Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Este es, según un estudio, el tramo de carretera más peligroso de Asturias

Las carreteras del Oriente y la de Galicia, la nacional en Grado, el Huerna y la subida a Pajares presentan el mayor riesgo

Tramo de la carretera de la costa (N-632) entre La Llorea, en Gijón, y Venta de las Ranas, en Villaviciosa

Tramo de la carretera de la costa (N-632) entre La Llorea, en Gijón, y Venta de las Ranas, en Villaviciosa Ángel González

Asturias tiene nueve tramos de carretera entre los 100 más peligrosos de España, según el estudio que realiza anualmente Automovilistas Europeos Asociados (AEA). Los tramos se sitúan en las carreteras nacionales de Santander, tanto por la costa (N-632) como por el interior (N-634), a la altura de Llanes, El Peral (Ribadedeva), Venta de las Ranas (Villaviciosa) o Margolles (Cangas de Onís), el desfiladero de La Hermida (N-621), el tramo de nacional a la altura de Grado, la vertiente asturiana del puerto de Pajares (N-630), el último kilómetro asturiano de la Autovía del Huerna (AP-66) y la carretera de Galicia (N-632 y N-634). En la región han sido identificados hasta 29 tramos peligrosos que acumulan, entre 2015 y 2019, 89 accidentes, con 124 víctimas, tanto heridos como fallecidos.

El tramo que acumula mayor número de accidentes y víctimas es el de la carretera de la costa (N-632) entre La Llorea, en Gijón, y Venta de las Ranas, en Villaviciosa, nueve kilómetros que acumularon en los cuatro años de referencia un total de 20 accidentes con 29 víctimas. Siguen los dos kilómetros anteriores al túnel del Negrón, en la Autovía del Huerna (AP-66), con nueve accidentes y 25 víctimas. El tramo de nacional que discurre entre Arriondas y Ribadesella, a la altura de la Granda y Margolles, también acumula un número importante de accidentes, hasta diez, con 18 víctimas. Y el último kilómetro de la vertiente asturiana del puerto de Pajares (N-630) también se distingue, con 11 accidentes y 14 víctimas.

Hay otros tramos que resaltan por su peligrosidad, como el de la nacional a la altura de El Empalme, cerca de Nava, con tres accidentes y cuatro heridos, o el tramo de esta misma carretera entre Grado y San Juan de Villapañada, con siete accidentes y 14 víctimas.

AEA ha identificado un total de 500 tramos de riesgo en 82 vías de 44 provincias españolas, cuyo índice de peligrosidad medio ha sido, como mínimo, diez veces superior al de la media nacional. En ellos se han contabilizado 1.685 accidentes y 2.523 víctimas. En el caso de las carreteras convencionales, el tramo más peligroso se localizó en el kilómetro 245 de la nacional de Madrid a Francia por Barcelona (N-2), en la provincia de Zaragoza, con un índice de peligrosidad que supera en 686 veces la media nacional.

Respecto al tramo de carretera que contabiliza un mayor número de accidentes y víctimas, sigue siendo el 12 de la Autovía de Vigo a Portugal (A-55), a la altura de la localidad de Mos, en Pontevedra, con 108 accidentes y 194 víctimas, si bien en el informe de este año no aparece entre los más peligrosos porque ha rebajado su índice de peligrosidad respecto a periodos anteriores.

A este punto le siguen los tramos situados en el kilómetro 0 de la Autovía A-77a, en Alicante, con 100 accidentes y 128 víctimas, y el situado en el kilómetro 17 de la Autovía T-11, en Tarragona, con 95 accidentes y 155 víctimas.

El kilómetro 20 de la AP-41, en la provincia de Toledo es el tramo de autopista de peaje que tiene el mayor índice de peligrosidad (242,2), superando 43 veces el índice nacional medio. No obstante, el que más accidentes y víctimas ha contabilizado en el quinquenio analizado es el tramo situado en el kilómetro 146 de la Autovía del mediterráneo (AP-7), en Barcelona, con 95 accidentes y 161 víctimas, la mayoría heridos leves (159).

Compartir el artículo

stats