El 96,41% del estudiantado que se ha presentado a la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) ha superado los exámenes en la convocatoria de junio. Más en concreto, realizaron la prueba en la fase de acceso un total de 4.205 estudiantes y aprobaron el 96,41% (96,23% en el caso de las mujeres y 96,65% entre los varones). El porcentaje de aprobados supera el obtenido en junio de 2020, cuando se situó en el 95,17%.

La nota media general de la prueba EBAU de este año ha sido de 7,646, también más alta que la de junio del año pasado, con un 7,401. La nota más alta obtenida en esta convocatoria de 2021 ha sido de 10,00. El número de estudiantes con nota media igual o superior a 9 es de 853 personas, mientras que en 2020 fueron 733 personas.

Pero, ¿qué pasa si quieres subir más nota? Las revisiones de los exámenes se solicitarán exclusivamente online los días 18, 21 y 22 de junio hasta las 14:00 horas. La nota revisada se publicará el día 28 de junio a partir de las 20:00 horas, con la que se podrá generar el certificado digital de resultados definitivo para estudiantes con reclamaciones.

Las pruebas objeto de revisión serán corregidas en segunda y, en su caso, tercera corrección, por profesores diferentes. Será así como se podrá verificar, como paso previo, que no existan errores materiales en el proceso del cálculo de la calificación final (que se subsanará por anticipado) y que todas las cuestiones han sido evaluadas y, en estricta revisión, que lo han sido con una correcta aplicación de los criterios generales de evaluación y específicos de corrección.

En caso de detectarse errores materiales o de cálculo de la calificación, se subsanarán en la calificación inicial y seguidamente, se revisará la prueba partiendo de la nueva calificación.

En el supuesto de que existiera una diferencia menor de dos puntos entre las dos calificaciones, la calificación será la media aritmética de las calificaciones obtenidas en las dos correcciones, según las directrices de la Universidad de Oviedo. En el supuesto de que existiera una diferencia de dos o más puntos entre las dos calificaciones, se efectuará, de oficio, una tercera corrección y la calificación final será la media aritmética de las tres calificaciones.

Una vez finalizado el proceso de calificación de la revisión de las pruebas, los alumnos podrán consultar el resultado de la revisión por vía telemática. La Comisión Organizadora adoptará la resolución que establezca las calificaciones definitivas, y la notificación de la resolución se practicará por medios electrónicos mediante la publicación en la sede electrónica de la Universidad de Oviedo a la que podrán comparecer los alumnos con usuario y clave personal, publicación que tendrá carácter de notificación a los interesados. La resolución pondrá fin a la vía administrativa.

Los alumnos y, en caso de ser menores de edad, los padres, madres o tutores legales tendrán derecho a ver las pruebas revisadas una vez finalizado en su totalidad el proceso de revisión establecido en este artículo, en el plazo de diez días desde la notificación de la resolución de revisión.

Una vez superada la EBAU y confirmadas las notas, toca pensar en el siguiente paso: la Universidad.

Escoger una carrera y notas de corte

El momento de escoger una carrera universitaria es uno de los más decisivos para todo estudiante, ya que determinará el rumbo que tomará su vida durante los siguientes años y podría orientar gran parte de su etapa profesional. Sin embargo, esta elección en ocasiones no es tan sencilla como escoger una opción y arrancar. Si los estudios escogidos tienen más candidatos que plazas disponibles, las universidades ordenarán a los estudiantes por la nota media combinada de la EBAU Selectividad y el Bachillerato, realizando una asignación de plazas que sigue la lista ordenada hasta que se terminan. Por tanto, entrar en las opciones prioritarias para cada alumno será más fácil cuanto mejor calificación haya obtenido.

La nota de corte es la nota más baja que consiguió acceder a una determinada carrera el curso anterior. Se trata, pues, de un número orientativo y no definitivo, ya que al año siguiente es perfectamente posible que los candidatos hayan obtenido mejores resultados y la nota de corte suba, o que haya menos gente intentando acceder a la carrera y se pueda entrar con unas calificaciones inferiores. Además, las notas mínimas pueden cambiar bastante entre universidades y ciudades, por lo que es inteligente tener controladas las notas de corte de la carrera escogida en varios centros de estudios superiores en caso de no alcanzarla en nuestra primera opción.