Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE redobla el mensaje optimista de la recuperación, que toda la oposición rebate

Barbón anima a poner fin “al coro de lamentos” y afirma que ya hay reactivación económica | Mallada (PP) critica las inconcreciones de Maroto | Podemos llama a la presión obrera e IU habla de “decepción”

Integrados en una recreación histórica en Gijón. Por la izquierda, una imagen virtual de Jovellanos; el director de Turismo de Gijón, Daniel Martínez, la ministra Reyes Maroto; una figura de época; la alcaldesa de Gijón, Ana González; el presidente del Principado, Adrián Barbón, y la consejera de Cultura, Berta Piñán. | Juan Plaza

Integrados en una recreación histórica en Gijón. Por la izquierda, una imagen virtual de Jovellanos; el director de Turismo de Gijón, Daniel Martínez, la ministra Reyes Maroto; una figura de época; la alcaldesa de Gijón, Ana González; el presidente del Principado, Adrián Barbón, y la consejera de Cultura, Berta Piñán. | Juan Plaza

La visita de la ministra de Industria y el anuncio de 100 millones de euros más para las compensaciones por emisiones de dióxido de carbono ha constituido una inesperada conjunción que ha dado alas al ejecutivo asturiano, sumido en las críticas por su aparente inacción en política industrial. Pero el golpe de efecto no ha calado en la oposición. Podemos e Izquierda Unida, aliados naturales de los socialistas, consideran decepcionantes los anuncios y no aflojan su llamada a una movilización social. El PP salva el anuncio de inversión en el Museo de Bellas Artes de Oviedo, pero cree que no se han despejado los nubarrones sobre el futuro económico de la región.

Con todo, el Ejecutivo se muestra confiado en que pronto se llevarán a cabo anuncios de inversiones que despejarán las dudas y ve en la coincidencia de la visita de Maroto y la ampliación de las ayudas por el dióxido de carbono una prueba de que el Principado reivindica los intereses regionales, aunque la oposición no suaviza las críticas.

El presidente del Principado y secretario general de los socialistas, Adrián Barbón, intervino ayer por la mañana ante el comité autonómico de la FSA. Reivindicó su gestión de la pandemia, porque “permitió salvar vidas”, elemento clave para recuperar ahora la economía. Sin las restricciones adoptadas, dijo, el número de fallecidos en Asturias “podría haber sido de entre 15.000 y 20.000”. Dicho lo cual, enfatizó el que será el discurso recurrente de los próximos meses: la economía “se está reactivando” e irá a más al aumentar la vacunación. “Lo fácil es decir que todo va mal; lo difícil es reconocer los problemas, diagnosticarlos y encontrar soluciones”, dijo. Frente al “coro de lamentos permanente sin proponer soluciones” o los partidos políticos que pretenden trasladar a Asturias “el clima tóxico que se vive en la política nacional”, Barbón puso la visita de Maroto como muestra de que su gobierno “está al servicio de Asturias, no para repetir las consignas de Madrid”. “El discurso del sucursalismo no se sostiene porque anteponemos Asturias y su defensa a cualquier consideración”, dijo el Presidente, quien afirmó que el ajuste en frontera para proteger la siderurgia “pronto será una realidad” y que la regasificadora de Gijón estará en servicio en un plazo de año o año y medio. Pero esa visión no parece atenuar las críticas.

El PP: “Una de cal y otra de arena”.

La presidenta del PP asturiano, Teresa Mallada, señaló que la ministra Maroto “ha dejado una de cal y otra de arena y mucho desasosiego”. Para Mallada, la inversión para el Museo de Bellas Artes “viene a confirmar el compromiso firme de la ciudad de Oviedo con la cultura” gracias a “la presión constante del Ayuntamiento al resto de administraciones”. Pero, por otro lado, Maroto “no ha sido capaz de esbozar ningún horizonte claro en materia industrial, ni un plan concreto para Alu Ibérica” y, además, “se ha mostrado satisfecha con el actual sistema tarifario eléctrico que hunde semana tras semana la competitividad de nuestras empresas”.

Ciudadanos: “Un lavado de cara”.

La portavoz de Ciudadanos, Susana Fernández, calificó de “lavado de cara” la presencia de Maroto en Asturias, para “blanquear el Gobierno de Adrián Barbón ante las constantes críticas recibidas”. Los naranjas reciben “escépticos” los anuncios “que no vienen acompañados de medidas económicas concretas, ni de plazos”, aunque esperan “por el bien de la industria asturiana” que las palabras de Maroto “se transformen en hechos”.

Podemos: “Pasividad del Gobierno asturiano y del central”.

Especialmente beligerante fue Daniel Ripa, secretario general y portavoz de Podemos, que criticó la “pasividad del gobierno asturiano y del gobierno central en materia industrial”, pese a que Podemos forma parte de este último. “La solución a esta situación no va a venir de ministerios, sino de la organización y presión del movimiento obrero y los movimientos sociales por una agenda industrial”, señaló Ripa. El máximo dirigente de la formación morada considera que Maroto “comparte con Barbón la misma máquina de promesas vacías en materia industrial”, y ve insuficientes los compromisos con la planta de Alu Ibérica en Avilés. “Es necesario que cualquier solución tenga lugar de inmediato y se deje de jugar con las vidas de las y los trabajadores de nuestra industria” señaló para reclamar que el socio inversor sólido para la planta ha de ser el Estado. Ripa considera “clave” la movilización del 1 de julio “para dejar bien claro que Asturias no se rinde y que tiene futuro”.

IU: “Una ministra sin peso”.

También mantuvo el tono combativo IU. Su portavoz, Ángela Vallina fue directa. “Maroto es lo que pesa Asturias en el gobierno central: una ministra sin peso político y a punto de abandonar el gabinete con el nivel más bajo”. Ante lo que considera “subterfugios y excusas”, reclama “una respuesta política y un diálogo serio”. Ante “una visita decepcionante”, IU lamenta que Maroto no haya “mirado de frente los problemas que realmente está generando una transición injusta”. Una de las principales críticas de IU se refiere al sistema de reparto de fondos europeos, “un coladero para juegos que poco tienen que ver con el objetivo de estos fondos”, en referencia a que se terminen primando territorios por intereses políticos.

Foro Asturias: “Una tournée sin propuestas”.

Escueto y claro fue el portavoz de Foro Asturias, Adrián Pumares: “La ministra vino de tournée, pero no aportó ninguna propuesta ni medida concreta, ni siquiera para la planta de Alcoa en Avilés, ni para el cierre de nuestras térmicas. Ni la ministra ni el PSOE engañan ya a nadie”.

Vox: “Un montaje mientras sigue el declive”.

Ignacio Blanco, presidente y portavoz de Vox, ironizó al confiar en que Maroto “haya disfrutado de la gastronomía asturiana, porque es lo único que se habrá logrado de su visita”, ya que los problemas siguen “igual que un día antes” y su presencia solo fue “un montaje para simular que les importa Asturias y seguir entreteniéndonos mientras la región continúa su declive imparable”.

PSOE: “Apoyo a la industria y sensibilidad con los retos”.

El punto de vista opuesto, el de la portavoz del PSOE, Dolores Carcedo: “Ha sido una visita positiva en la que se han presentado proyectos importantes para Asturias en el ámbito cultural, y se ha mostrado el apoyo a la industria con las últimas decisiones adoptadas. La ministra ha tenido una jornada de trabajo intensa en la que ha demostrado que conoce y es sensible a los retos que Asturias tiene por delante, donde se ha coincidido en la oportunidad que suponen los fondos europeos para la modernización de nuestro tejido productivo y la necesidad del trabajo conjunto entre administraciones y empresas”.

Compartir el artículo

stats