Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias no descarta pedir el toque de queda si la pandemia se desboca

Los tribunales avalan la medida en Cataluña y Cantabria, pero se la deniegan a Extremadura

Calles vacías por el toque de queda

Calles vacías por el toque de queda

Mientras a su alrededor se propagan lentamente las peticiones de vuelta al toque de queda nocturno, el Gobierno del Principado tira de la fórmula que se ha vuelto más habitual en el abordaje preventivo de las posibles restricciones contra la quinta ola del coronavirus y repite que “no se descarta ninguna medida que venga a contener y controlar la situación si la evolución fuese desfavorable”. ¿El toque de queda? Ésta tampoco. “Sobre la mesa están varias opciones, ésta es una de ellas, y será la evolución de la situación epidemiológica la que determine cuál activaremos durante los próximos días”. La consejera portavoz del Ejecutivo autonómico, Melania Álvarez, venía de asegurar una vez más que las decisiones “se basan en criterios técnicos” a partir de una “monitorización continua para adoptar en cada momento la determinación más adecuada a la situación epidemiológica” y que su “línea de referencia” sigue siendo el sistema “4Plus”, con sus umbrales de riesgo adaptados a las nuevas condiciones de la ola juvenil, su previsión de acción localizada por concejos y, llegado el caso, la opción adicional de adoptar “medidas de carácter autonómico”.

En el resto de España, mientras tanto, el recurso al toque de queda vuelve poco a poco, previo paso por los tribunales, a las zonas rojas de esta quinta ola del coronavirus. La justicia avaló ayer en Cataluña –para 161 municipios, incluido el de Barcelona– y en Cantabria –para 53– la pertinencia de una medida que también ha solicitado Navarra y que ya está en vigor en la Comunidad Valenciana. Canarias ha sido la primera autonomía en recurrir al Supremo a la búsqueda del refrendo legal que en las islas ha denegado el tribunal autonómico y para completar la extrema diversidad de situaciones está Extremadura, donde el Tribunal Superior de Justicia ha rechazado la aplicación del toque de queda solicitado por la Junta en las localidades de Plasencia, Jaraíz de la Vera y Montehermoso, pero ha ratificado el “cierre temporal” decretado por el Gobierno para Trujillo, Jaraíz de la Vera y Montehermoso, todos ellos en la provincia de Cáceres.

El resto del mapa autonómico es una combinación heterogénea de estrategias divergentes, pero en general cada vez más restrictivas. Hay una apreciable diversidad entre el “todavía no, por ahora vamos bien” de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y las solicitudes de retorno al toque de queda y por ejemplo el “paso atrás en la desescalada” que ha dado Galicia, que vuelve a las limitaciones de aforo en las terrazas y a partir del martes pedirá PCR negativa o certificado de vacunación para acceder a los locales del ocio nocturno. En el resto se extienden las limitaciones de actividades lúdicas, los cierres de discotecas y bares de copas o el retorno a las ocupaciones restringidas de las mesas incluso al aire libre.

Compartir el artículo

stats