Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronel Francisco Javier Puerta Nuevo jefe de la Guardia Civil

“Asturias ha llegado al suelo de criminalidad y va a ser difícil reducir más la delincuencia”

“Los casos que más preocupan son contra la integridad física o la vida, como la violencia de género: vigilamos la situación de 434 mujeres”

El coronel Francisco Javier Puerta, ayer, en su despacho del cuartel de la Guardia Civil en Oviedo. | Irma Collín

El coronel Francisco Javier Puerta, ayer, en su despacho del cuartel de la Guardia Civil en Oviedo. | Irma Collín

Tras nueve intensos años al frente de la Comandancia de Gijón, el coronel Francisco Javier Puerta Muñoz (Jaén, 1967) acaba de tomar posesión como nuevo jefe de la Guardia Civil de Asturias y llega a su nuevo puesto con el objetivo de mantener la región como una de las comunidades más seguras de toda España.

Un nuevo reto. “Lo afronto con mucha ilusión. Son nuevas responsabilidades porque este cargo es menos operativo y más de coordinación entre las comandancias. Lo que espero de esta nueva etapa es aportar mi trabajo para que Asturias siga siendo una de las comunidades más seguras de España. Y también quiero poner en valor el trabajo de la Guardia Civil, no solo en las competencias que nos corresponde, también por el trabajo que hacemos para otras administraciones y que van en beneficio de la consecución de esos objetivos”.

Mayor reconocimiento. “No te enteras de que está la Guardia Civil hasta que falta y la necesitas. Pasamos desapercibidos, y quizás no se valore ese trabajo que hacemos porque estamos siempre. Por eso es necesario poner en valor ese trabajo que hacemos gustosamente y seguiremos haciendo. Por ejemplo, la vigilancia del medio ambiente, de la flora y fauna, del tráfico y mil cosas en aquellos municipios donde no hay Policía Local y somos nosotros los que estamos”.

Protección al medio ambiente. “Es una de las materias específicas de la Guardia Civil a través del Seprona. En Asturias hay un parque nacional y varios parques naturales, hay reservas de aves… Hay un potencial de espacios naturales protegidos muy amplios y hay que cuidarlos. Nosotros somos uno más de los que vigilan y protegen. Y en la región hay mucha concienciación, nos llegan muchos avisos de maltrato animal y vertidos. La naturaleza es un plus para Asturias”.

Los principales delitos en la región. “Los que más nos preocupan, que no es que nos lleven más o menos tiempo, son los delitos que van contra la vida o la integridad física de las personas. Hablo de la violencia de género, porque son los más numerosos. Afortunadamente, homicidios y asesinatos hay poquitos y los que hay, todos los hemos resuelto. En cuanto a violencia de género hay 434 mujeres a las que hacemos seguimiento de su caso, pero ninguno de ellos es de nivel de riesgo extremo. En casi la mitad, 212 casos, el riesgo es no apreciado. Hay siete casos de riesgo alto”.

Bandas especializadas. “Trabajamos siempre con la prevención. Si viniesen o empezasen a robar empezaríamos a investigar, pero siempre podemos saber si vendrán o no porque antes de llegar a Asturias han pasado ya por otras comunidades. Entonces, de unas unidades a otras se pasa la información. Ahora mismo no hay ninguna banda por Asturias”.

Verano multitudinario. “Lo afrontamos con la esperanza de que venga mucha gente, y que además sea cívica. Pensamos que será un verano como el pasado, sin grandes aglomeraciones porque los grandes eventos este año tampoco se van a organizar. Debemos estar alerta a lo que sí pensamos que se puede producir, como son las reuniones de jóvenes que pueden consumir o no alcohol. En función de la evolución de la pandemia estaremos pendientes”.

Descenso de la criminalidad. “Asturias ha llegado al suelo de criminalidad y reducir la delincuencia más va a ser difícil. Desde 2016 a 2019 solo hemos logrado reducir en un 3,5% la delincuencia, pero es que estamos en unos márgenes que es muy difícil mejorarlo. Llevamos varios años como la segunda región con menos tasa de criminalidad, por debajo de Extremadura”.

El número de agentes. “Eso es como el dinero, que si tuvieras un poco más sería mejor. En Asturias no nos podemos quejar porque la plantilla está cubierta en un 90%. Me encantaría que en cada concejo hubiera un cuartel con la Guardia Civil, pero si no puede ser, pues nos tendremos que amoldar como estamos haciendo desde hace años. Siempre a cualquier llamada que haya acudirá la Guardia Civil. No nos echa para atrás abarcar más o menos territorio”.

Mejoras, ampliación y nuevos cuarteles. “Dentro de las limitaciones presupuestarias, siempre se intenta adecentar los cuarteles. En Gijón quería mejorar la vida y el trabajo de los guardia civiles, arreglando dependencias. Se ha hecho lo que se ha podido. Está pendiente la construcción del cuartel de Mieres, la rehabilitación de unas oficinas cedidas por el Ayuntamiento de Parres, que va con retraso. Y no hay nada más. Lo que haría falta, aunque no es de mi gusto, pero dadas las limitaciones que tenemos, sería reunificar plantillas en un determinado cuartel”.

Nueve años en la comandancia de Gijón. “Fue una etapa muy satisfactoria. Ayudamos para conseguir que Asturias fuera una de las comunidades. Todos los retos de investigaciones complejas las hemos resueltas, como por ejemplo el asesinato de Ardines, la muerte del vecino de Xixún, el secuestro en Pervera de un joven de Gijón, la banda de Europa del este que robaba en naves y la otra banda del este que atemorizó a los llagareros de Gijón y Villaviciosa. Y la también bautizada como ‘la banda del Seat León’, que les detuvimos y se notó un descenso de sus delitos y dejaron de robar… Eso ha sido muy satisfactorio. Y luego, con la pandemia, que ha sido un gran reto para todos, sin saber qué hacer, y hemos superado con buena nota”.

El juicio por el crimen de Ardines. “Lo afrontamos con tranquilidad y con la visión de que nuestra investigación ha sido un éxito y que le hemos dado todas las herramientas necesarias a la Fiscalía para que presente un buen caso”.

Agentes asturianos en Ceuta. “El lunes regresaron de Ceuta los agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de Gijón, y los de Oviedo se acaban de ir para Melilla. Todo lo que ocurrió se vivió con preocupación, porque, además, a los compañeros de Gijón les recibieron a pedradas; entonces, lo vivimos con resignación y ellos con impotencia, porque a pesar de los objetivos para los que están a veces no se consiguen”.

Compartir el artículo

stats