Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crimen de La Felguera: la "vergonzosa" pena a quien disparó indigna a la familia de la víctima

“Es vergonzoso”, claman los parientes de Iván Casto, que anuncian un recurso, en tanto se conforman con los 22 años para Marta Rama

Los dos acusados del crimen de La Felguera, con sus abogados.

Los dos acusados del crimen de La Felguera, con sus abogados.

Como estaba previsto, el presidente del tribunal del jurado que enjuició el crimen de la Felguera, el asesinato de Iván Castro en la tarde del 7 de diciembre de 2017, ha impuesto menos pena al autor material, Nelson dos Anjos, que a la que fuera novia de la víctima, Marta Rama, quien convenció al taxista de cometer el crimen y le brindó la información necesaria para llevarlo a cabo. Conforme al veredicto popular, Dos Anjos ha sido condenado a una pena de 11 años, dos meses y 29 días de cárcel por el delito de asesinato, con la eximente incompleta de trastorno mental transitorio y la circunstancia atenuante de disminución de los efectos del daño –puso sus bienes a disposición de la familia de Iván Castro antes del juicio–, más otros once meses de prisión por un delito de tenencia ilícita de armas.

Por su parte, Marta Rama también ha sido condenada por asesinato, con la agravante de parentesco, a la pena de 21 años de prisión, más otro año de cárcel por tenencia ilícita de armas. La sentencia, que no es firme y puede ser apelada ante la sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), condena asimismo a los dos acusados a pagar, conjunta y solidariamente, la cantidad de 100.000 euros a la madre de Iván Castro, y 40.000 euros a su hermano mellizo. El padre biológico del asesinado no cobrará nada pese a su reclamación por su “ruptura de los lazos familiares y completo desapego emocional” hacia sus hijos.

La condena sensiblemente inferior –diez años– que se impone al autor material de los tres tiros que acabaron con la vida de Iván Castro se explica por el hecho de que el jurado, formado mayoritariamente por mujeres, quedó convencido de la tesis aportada por los psiquiatras pagados por la defensa, quienes indicaron que Nelson dos Anjos sufría un trastorno obsesivo compulsivo por Marta Rama, una adicción definida por los psiquiatras como limerencia, que viene a ser un enamoramiento patológico y enfermizo, “por el que el sujeto sufre un trastorno de la realidad idealizando en grado absurdo a la persona amada, que se convierte en el eje central de la vida por encima del propio bienestar”, reza la sentencia. Este trastorno, que no enfermedad mental, “mermó sus facultades volitivas y su percepción de la realidad”.

La familia de Iván Castro, que durante el juicio había estado preocupada por la posibilidad de que Marta Rama se librase de una fuerte condena, y a la que satisfizo el veredicto del jurado, mostró ayer sin embargo su indignación por la baja condena a Nelson dos Anjos. “Es un cachondeo, vergonzoso, parece que se están riendo de nosotros. Sale gratis matar en este país”, se quejó amargamente Jonathan Castro, hermano de la víctima. Castro aseguró que su abogado, Ángel Bernal, recurrirá “hasta donde haga falta” la condena de Dos Anjos, al tiempo que indicó que estaban “conformes” con los 22 años impuestos a Marta Rama. “Cada vez inventan nuevas enfermedades para librarse. Esos informes psiquiátricos que presentó tendría que haberlos pedido antes de matar a mi hermano”, añadió Castro.

La pena impuesta a Nelson dos Anjos es superior a la que solicitaba su abogado, José Manuel Fernández González, que era de ocho años de cárcel, pero sensiblemente inferior a la que pidieron el ministerio público (19 años y medio) y la acusación particular, 21 años y medio. La condena a Marta Rama de 22 años es inferior a la interesada por las acusaciones, que era de 27 años de prisión, 25 por asesinato y dos por tenencia ilícita de armas.

La defensa de Marta Rama, a cargo de Sergio Herrero, había pedido el mínimo por asesinato para ella, esto es, quince años de prisión, aunque el abogado ya anunció el mismo día del veredicto que recurriría la condena, al considerar que la mujer es como mucho encubridora del asesinato, en ningún caso su instigadora, algo que el jurado rechazó taxativamente.

En la sentencia, el magistrado Francisco Javier Iriarte, de la sección segunda de la Audiencia, señala que “el jurado declara probado que la ejecución de la muerte vino precedida por una previa planificación conjunta de ambos acusados acerca de cómo acabar con la vida de Iván, lo que es por sí solo suficiente para que la responsabilidad de Marta, como partícipe, se extienda hasta los límites de la actuación del autor material, por concurrir un dolo eventual respecto del empleo del concreto método empleado para dar muerte a la víctima”, y que “los hechos declarados probados por el Jurado identifican con claridad una relevante participación de la acusada Marta, que permite declararla coautora del delito (...) descartando las dos alternativas planteadas por la defensa, tanto la principal, a tenor de la cual su conocimiento de los hechos habría sido posterior a su ejecución por Nelson, como la subsidiaria, por la cual su participación se habría reducido a actos secundarios, sin los cuales el delito se habría cometido de todas formas”.

El magistrado también indica que las amenazas de la víctima a Marta Rama, que le valieron su condena en 2011, y los mensajes de WhatsApp aportados a la causa, que evidencian una relación cuando menos compleja, no pueden considerarse una “provocación directa, inmediata y ligada causalmente” del asesinato.

Tanta condena como la del homicida de Carragal, menos que la del amante de “Maje”

La sentencia dada a conocer ayer por el crimen de La Felguera es paradójica en muchos sentidos. La condena impuesta a Nelson dos Anjos por disparar tres tiros mortales a Iván Castro es similar (doce años) a la que recibió el pasado mes de abril, aunque por un delito de homicidio –en teoría menos grave–, el joven Jorge Cue por matar de una patada al profesor cudillerense David Carragal. Pero es que la condena de Dos Anjos es inferior a la que se dictó en un caso que casi se podría decir que es calcado al crimen de La Felguera. Ocurrió en abril de 2017. Salvador Rodrigo, amante de María Jesús Moreno, “Maje”, asesinó a puñaladas al marido de ésta, Antonio Navarro, en un garaje del barrio valenciano de Patraix. Como en el caso de La Felguera, la investigación reveló que la acusada mantenía relaciones sexuales con numerosos hombres. Como Dos Anjos, Salvador Rodrigo era una persona dependiente, de la que María Jesús Moreno se aprovechaba siempre que podía, y a la que convenció para que matase a alguien al que no conocía personalmente y que no le había hecho nada. Los dos asesinos, Dos Anjos y Rodrigo, admitieron los hechos y se mostraron igualmente arrepentidos al final del juicio. Las dos instigadores trataron de hacer creer al jurado que no tenían nada que ver con el crimen. Sin embargo, mientras que a María Jesús Moreno la condenaron a 22 años, la misma pena que se ha impuesto a Marta Rama, a Salvador Rodrigo le cayeron 17 años de cárcel, cinco más que los señalados para Nelson dos Anjos.

Compartir el artículo

stats