Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón lanza un mensaje tranquilizador sobre los contagios de coronavirus: "No podemos medir ya solo la incidencia acumulada"

El presidente abre la puerta a nuevas restricciones pero recuerda que necesita el aval de los tribunales

Avilesinos disfrutando de una de las terrazas en la plaza de España.

Avilesinos disfrutando de una de las terrazas en la plaza de España.

El presidente del Principado Adrián Barbón ha abierto la puerta hoy a nuevas restricciones para atajar la quinta ola (o la llamada "ola joven") del coronavirus en Asturias. Pero ha llamado a la prudencia y a no ver los datos "como se analizaban hasta ahora", señaló el presidente en rueda de prensa.

"Esta ola no la podemos medir solo teniendo en cuenta la incidencia acumulada ni los contagios. Ahora hay muchos contagios pero en sectores muy determinados y eso no está generando una ocupación hospitalaria. En un futuro podemos valorar el mal llamado toque de queda o cerrar los interiores. Pero no habiendo estado de alarma para que estas limitaciones se puedan aplicar necesitamos autorización judicial", enfatizó el máximo responsable del gobierno regional.

Loading...

El ritmo de contagios de coronavirus entre jóvenes lleva cayendo cinco días seguidos en Asturias, después de la cima alcanzada el martes de la semana pasada. Este es el dato que arroja un cierto optimismo –aún precario– acerca de la posibilidad de que la curva pandémica pueda entrar en fase de control y dejar atrás la preocupante forma de “Angliru” que ha adquirido a lo largo del presente mes de julio, en particular durante la primera quincena del mes.

La situación actual de la quinta ola pandémica en Asturias puede resumirse en los siguientes trazos:

1) Aumenta la incidencia acumulada a catorce días, que hoy, con casi total seguridad, batirá el récord de todo el proceso pandémico en la región. Hasta ahora, la máxima cifra estaba establecida en 658 casos por cada 100.000 habitantes, y fue establecida el pasado 2 de febrero, en el ápice de la tercera ola. Anteayer –último día con datos oficiales–, Asturias estaba en 654 por 100.000.

2) Empieza a descender la incidencia acumulada a siete días, un indicador menos estable pero más sensible ante grandes altibajos. Llegó a ser de 357 nuevos casos por cada 100.000 habitantes el viernes, y tanto el sábado como el domingo experimentó sendos descensos. Anteayer era de 343 por 100.000.

3) El indicador más significativo en el momento actual es la incidencia en jóvenes de 15 a 25 años. La semana pasada alcanzó niveles nunca vistos en toda la pandemia, que llegaron a multiplicar por once la tasa del resto de la población de Asturias. En esta franja de edad, la tasa del pasado martes día 13 fue de 2.160 casos nuevos por cada 100.000 habitantes, y en los cinco días siguientes (hasta anteayer, domingo) ha ido bajando, hasta situarse en 1.811 por 100.000, ocho veces superior a la del resto de la población. De alguna manera, cabe pensar que la tendencia actual es que los jóvenes estén transmitiendo el covid a personas mayores. Habrá que ver si en los próximos días se confirma o no esta pauta epidemiológica.

De vuelta al plano global, la Consejería de Salud notificó ayer 359 nuevos casos de coronavirus detectados en Asturias el domingo, 368 el sábado y 628 el viernes. Esta última cifra, altísima, es la más elevada desde los 807 nuevos contagios computados el 13 de noviembre del año pasado. Y tras los 675 del 12 de noviembre, es el tercer dato más elevado en toda la pandemia.

Compartir el artículo

stats