Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Abril pide “valentía” para realizar una reforma “profunda” de la Universidad

El presidente de los Consejos Sociales recomienda a los campus públicos que incorporen a la empresa y “cuiden más la empleabilidad”

A la derecha, el Rector (de pie), con Antonio Abril y Pablo Junceda (sentados), durante la inauguración del ciclo de conferencias en la biblioteca del edificio histórico de la Universidad de Oviedo. | Fernando Rodríguez

A la derecha, el Rector (de pie), con Antonio Abril y Pablo Junceda (sentados), durante la inauguración del ciclo de conferencias en la biblioteca del edificio histórico de la Universidad de Oviedo. | Fernando Rodríguez

El presidente de la Conferencia de Consejos Sociales de España, Antonio Abril Abadín, pidió ayer en Oviedo tres cosas a los políticos. La primera, “valentía” para realizar una “reforma estructural profunda” de la universidad. La segunda, “generosidad”, porque esa reforma “siempre tiene que ir más allá de las próximas elecciones”. Y la tercera, “grandeza de miras”, pues “España será resultado de lo que hoy sea capaz de invertir en educación”.

Abril (Vivero, Lugo, 1957) inauguró, en la biblioteca del edificio histórico, el ciclo “Conversaciones en la Universidad”, con el que el Consejo Social de la institución académica asturiana pretende “poner su grano de arena para hacer mejor la Universidad de Oviedo”, en palabras de su vicepresidente, Pablo Junceda. Y abordar, según el rector, Ignacio Villaverde, “asuntos que no son cómodos”. Uno de ellos fue el que expuso el que fuera secretario general de Inditex: la relación universidad- empresa. Antonio Abril criticó, ante una treintena de invitados, que la investigación en España esté enfocada hacia la producción científica: “Fallamos en transferencia al sector productivo al contrario de lo que ocurre en el resto de Europa”.

Antonio Abril empezó su ponencia –retransmitida online– confesando estar “absolutamente emocionado” por estar en su universidad, la de Oviedo, en la que estudió Derecho. De hecho, el presidente del Consejo Social de la Universidad de La Coruña sigue muy vinculado a Asturias: tiene casa en la capital y está casado con una ovetense. Abril insistió en que la gestión de la universidad pública española “no es la adecuada”, por el escaso “compromiso y responsabilidad” de la sociedad, lo cual ha dado lugar a “excesivas distancias” entre las aulas y las empresas.

El papel del Consejo Social

El lucense abogó por acometer una “reforma estructural profunda”, de forma que haya “un único órgano de gestión –actualmente, está el universitario y el Consejo Social–, con participación importante de la sociedad civil, con un presidente de la sociedad civil y un rector elegido por esa sociedad civil”. A lo que añadió: “Los Consejos Sociales como órganos de representación de la sociedad somos manifiestamente insuficientes”.

Antonio Abril puso sobre la mesa otro gran problema de la enseñanza superior: el paro y la sobrecualificación de egresados, y el desajuste entre la oferta y la demanda. ¿Hay soluciones? Según el ponente, una de ellas es la nueva ley de la Formación Profesional. “Tenemos que dignificar la FP. Tenemos que convertirla en alternativa y no en algo subsidiario como ahora mismo. Es decir, va a la FP quien no vale para la Universidad. Estamos equivocados: un graduado de FP tiene que tener tanta dignidad como un titulado universitario”.

Antonio Abril, durante su ponencia. | Fernando Rodríguez

Antonio Abril, durante su ponencia. | Fernando Rodríguez

Abril advirtió de los “pocos estudiantes que hay en disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas)” cuando son las áreas que más trabajo generarán. Para revertir esta situación, pidió “ir mucho más a los colegios” y explicar a los alumnos, y en especial a las niñas, “las titulaciones y las tasas de paro”. Abril afirmó que la universidad pública “tiene que cuidar más la empleabilidad”, algo que ya hacen los campus privados. Y para conseguirlo, hace falta que la empresa entre las aulas. Las compañías, dijo, hoy ya no piden un currículum, sino que “miran las aptitudes”. Es decir, la capacidad de liderazgo, de trabajo en equipo, de ser creativo y flexible... “Esas competencias no se imparten en la universidad porque directamente no se ejercen”, avisó.

Diversificar la financiación

En consecuencia, el presidente de los Consejos Sociales reclamó “mejorar los instrumentos de colaboración entre la universidad y la empresa”, pues “no son dos vías de ferrocarril diferentes”, sino una sola: “Tienen intereses concurrentes y al final del camino está el bienestar social”. Abril aconsejó “diversificar la financiación” de las universidades públicas. “No puede ser que dependamos en un ochenta y pico por ciento de las transferencias que nos hace el sector público y que se consume en el primer capítulo. Esto quiere decir que hoy en día poco más podemos hacer que pagar nóminas y abrir las puertas”, señaló. Y “necesitamos capacidad económica para financiar la excelencia”. Eso se consigue, por ejemplo, con el mecenazgo, como están haciendo universidades de todo el mundo. El problema con el que se topa España, dijo Abril, es que la empresa “quiere un retorno de imagen y en estos momentos las universidades públicas no estamos en condiciones de competir”. Denunció que “España no apuesta por la educación” y que en el ranking de talentos nuestro país se sitúa “en el puesto 32 de 63 economías”.

La charla, que después se convirtió en coloquio y que duró dos horas, fue seguida por el consejero de Ciencia, Borja Sánchez; el presidente del TSJA, José María Chamorro; el presidente de la Real Academia Asturiana de Jurisprudencia, Leopoldo Tolivar: la directora general de Universidad, Cristina González; el director del Área Energía e Industria de Delegación de Gobierno, Gonzalo Mesa; la directora del Idepa, Eva Pando; miembros del Consejo Social, como Miriam Cueto, Ramón Álvarez Bello, Paz Fernández Felgueroso, Isidro Rozada, Marta María Fernández, Cristóbal Puente, Úrsula Szalata y Ramón Argüelles; vicerrectores e integrantes del equipo rectoral de Villaverde; decanos y directores de escuela; y representantes políticos y sindicales.

Compartir el artículo

stats