Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mejor ingeniero joven del Reino Unido es el ovetense Emilio Martínez-Pañeda

La Princesa Ana presidió la entrega del premio que reconoce la contribución del asturiano a la comprensión de las interacciones material-ambiente y sus implicaciones para la integridad estructural

El ovetense Emilio Martínez-Pañeda, con la Princesa Ana.

El ovetense Emilio Martínez-Pañeda, con la Princesa Ana.

El ovetense Emilio Martínez-Pañeda (1987) ha obtenido el premio al mejor ingeniero joven del Reino Unido, un prestigioso galardón que entrega cada año la Real Academia de Ingeniería británica y que está dotado con 3.000 libras. La ceremonia de entrega de premios estuvo presidida por la princesa Ana y tuvo lugar en una visita al Thames Tideway, el nuevo sistema de túneles y alcantarillas de Londres, una de las mayores obras de ingeniería de Europa. Martínez Pañeda ha compartido el premio con otros cuatro jóvenes ingenieros.

Emilio Martínez Pañeda es profesor universitario en el Imperial College de Londres, una universidad clasificada entre las 10 mejores del mundo (8ª en el 2020 QS World University Rankings, 10ª en el 2020 Times Higher Education World Rankings), donde lidera el grupo de investigación en Mecánica de Materiales. El premio reconoce las investigaciones pioneras mundiales que Martínez Pañeda ha liderado en las áreas de mecánica de sólidos e ingeniería de materiales.

Emilio es reconocido por sus destacadas contribuciones a la comprensión de las interacciones material-ambiente y sus implicaciones para la integridad estructural, que abarcan una amplia gama de aplicaciones, desde la degradación de la batería de iones de litio hasta los modelos de ruptura de iceberg para mejorar las proyecciones de aumento del nivel del mar. Ha combinado la mecánica con la química para predecir fenómenos complejos como la corrosión localizada, la fragilización por hidrógeno y la fatiga por corrosión

El ingeniero ovetense Emilio Martínez-Pañeda, con su galardón.

En particular, el jurado destacó los modelos computacionales desarrollados por el ingeniero asturiano y su grupo de investigación, que permiten predecir ese fallo de componentes y estructuras metálicas por la corrosión, su exposición al hidrógeno o su exposición a cargas cíclicas. Estos modelos están siendo utilizados en la industria eólica para predecir la vida de las turbinas eólicas, y en el campo del hidrógeno para desarrollar componentes que permitan almacenar y transportar hidrógeno de forma segura. 

Emilio Martínez Pañeda, Ingeniero Industrial por la Universidad de Oviedo, estudió en la Gesta I y en el IES Aramo. Cursó Ingeniería Industrial Superior en la Escuela Politécnica de Gijón y un Master de Estructuras en la Escuela de Ingeniería de Caminos de la Universidad de Granada. Hizo su tesis doctoral con la catedrática Covadonga Betegón en el Departamento de Construcción e Ingeniería de Fabricación de la Universidad de Oviedo y durante su desarrollo hizo estancias en el extranjero, con grupos de investigación de la Universidad de Cambridge, la Técnica de Dinamarca, la de Luxemburgo y la de California Santa Bárbara. En 2016 ganó una de las H.C. Orsted Fellowships danesas y comenzó a trabajar en la Universidad Técnica de Dinamarca. Transcurrido un año aceptó una oferta de la Universidad de Cambridge, adonde llegó en 2017. En 2018 recibió las becas Marie Curie y la 1851 Research Fellowship, que tienen en su nómina a 13 premios Nobel.

“La formación que recibí en la Universidad de Oviedo ha sido un pilar fundamental en mi carrera profesional y es en gran parte responsable de este éxito. Las carreras de ingeniería en España son de suficiente duración y dificultad, lo que permite sentar unas bases matemáticas, físicas e ingenieriles que son fundamentales para resolver muchos de los problemas a los que nos enfrentamos cada día en mi grupo de investigación: desde el desarrollo de estructuras seguras para el almacenamiento de hidrógeno hasta la predicción de la vida en servicio de las turbinas eólicas”, destaca el ingeniero galardonado. “Son problemas multidisciplinares que requieren de una formación generalista como la que recibí cuando cursé Ingeniería Industrial, y al mismo tiempo, de una formación especializada en mecánica de materiales, como la que recibí durante mi tesis doctoral”, añade.

Compartir el artículo

stats