Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los antígenos llegan a las farmacias en pleno auge de la demanda de test privados

La ministra de Sanidad confía en que las pruebas de autodiagnóstico sin receta tengan “un precio asequible”, entre 6 y 10 euros

VÍDEO: Así se usan los test de autodiagnóstico contra la COVID-19 Amor Domínguez

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, confía en que los test de autodiagnóstico del covid-19 que en breve podrán adquirirse en farmacias y sin necesidad de receta tengan un precio “en una horquilla de 6 a 10 euros”, lo que considera un “precio asequible” para los ciudadanos. El Consejo de Ministros aprobó ayer el real decreto que permite la venta de estas pruebas diagnósticas. Sanidad no establecerá un precio máximo. En rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, Darias aclaró que estos test “son para despejar casos sospechosos, pero si dan positivo no contarán en el sistema”. Por ello, los pacientes “tendrán que ir a la autoridad sanitaria competente”.

La autorización para vender test de antígenos en farmacias sin necesidad de receta llega en un momento de máxima demanda de este tipo de pruebas en los laboratorios privados asturianos. En las últimas semanas, y en particular a raíz de la eclosión de la quinta ola pandémica del coronavirus, las peticiones de pruebas de antígenos se han multiplicado. La demanda es superior a la de pruebas PCR, que son sensiblemente más caras y tardan más en dar el resultado. En el ámbito privado, el precio de las PCR se sitúa en unos 120 euros; y el de la prueba de antígenos, en 40 euros. Para las PCR, la Consejería de Salud tiene abierto un cribado gratuito y voluntario para jóvenes de 15 a 25 años.

La proliferación de contagios de covid en las últimas semanas y el interés de muchas personas por emprender viajes vacacionales parecen ser las razones fundamentales de este boom, según explicaron a este periódico los responsables de dos laboratorios privados.

De vuelta al real decreto aprobado ayer por el Gobierno central, la portavoz del Ejecutivo y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, calificó la decisión como “una medida muy reclamada y deseada”, y felicitó al Ministerio de Sanidad por el acuerdo alcanzado con los colegios de farmacéuticos y la industria farmacéutica. Rodríguez subrayó que, con su venta sin receta, se permite a los ciudadanos hacer, “a título personal, un ejercicio de prevención” ante posibles contagios. En cualquier caso, insistió en que si el test da positivo se debe acudir al centro de salud para “chequear de nuevo” el diagnóstico y poder registrarlo ante el sistema sanitario.

El farmacéutico gijonés Ricardo Blasco señaló ayer que las principales dudas de los clientes acerca de los test de antígenos estriban en “la fiabilidad y en cómo se manejan”. Estas pruebas pueden realizarse sin la intervención de un profesional sanitario, lo que implica dos ventajas, al menos sobre el papel. Por un lado, reducirá en cierta medida la presión asistencial de los centros sanitarios, y por otro, permitirá la identificación rápida de sospechas de casos positivos.

Compartir el artículo

stats