Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La letra pequeña del uso de las mascarillas en Asturias: en el exterior no siempre se podrán quitar

Serán obligatorias, además, en determinados actos multitudinarios

mascarilla rota

mascarilla rota

El sábado los asturianos (como el resto de los españoles) van a poder salir a la calle sin mascarilla. Pero en la nueva norma que hoy se aprobó en el Consejo Interterritorial de Salud hay letra pequeña que explicó tras la reunión el consejero asturiano Pablo Fernández Muñiz. Solo se podrá prescindir de las mascarillas en exteriores siempre y cuando se pueda garantizar la distancia de seguridad de 1,5 metros entre personas no convivientes (los que viven bajo el mismo techo no tienen que ponerse el tapabocas). Además será obligatorio llevar protección en el interior tanto de espacios públicos como privados y en los medios de transporte.

"En los eventos multitudinarios si son en exteriores, con el público sentado y distancia de seguridad tampoco será necesario la mascarilla pero si la gente está de pie sí que se obligará a su uso", afirmó Fernández Muñiz. Y todo con cautela: la expansión de la variante delta del coronavirus (más agresiva y de la que en Asturias ya hay varios casos) puede hacer que se retroceda en estas medidas.

Uso de la mascarilla en Asturias

Se permitirá que los ciudadanos vayan sin ella puesta por la calle, siempre que se pueda respetar una distancia de seguridad de 1,5 metros con personas no convivientes. Cuando las personas se encuentren fuera de su domicilio, deberán disponer en todo momento de una mascarilla para uso personal por si así fuera requerido o en previsión de aglomeraciones o necesidad sobrevenida en espacios interiores o en transporte público.

Seguirá siendo de uso obligatorio en interiores, transporte público y también en exteriores si no se puede mantener la distancia de seguridad, como en aglomeraciones o eventos multitudinarios. Si en estos eventos se celebran en espacios al aire libre y las personas ocupan asientos separados entre sí por, al menos, 1,5 metros, no serán obligatorias.

Se exime de la obligatoriedad del uso de las mascarillas para los residentes en centros sociosanitarios donde más del 80% hayan recibido la pauta completa de la vacuna. Pero esta excepción no aplicará a las visitas ni a los trabajadores de esos centros.

Las peticiones de los médicos

Afalta de cuatro días para que la mascarilla deje de ser obligatoria en espacios exteriores, los médicos redoblan estos días los mensajes de alerta. El Colegios de Médicos de Asturias ha llamado a la “prudencia” y ha solicitado al Gobierno central que regule de un “modo concreto”, “acotando bien los términos”, en qué casos estará permitido quitarse el cubrebocas. Por otra parte, los médicos de familia reclaman que la normativa se adecue a la realidad epidemiológica de cada comunidad autónoma y subrayan dos mensajes. El primero, que “habrá que llevar siempre una mascarilla en el bolso para cualquier situación en la que sea necesaria”. Segundo: “Seguirá siendo recomendable usarla en las épocas más frías para evitar gripes, bronquiolitis y otras infecciones respiratorias de adultos y niños ante las que se ha demostrado que es muy eficaz”, según destacó el médico ovetense Salvador Tranche, presidente del la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc).

El Gobierno central aprobará pasado mañana, jueves, en un consejo de ministros extraordinario, una norma que anule la actualmente vigente y permita moverse sin mascarilla al aire libre, mientras se respete la distancia de seguridad. Eso será realidad a partir del próximo sábado, día 26.

“Nos preocupa que en las bulliciosas calles y plazas de las fiestas veraniegas de España nadie utilice mascarilla la semana que viene y que, además, al entrar y salir de los locales aledaños a las mismas, cada vez menos personas se protejan con ellas”, precisó el Colegio de Médicos de Asturias, sumándose al mensaje transmitido por el Consejo General de Colegios de Médicos.

La citada institución reclamó al Ministerio de Sanidad y al Gobierno de la nación que “regule de un modo concreto su todavía necesaria utilización”. De no hacerlo, “las consecuencias serán nuevos contagios, brotes y repuntes de la infección en pleno verano, entre personas de todas las edades”, advierten los colegios de médicos. Y añaden: “Hemos de recordar que entre los mayores vacunados siempre habrá un mínimo porcentaje, en torno al 5 por ciento, que no están protegidos y podrían ser infectados si el virus aumenta su circulación”. La misma entidad enfatiza que “las personas con solo una dosis de vacuna siguen siendo vulnerables”.

Mascarilla en terrazas

El anuncio del fin de la mascarilla obligatoria ha generado, a juicio del Consejo de Colegios de Médicos, “una euforia sobre el fin de la pandemia que se ha anticipado demasiados meses sobre la realidad objetiva que, a día de hoy, es de lenta y progresiva mejora en la incidencia, pero con amenazas reales como la emergencia de la variante delta y otras de importancia, que ensombrecen el futuro al que nos dirigimos, presumiblemente el de la endemización de la infección por el SARS-CoV-2”.

Desde la presidencia de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), Salvador Tranche, médico de familia del centro de salud del Cristo (Oviedo), se muestra de acuerdo con el Gobierno central en que “la mascarilla no es necesaria en espacios muy abiertos y con suficiente distancia de seguridad”. Sin embargo, agrega, “sigue siendo necesaria, por ejemplo, en las terrazas de los bares, cuando no se guarda la distancia de seguridad o cuando la terraza es semicerrada o cerrada, o se dan otros factores asociados, como gente fumando cerca”. Tranche también alerta sobre “las sensaciones de relax derivadas de pensar que el problema de la pandemia ya está resuelto o de la falsa seguridad que puede dar el estar vacunado”.

Compartir el artículo

stats