Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Los médicos reconocen "la crispación" en las consultas de Primaria y alertan del "momento de riesgo" que se vive

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria describe en un informe nacional que la tercera ola generó un "malestar emocional" en los médicos que se mantiene

Pacientes a las puertas de un centro de salud ovetense.

Pacientes a las puertas de un centro de salud ovetense.

La desesperación cunde en los centros de salud y lo hace a los dos lados de la camilla. Los pacientes asturianos se reconocen hastiados de llamadas que no obtienen respuesta y citas que nunca se logran. Pero el sentimiento de hartazgo no es menor en los médicos de Atención Primaria. La advertencia la ha lanzado hoy la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SemFYC) en su informe sobre "El reto de la pandemia", que recoge cifras nuevas -de la tercera ola- y que se ha publicado en la Revista Clínica de Medicina de Familia. El informe lo firma un buen conocedor de la Atención Primaria en Asturias como es Salvador Tranche Iparraguirre, presidente de la SemFYC y médico en ejercicio en el centro de El Cristo, en Oviedo.

En dicho informe Tranche y sus compañeros firmantes suscriben que "el elevadísimo número de consultas telemáticas, la crispación por parte de algunos pacientes por la demora en la atención a sus patologías crónicas o las demandas de bajo valor de las teleconsultas" han generado "un sentimiento de desazón y malestar emocional en los médicos de familia". Admiten que el momento es "de cierto descrédito del profesionalismo de los médicos y médicas" y que se está en un "momento de riesgo". También de oportunidad, insisten. Se está bordeando un camino de difícil retorno: el de "perder la confianza de la ciudadanía y eso socavará los pilares del sistema nacional de salud".

Salvador Tranche.

En su descripción de la realidad, la sociedad médica contabiliza los actos de los centros de salud según los distintos territorios nacionales. Así, se explica que cada médico de familia ha llegado a asumir una media de 55 pacientes diarios durante la segunda ola de la Covid-19, como es el caso de los profesionales de Aragón, Castilla y León, Extremadura y Murcia, mientras que en otras autonomías asumieron hasta 50 como ocurrió en Cantabria, Valencia o Madrid. En el caso de Asturias, suscriben que son 45 los actos médicos al día en noviembre del pasado año, siendo 25 visitas no presenciales y 15 presenciales.

El trabajo recuerda los datos de la encuesta realizada por la semFYC en marzo entre los profesionales de primaria que permitió cuantificar en alrededor de un millón los afectados en España por la covid, con más de 900.000 leves y sin test atendidos en este servicio asistencial.

Como media nacional, en la primera ola los profesionales de primaria atendieron a unos 35 pacientes al día, la mayoría de forma telefónica. Luego en la desescalada, en julio, la media de consultas fue de 43 al día en la mayoría de las comunidades, siendo diez presenciales.

De las pocas inercias positivas que se han generado en los centros de salud en estos meses, según la SemFYC, estaría la "profesionalización de los administrativos sanitarios o el triaje de enfermería para las consultas no demorables, que deberían mantenerse a futuro". Y mención especial hacen a "la desburocratización, que no solo debería quedarse, sino ampliarse a más procesos como visados de bajas, informes etc...". En general recogen como avances favorables para la Primaria la "mejora del circuito de las Incapacidades Temporales, la mejora en la receta electrónica, la mejora de la coordinación con las farmacias comunitarias, la incorporación de mutualidades o la desburocratización de informes laborales o escolares, entre otros".

Compartir el artículo

stats