El consejo presbiteral de la diócesis de Oviedo, considerado el Senado que asesora al Arzobispo y formado por una decena de sacerdotes, emitió ayer un comunicado en el que hace pública “su total adhesión al Arzobispo, fray Jesús Sanz Montes, ante las calumniosas informaciones vertidas, en varios medios de comunicación social, sobre su persona y el ejercicio de su ministerio episcopal”. En concreto, se refieren a las acusaciones lanzadas sobre la gestión del conflicto interno en la asociación Lumen Dei, pese a que la actuación del Arzobispo de Oviedo, encomendado por el Vaticano como Comisario Pontificio de la asociación, ha tenido el respaldo de los tribunales.

Según el comunicado emitido tras una reunión, el consejo recalca que “se suma así a cuantos, a lo largo de estas últimas semanas, han hecho llegar a Sanz Montes las más sinceras y sentidas muestras de afecto, lealtad y respeto”.