–¿Cómo afronta su sector el panorama que se abre tras la pandemia?

–Con mucha ilusión y con ganas de afrontar horizontes nuevos. La verdad que el sector agropecuario en estas épocas tan malas las resiste un poco mejor, porque no es un sector que sufra grandes altibajos. El sector primario aguanta los tirones, lo mejor es que hemos tenido la suerte de poder seguir trabajando todas las empresas que nos dedicamos a esto y seguir vendiendo ya que los animales siguen comiendo, y la huerta, las praderas siguen teniendo que atenderse.

–¿Qué ha sido lo más duro en estos meses?

–Lo más duro ha sido perder el trato directo con los clientes, en la mayoría de los casos ha sido todo por teléfono, videoconferencia y correos electrónicos. Ahora la gente vuelve a coger confianza.

–La sostenibilidad es cada vez más importante en el medio agrario, ¿cómo la llevan a cabo ustedes?

–Cumpliendo con todas las premisas sobre la legalidad que va saliendo adelante y, lógicamente, intentando mentalizar a todo el mundo de que este es el camino.

–¿Cómo valora el apoyo recibido por parte de BBVA?

–BBVA ha sido y es una entidad que en estos tiempos ha decidido apostar por la gente, por las empresas, para intentar ayudar financieramente y de cualquier otra forma a la que ellos tienen acceso, a fin de intentar salir entre todos adelante y no parar la economía. Parar la economía es un problema para todos, tanto para entidades financieras como para empresas. Se ha visto claro en estos meses de pandemia.