Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo el 26% de los grupos de investigación de la Universidad están liderados por mujeres

El Rectorado hará campañas para que las científicas asuman puestos de responsabilidad y diseñará calendarios que faciliten la conciliación

Científicos trabajan en un laboratorio

Científicos trabajan en un laboratorio EFE

En pleno 2021 los hombres aún son mayoría entre el profesorado de la Universidad, solo el 26% de los grupos de investigación están liderados por mujeres y el colectivo femenino está “infrarrepresentado” en los cargos de responsabilidad. Son algunos de los datos que recoge el nuevo Plan de Igualdad de la Universidad de Oviedo, hecho público ayer tras ser aprobado en el último Consejo de Gobierno. El documento incluye por primera vez una auditoría retributiva, que concluye que en la institución académica “no puede hablarse en sentido estricto de brecha salarial discriminatoria”, pero sí que se han detectado “ciertas diferencias retributivas” que el rectorado de Ignacio Villaverde se compromete a “acortar en la medida de lo posible adoptando medidas transversales”.

En total, el plan contempla 95 medidas. Algunas de ellas son las siguientes: promover la creación de una cátedra para el desarrollo de actividades relacionadas con la igualdad de oportunidades; diseñar un calendario formativo que facilite la conciliación; procurar que la oferta formativa incluya la opción de no presencialidad total; realizar campañas para incentivar que las mujeres asuman puestos de mayor responsabilidad; recuperar el modelo de “campamentos” en periodos escolares no lectivos; instalar aulas de lactancia en todos los campus; realizar jornadas de presentación de carreras universitarias, sobre todo en las áreas científico-técnicas para atraer a las niñas; realizar un convenio de colaboración con el Instituto Asturiano de la Mujer, ayuntamientos y la Consejería de Educación para el desarrollo y financiación de proyectos con perspectiva de género...

En relación a los salarios del personal docente e investigador, la Universidad identifica una diferencia entre la retribución masculina y femenina del 13% al año. Sin embargo, esto se explica porque si las mujeres son clara minoría en los escalafones superiores, el salario global del colectivo femenino será inferior al de los varones. En concreto, en el cuerpo de catedráticos hay solo un 24% de mujeres; una cifra pequeña, pero que en 2008 se situaba aún más abajo: el 15%. Las diferencias de sexo se reducen dentro del profesorado titular (41% mujeres) y del contratado doctor (47% mujeres) y a medida que se descienden en las franjas de edad. Por ejemplo, los docentes hombres mayores de 60 años duplican a las mujeres. El segundo factor que influye en la desigualdad salarial son los complementos ligados a la investigación y a la transferencia, y que están condicionados por la conciliación.

Compartir el artículo

stats