturias en redes europeas energéticas y de transporte

• Competencia de mercados exteriores en sectores tradicionales

• Presencia de la única planta siderúrgica integral a nivel nacional

• Productos y servicios de bajo nivel añadido

• Impacto negativo de la descarbonización en el nivel de inversiones, el empleo y la actividad económica

• Generación de nuevas actividades para aprovechar la infraestructura y los equipos ligados a la logística del carbón

• Red de apoyo al emprendimiento a nivel local y autonómico

• Falta de integración en las grandes redes de transportes de mercancías

• Potencial innovador en actividades ligadas a la movilidad eléctrica

• Escasa disponibilidad de perfiles profesionales especializados en ámbitos como la digitalización o adaptados a la transición ecológica

• Desarrollo de la fabricación aditiva

• Reducción de la generación eléctrica regional e interconexiones energéticas

• Existencia de dos puertos marítimos con capacidades industriales

• Incremento de la demanda de bienes y equipos pertenecientes a mercados o tecnologías emergentes

• Mecanismos regulatorios de reducción de costes energéticos inciertos

• Insuficiente relevo generacional

• Red de polígonos industriales con suelo disponible

• Aumento de la demanda de productos y tecnologías relacionados con nuestros sectores tradicionales

• Fuga de perfiles profesionales claves en la transformación

• Personal altamente cualificado en el sector industrial tradicional

• Escasas líneas de ayudas económicas regionales a empresas de gran tamaño

Fuente: “Estrategia Industrial Asturias 2030”

Susana Fernández, la portavoz de Ciudadanos, dejó constancia de "la satisfacción" de su grupo porque "recoge parte de nuestras propuestas" pero en el debe apuntó que "esperábamos que las aterrizasen en medidas y plazos concretos, porque eso es lo que debe hacer un Gobierno", de ahí que también se decantara por una valoración final negativa por condicionar la ejecución a los Presupuestos. "Nos ha desilusionado profundamente".

Las críticas de Podemos e IU fueron significativamente intensas. Ser socios en el Gobierno central del PSOE no rebajó ni un ápice sus exigencias de una mayor defensa de los intereses de la industria asturiana ante el Ejecutivo de Pedro Sánchez, en el que también están Yolanda Díaz, Ione Belarra o Alberto Garzón. "Estamos en el ecuador del mandato, hacen falta medidas concretas. A este paso nos lo cierran todo", cuestionó el portavoz del partido morado, Daniel Ripa, quien lamentó que "no hay una implicación al máximo nivel de este Gobierno. Están en una crisis de credibilidad cuando afrontamos una emergencia industrial. Hay que tomar medidas ya". Ripa sostuvo que esa situación crítica requiere "cambios estructurales, no se puede seguir así".

Ángela Vallina (IU) no habló de dimisiones pero sí de la necesidad de "iniciar una nueva etapa" en la consejería de Industria, tras pedir al Ejecutivo una reflexión acerca de que "el sindicato mayoritario", CC OO, no haya suscrito finalmente este nuevo documento de la estrategia industrial hasta 2030. "Tiene que dialogar, no puede tirar las cosas así, su función es política. Aquí no somos técnicos, la política es otra cosa", planteó la portavoz de la coalición, quien definió ese documento como "una declaración de intenciones, pero no una estrategia", al tiempo que responsabilizó al consejero Enrique Fernández de "desperdiciar un capital que muy pocos han tenido, la Alianza por la Industria, que no ha vuelto a convocar pese a que las malas noticias siguen viniendo" .

Adrián Pumares (Foro) emplazó al consejero de Industria "a que deje de ser el Delegado del Gobierno" y concluyó que "el Gobierno socialista se está quedando solo" tas compartir con el resto de grupos de la oposición que "falta concreción" en una estrategia que no da respuesta "a las permanentes señales de alerta que da la industria asturiana". Ignacio Blanco, el portavoz de Vox, defendió que "la industria asturiana no puede permitirse el lujo de esperar a 2030", tras afearle que "ha hablado muy poco de lo próximo, de 2021 y 2022. Este plan es una buena excusa para no arreglar el futuro inmediato de la industria".

La voz de Luis Ramón Fernández Huerga, del PSOE, echó un capote a la diana de todas las críticas en la que se había convertido el Consejero. "Esto es un guion, pero hoy ustedes han venido a hacer la crítica de toda la película", afirmó el diputado socialista, quien defendió que "planificar forma parte de la actividad política. Esto es política". E invitó "a reflexionar" a los que se han cargado contra esta estrategia, en lo que pareció un mensaje con destino preferente a CC OO, Podemos e IU.

El Consejero afirmó que falta de respaldos a esta estrategia como el de CC OO "debilitan a la industria asturiana", no ocultó su sorpresa por la negativa del sindicato mayoritario a suscribir el plan "porque la relación había sido normal y sin estridencias" y, aseguró, se incorporaron varias de sus aportaciones. "Espero que esa posición pueda ser reconducida", afirmó. En su alegato final, tras escuchar el chaparrón de críticas y reproches, se mostró abierto a aceptar "el cambio de rumbo" que le exigió la oposición a la que instó, por su parte, "a cambiar el discurso catastrofista y de que no hay liderazgo". Aseguró que el Gobierno autonómico "siempre fija posición, aunque suponga contradecir al Gobierno de la nación" y puso como ejemplos de esa labor proactiva en defensa del sector, el rescate de Duro Felguera o los anuncios de inversiones como las de Amazon, EDP y ENCE y "otras que van a venir, porque están en fase de maduración". Y cerró con un mensaje contundente: "Mi dimisión o la de un director general no es la solución mágica".

Compartir el artículo

stats