Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias sobresale en calidad medioambiental pero suspende en salud y desarrollo industrial

Un informe de la cátedra de Innovación aconseja proyectar al exterior la alta calidad de vida de la región y atajar el envejecimiento de la población

Por la izquierda, Fernando Rubiera, Esteban Fernández, Tania Fernández (investigadora de la cátedra), Iván Aitor Lucas (director general de Innovación), Luis González (director de GITPA), Borja Sánchez e Ignacio Villaverde, ayer. | Efe

Por la izquierda, Fernando Rubiera, Esteban Fernández, Tania Fernández (investigadora de la cátedra), Iván Aitor Lucas (director general de Innovación), Luis González (director de GITPA), Borja Sánchez e Ignacio Villaverde, ayer. | Efe

Asturias sobresale en calidad medioambiental, pero suspende en salud y desarrollo industrial. Así lo revela un informe realizado por la Cátedra de la Innovación, presentado ayer en el edificio histórico de la Universidad de Oviedo, con presencia del rector, Ignacio Villaverde, y el Consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez. En concreto, el estudio analiza la posición de la región en el contexto nacional en cinco áreas: la Asturias ecológica, la inclusiva, la digital, la industrial y la saludable.

El Principado destaca en la primera dimensión, obteniendo “los porcentajes más altos del país”, por lo que sus autores principales, los economistas Fernando Rubiera y Esteban Fernández, aconsejan “proyectar hacia el exterior el desarrollo sostenible y la calidad de vida medioambiental” que ofrece la comunidad. Asturias también está “bien posicionada” en inclusión social. De hecho, se sitúa por encima de la media, aunque los expertos detectan dificultades en oportunidades de empleo e inclusión laboral fruto del estancamiento económico.

En el ámbito digital, la región está en la media nacional y “hay margen de mejora en la medida en que se logre alcanzar una mejor conectividad, aspecto en el que se ha venido trabajando con intensidad en los últimos meses y que seguramente se refleje en una evolución positiva del indicador en los próximos meses”, según recoge el documento.

Por contra, el Principado se sitúa por debajo de la media en el terreno industrial y saludable. “Puede llamar la atención que ocupemos una posición no destacada en desarrollo industrial, pero esto es así porque nos penaliza la producción”, explicó Fernando Rubiera, profesor de Economía Aplicada y uno de los dos coordinadores de la cátedra y del Laboratorio de Análisis Económico Regional (Regiolab) de la Universidad de Oviedo. En este sentido, los autores del informe piden “dar prioridad a un desarrollo industrial diversificado que se apoye en la tradición industrial de la región, impulsando aquellas actividades en la que existe un gran crecimiento, como el sector metalúrgico, el agroindustrial o la industria química”. Con respecto a la última área, la saludable, Asturias destaca en recursos del sistema sanitario pero baja puestos como consecuencia del invierno demográfico. Por eso, “hay que frenar la pérdida de población y el envejecimiento, generando oportunidades de inclusión laboral y social mediante un desarrollo industrial”.

En este punto, el también profesor de Economía Aplicada Esteban Fernández matizó que detrás de todas estas áreas hay “una única Asturias”, de forma que “hay que actuar en todas las dimensiones a la vez”. “De nada vale impulsar solo una”, agregó. Porque, detalló, “si hay pocas oportunidades laborales, necesitas potenciar el eje industrial y para eso hay que potenciar también el eje digital; y en esas tecnológicas trabaja gente muy potente que solo va a venir a Asturias si resulta atractiva desde el punto de vista medioambiental...”. El Rector y el Consejero pusieron en valor el documento, pues demuestra “la implicación de la Universidad con el territorio” y señala “las fortalezas y debilidades de la comunidad”. “Es importante ver dónde estamos”, dijo el titular de Ciencia, Borja Sánchez, para a partir de ahí adoptar políticas que eleven a Asturias en innovación.

Compartir el artículo

stats