Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una fiesta privada entre alumnos de varios institutos de Oviedo, origen de un brote de coronavirus que ya registra 25 positivos

La celebración, con varios escenarios y motivada por el fin de la EBAU, deja también 85 personas en cuarentena, contactos estrechos de los infectados

Dos sanitarios en un box donde se practican PCRs.

Dos sanitarios en un box donde se practican PCRs. Europa Press

La celebración de una fiesta privada entre alumnos de distintos institutos de Oviedo para celebrar el final de la EBAU se ha convertido en un importante brote de coronavirus en Asturias. Hasta el momento, la fiesta deja 25 contagios confirmados y 85 personas en cuarentena al ser declarados contactos estrechos. La fiesta se celebró el pasado lunes 14 de junio y tuvo diversos escenarios. Los rastreadores han especificado a los centros en los que estudian estos alumnos que los contagios se produjeron fuera de sus instalaciones. Así, por ejemplo, la dirección del IES Leopoldo Alas Clarín recalcó que la fiesta de graduación celebrada en el centro, el pasado miércoles 16, cumplió con todos los protocolos sanitarios y nada tuvo que ver con este brote, como pudo interpretarse en un primer momento.

La aparición de un brote de cepa india en Arenas de Cabrales ha hecho saltar todas las alarmas en el Principado. El foco, por el momento, no ha crecido: continúa afectando a cinco personas, una de las cuales permanece ingresada en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Aunque en este brote hay unos 55 contactos estrechos en régimen de cuarentena, no se espera que sume muchos más afectados. Se trata de un grupo de casos que ya surgió a principios de este mes y que se considera controlado y con sus protagonistas adecuadamente aislados. La secuenciación de los virus, hasta llegar a la filiación de algunos de ellos como variante delta, llegó más tarde debido al proceso tecnológico que acarrea.

Según informó este periódico el pasado día 10, el brote cabraliego afectó a dos clases de Infantil del colegio público Las Arenas, en Arenas de CabralesLos implicados en aquel momento eran un grupo de once personas, entre las que figuraban ocho niños de edades comprendidas entre los tres y los cinco años, y tres adultos: un profesor y dos cuidadoras. Una de las cuidadoras es la persona que está hospitalizada. Hasta el momento no ha trascendido en qué integrantes de ese foco ha sido detectada la cepa india. Hay un sexto caso de variante delta en fase de estudio: una mujer gijonesa de mediana edad que se había negado a vacunarse.

La variante británica (también llamada alfa) llegó a Asturias a finales del pasado mes de diciembre. Unas semanas más tarde, se había extendido por el Principado con un ímpetu sin parangón en España: llegó a constituir una enorme mayoría (hasta del 97 por ciento) del total de virus circulantes. ¿Qué puede suceder con la cepa india? ¿Puede llegar a modificar la tendencia a la baja de la curva epidemiológica?

A juicio de los especialistas consultados por este periódico, ante el previsible aumento de la movilidad en las semanas del verano y la relajación de las medidas restrictivas, “es muy esperable una expansión de esta variante”. ¿Hasta que nivel? Eso no está tan claro. Se sabe que la cepa india es más transmisible que la británica, pero esa alta difusión se considera, hasta el momento, muy circunscrita a determinados colectivos del Reino Unido, por ejemplo inmigrantes hindúes con bajo nivel socioeconómico y bajas tasas de vacunación. La duda estriba en cómo se comportará en una población general como la asturiana, con altas tasas de vacunación.

Compartir el artículo

stats