Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oleada de críticas al ministro Garzón por su llamamiento a comer menos carne

“No toda la carne roja es igual; el modelo de ganadería extensiva de Asturias debería copiarse en toda España”, sostiene Adonina Tardón

carne garzón sanchez polemica

El mensaje del ministro de Consumo, Alberto Garzón, para consumir menos carne generó ayer una oleada de críticas, y también alguna que otra mofa, en todo el país, a la que no fueron ajenos otros miembros del Gobierno, como el presidente Pedro Sánchez o el ministro de Agricultura, Luis Planas; varios presidentes de comunidades autónomas, como Alberto Núñez Feijóo y hasta el consejero asturiano de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo. En defensa del alegato de Garzón salieron el diputado de Esquerra, Gabriel Rufián, Greenpeace y distintas voces de Unidas Podemos. En medio de esta polémica, la catedrática de Medicina Preventiva de la Universidad de Oviedo, Adonina Tardón, puso el contrapeso científico: la carne roja puede formar parte de una dieta equilibrada pero el modelo de ganadería que se practica en Asturias, la extensiva, debería llevarse a toda España porque es mucho más respetuosa con el medio ambiente que los cebaderos de la ganadería intensiva.

Alberto Garzón defendió reducir y moderar el consumo de carne en España, del que ofreció cifras: 7,6 millones de toneladas anuales, el sacrificio de 70 millones de animales, y una ingesta media de un kilo a la semana por persona. Y también censuró el impacto ecológico de la ganadería. La réplica que menos se esperaba el ministro de Consumo llegó del presidente, Pedro Sánchez: “A mí donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible”, declaró en Lituania el presidente del Ejecutivo que, de paso, se alineó con el cuestionamiento formulado por el titular de la cartera de Agricultura, Luis Planas, que tachó la campaña del ministro de Unidas Podemos de “injusta”, por apuntar al sector cárnico, y de tan “errónea” como la del azúcar mata”. El consejero de Medio Rural, Alejandro Calvo, compartió la tesis de Planas y se desmarcó de la “simplificación creciente de convertir a la ganadería en un enemigo de la sostenibilidad”. El director general de Ganadería, Saturnino Rodríguez, fue incluso más allá en el reproche al ministro de Consumo: “Se podía haber preocupado más de la factura de la luz que pagan las familias”. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, invitó a Garzón a visitar la Dehesa extremeña: “Sobre el terreno igual es más fácil que nos entienda”, afirmó. Hasta aquí, algunos ejemplos del “fuego amigo”, de dirigentes del mismo gobierno o de partidos que son socios, al que contestó en términos especialmente duros con Pedro Sánchez, el diputado independentista Gabriel Rufián (ERC): “Vender a uno de los tuyos, en este caso a uno de tus ministros, porque la derecha le monta una campaña suele ser siempre una mala idea”, censuró Rufián.

Sánchez, sobre la campaña de Garzón: "A mí donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible" Agencia ATLAS / EFE

Uno de los primeros líderes del centro derecha en replicar el mensaje de Garzón fue el presidente de la Xunta: “Hay ministros que sin ocurrencias no consiguen titulares”, valoró Alberto Núñez Feijóo, quien le afeó que “ha sido desautorizado por compañeros de Gobierno”. El presidente del PP, Pablo Casado, tachó la propuesta del ministro de “estrafalaria” y ejemplo de “intervencionismo” y la organización agraria COAG acusó a Garzón de “criminalizar” al sector productor de carne y de “tergiversar” con las cifras que ofreció en el polémico vídeo acerca del impacto de esta industria.

Adonina Tardón, catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública, puso la visión científica en medio de la polémica desatada por el vídeo del Ministro. “No es nada nuevo que el consumo de carne es perjudicial para la salud cardiovascular. Se sabe desde hace 30 años. Por eso cuando se tiene la tensión alta o colesterol, lo primero que hay que hacer es bajar el consumo de carne roja. Pero la dieta mediterránea se basa en la variedad y el equilibrio. Combinar el consumo de legumbres, frutas, verdura, carne blanca, carne roja, pescado y huevo. Luego están los fiambres, todos muy saturados, y que están asociado en los últimos años a un incremento de consumo”. Adonina Tardón defiende la ganadería extensiva de Asturias. “Nuestra ganadería de IGP no tiene nada que ver con la intensiva. En Asturias el ganado está suelto por el monte, igual que el cerdo ibérico, o como el gochu asturcelta que se cría con frutos del bosque. El Ministro debería haber sido más preciso. No toda la carne roja es igual. Debería copiarse en toda España el modelo de ganadería extensiva de Asturias. En Asturias estamos en el buen camino. No está estudiado aún, pero las características organolépticas de la carne de ganadería extensiva son muy diferentes, como se ha demostrado con el cerdo ibérico”.

Zapico: “Hay mucho ruido, Garzón defiende en el vídeo a la ganadería de Asturias”


El malestar de los ganaderos de Asturias con el video del ministro Alberto Garzón en el que previene contra el uso excesivo de carne no tardó en llegar a la dirección de Izquierda Unida de Asturias. Su coordinador general, Ovidio Zapico, contactó en la misma tarde del miércoles con Garzón, quien le hizo hincapié que en ese mismo video hace una defensa clara y expresa del modelo de ganadería que se realiza en Asturias.

“Hay demasiado ruido pero se debe ir al fondo del asunto”, valoró ayer Ovidio Zapico, diputado autonómico y coordinador general de IU de Asturias. “Los que critican este video no lo han visto entero porque Garzón hace una defensa de la ganadería extensiva, el modelo que se practica en Asturias”, afirma Ovidio Zapico, quien pide que se vea el video de la polémica “en el minuto 4,20”. Son apenas catorce segundos, en los que el Ministro destaca y defiende el valor añadido que aportan las ganaderías en extensivo en los siguientes términos: “Cada kilo de carne de vaca requiere 15.000 litros de agua, pero no todos los tipos de ganadería son iguales. La ganadería extensiva, por ejemplo, es mucho más sostenible que las grandes macrogranjas; además ayuda a enriquecer los suelos, prevenir incendios y a crear puestos de trabajo que protegen la economía local”.

“El modelo de ganadería extensiva en Asturias no tiene nada que ver con los engordes que se hacen en las macroganaderías de Lérida, Soria o Burgos y que tanto perjudica a nuestros ganaderos, porque tira por los suelos el precio del kilo de carne”, destacó Ovidio Zapico, quien comentó la intención de IU de Asturias de que el Ministro venga a Asturias en septiembre: “Sería un buen momento para que visite una ganadería extensiva, de las que hay en Asturias”.

Compartir el artículo

stats