Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La variante india puede llegar a ser mayoritaria, pero sin sumar muchos casos, pronostica Salud

Las autoridades sanitarias consideran que el brote de cepa delta de Cabrales está controlado y que su capacidad expansiva es muy limitada

Cola para vacunarse en el pabellón de deportes de Perchera (Gijón). | Ángel González

Cola para vacunarse en el pabellón de deportes de Perchera (Gijón). | Ángel González

La variante delta (más conocida como india, por su localización inicial) del coronavirus puede expandirse por Asturias, e incluso llegar a ser mayoritaria. Sin embargo, salvo cataclismo, no llegará a acumular muchos infectados gracias al efecto protector de las vacunas anticovid.

Este es el pronóstico que manejan las autoridades sanitarias de la región tras la aparición de un brote de cepa india en Arenas de Cabrales. El foco, por el momento, no ha crecido: continúa afectando a cinco personas, una de las cuales permanece ingresada en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Aunque en este brote hay unos 55 contactos estrechos en régimen de cuarentena, no se espera que sume muchos más afectados. Se trata de un grupo de casos que ya surgió a principios de este mes y que se considera controlado y con sus protagonistas adecuadamente aislados. La secuenciación de los virus, hasta llegar a la filiación de algunos de ellos como variante delta, llegó más tarde debido al proceso tecnológico que acarrea.

Según informó este periódico el pasado día 10, el brote cabraliego afectó a dos clases de Infantil del colegio público Las Arenas, en Arenas de Cabrales. Los implicados en aquel momento eran un grupo de once personas, entre las que figuraban ocho niños de edades comprendidas entre los tres y los cinco años, y tres adultos: un profesor y dos cuidadoras. Una de las cuidadoras es la persona que está hospitalizada. Hasta el momento no ha trascendido en qué integrantes de ese foco ha sido detectada la cepa india.

Hay un sexto caso de variante delta en fase de estudio: una mujer gijonesa de mediana edad que se había negado a vacunarse.

La variante británica (también llamada alfa) llegó a Asturias a finales del pasado mes de diciembre. Unas semanas más tarde, se había extendido por el Principado con un ímpetu sin parangón en España: llegó a constituir una enorme mayoría (hasta del 97 por ciento) del total de virus circulantes. ¿Qué puede suceder con la cepa india? ¿Puede llegar a modificar la tendencia a la baja de la curva epidemiológica?

A juicio de los especialistas consultados por este periódico, ante el previsible aumento de la movilidad en las semanas del verano y la relajación de las medidas restrictivas, “es muy esperable una expansión de esta variante”. ¿Hasta que nivel? Eso no está tan claro. Se sabe que la cepa india es más transmisible que la británica, pero esa alta difusión se considera, hasta el momento, muy circunscrita a determinados colectivos del Reino Unido, por ejemplo inmigrantes hindúes con bajo nivel socioeconómico y bajas tasas de vacunación. La duda estriba en cómo se comportará en una población general como la asturiana, con altas tasas de vacunación.

Pfizer y AstraZeneca

Los técnicos de la Consejería de Salud subrayan que la protección con dos dosis de vacuna anticovid es “significativa” frente a esta variante delta. Y matizan que es claramente superior con dos dosis de Pfizer que con dos dosis de AstraZeneca –que también protege, por supuesto–, como ya pusieron de relieve en la víspera de la administración de la segunda dosis a los profesionales esenciales asturianos menores de 60 años que habían recibido una primera dosis de AstraZeneca.

En Asturias, al final de la jornada de anteayer, sábado, tenían al menos una dosis de vacuna anticovid 621.553 personas (el 61 por ciento de la población total) y la pauta completada 383.463 ciudadanos (el 37,6 por ciento de los asturianos).

Los expertos aconsejan completar cuanto antes las dos dosis de vacuna para evitar problemas


La variante delta del coronavirus parece ser más transmisible que la original y, aunque en España su presencia es escasa, habría que “avanzar cuanto antes” en la pauta completa de vacunación, especialmente en los grupos más vulnerables. Surgida en India el otoño pasado, la ahora llamada variante delta, se ha extendido de forma significativa por países como Reino Unido, donde ya representa más del 90 por ciento del total de los casos. El microbiólogo de la Universidad de Navarra Ignacio López-Goñi y el pediatra y miembro del comité asesor de vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Europa Federico Martinón-Torres, destacan la importancia de completar la segunda dosis en las vacunas que la necesitan. Los datos que llegan de la Salud Pública de Reino Unido apuntan a que esta variante tiene “cierto escape a los anticuerpos neutralizantes a nivel experimental, y menor eficacia con una dosis de vacuna”, indica López-Goñi, quien recalca la palabra “una”. Sin embargo, las dos dosis de Pfizer o AstraZeneca son “lo suficientemente eficaces como para controlar esta variante, proporcionan una buena respuesta inmune y son efectivas para prevenir la hospitalización”. En Reino Unido, más de un 80 por ciento de la población cuenta con una dosis y el 58 por ciento con las dos, pero la aparición de la variante delta (B.1.617.2) ha supuesto un repunte de casos y el retraso en un mes de la fase final de desconfinamiento. Ambos científicos coinciden en el análisis de lo sucedido. Ese país apostó por vacunar al mayor número con una dosis, lo que no proporciona una protección completa, y utilizar el intervalo más largo aconsejado para la segunda. Con la llegada de delta, los casos se acumularon en personas sin vacunar o solo con el primer pinchazo. En España, esta variante representa menos del 1 por ciento de los casos y resulta “difícil predecir” –agrega– cuál será la evolución, pues intervienen muchos factores, pero las coberturas de vacunación son menores que en Reino Unido. A juicio del pediatra del Hospital Clínico Universitario de Santiago, “lo más importante es completar, lo antes posible, esa segunda dosis en los primeros grupos” y si, además, “tenemos capacidad para primovacunar a más gente, estupendo”, valoración que comparte López-Goñi.

Compartir el artículo

stats