Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un millar de opositores pide el aplazamiento de los exámenes para profesor de Secundaria

El colectivo, en su mayoría de profesores interinos, sostiene que la consejería de Educación no puede garantizar que no haya riesgo de contagio en las pruebas

Un millar de opositores, en su mayoría profesores interinos, ha pedido el aplazamiento de los exámenes para profesor de Secundaria en Asturias, que tendrán lugar el próximo sábado. Varios de los aspirantes mostraron ayer su malestar porque la Consejería de Educación hace caso omiso a una petición firmada por más de mil docentes, "en un año muy difícil para todos".

 "Desde el inicio de la pandemia originada por el covid, los profesores estamos sacrificando nuestro tiempo libre a tareas docentes para que el alumnado reciba una enseñanza de máxima calidad. Hemos tenido que adaptarnos a nuevos métodos, sin dejar de dar clase. Durante el curso, las tareas de los docentes se han multiplicado en condiciones adversas a las que también debemos sumar los problemas personales que la pandemia ha ocasionado a muchos de nosotros. Muchos servicios públicos y privados siguen teniendo restricciones, las empresas minimizan el contacto entre sus trabajadores, pero los interinos hemos estado ahí, siempre disponibles, exponiéndonos al contagio y realizando jornadas interminables. Y ahora, como premio, la Consejería, conocedora de la situación, nos obliga a examinarnos, a sabiendas de que ni hemos tenido tiempo suficiente para prepararnos, ya que estábamos trabajando, ni nadie nos puede garantizar que no nos vayamos a contagiar", exponen en un comunicado.

Los interinos consideran "curioso" que no estén autorizadas las reuniones de grupos de quince personas para comer, pero sí para examinarse. "Acaso es la oposición una vacuna o los interinos tenemos algún anticuerpo que impida el contagio? ¿Garantiza la Consejería la honestidad de todos los opositores que afirmen que no están contagiados o son portadores? Porque de todos es conocido que si no presentan pruebas que lo justifiquen, tienen la obligación de examinarse so pena de ser expulsados de las listas", plantean.

Otro de los argumentos en los que basa su malestar este colectivo es la vulneración que, a su juicio, se va a cometer en la ley de protección de datos. "Se pone en práctica para todos excepto para los interinos, ya que cualquiera tiene acceso a nuestras calificaciones y datos; es suficiente con introducir nuestro nombre en los buscadores", apunta una de las aspirantes a la oposición de Secundaria. "Si nosotros hacemos pública la nota de un alumno, nos sancionan de inmediato, pero nuestros datos son tratados sin el menor respeto y nadie dice nada", comenta.

 Aseguran los firmantes de este escrito que el aplazamiento de las oposiciones "no supone ningún perjuicio para el alumnado ni para el normal funcionamiento del curso, pero sí para nuestra integridad física, psicológica y ética: nadie envía a sus soldados a una batalla agotados. Para nosotros las oposiciones son una batalla muy dura. Estamos al límite de nuestras fuerzas, la gran mayoría no ha tenido un segundo libre para preparar un examen que pone en juego un trabajo que adoramos".

 

Compartir el artículo

stats