Berta Piñán es consciente del tesoro que guarda Asturias en forma de castros. Un tesoro aún enterrado en su mayor parte, pero del que cada vez se sabe más y que la consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo quiere impulsar con un plan director. Pero antes, habrá otro hito en la puesta en valor del patrimonio castreño. LA NUEVA ESPAÑA inicia este fin de semana la colección de seis libros “La Cultura Castreña Asturiana”, que estará a la venta por solo 4,95 euros más el periódico del día. Y Berta Piñán celebra una iniciativa de este calado: “Es fundamental divulgar el patrimonio que atesoramos entre la ciudadanía”.

–¿Qué supone el patrimonio castreño para Asturias?

–Asturias tiene un importantísimo patrimonio, con muchos ejemplos de la cultura castreña que suponen, además de un valioso legado cultural e histórico, un enorme atractivo turístico. Coaña, Mohías, Chao Samartín y San Chuis, por citar algunos, son piezas claves para conocer nuestro pasado remoto y testimonios fascinantes de un tiempo y una cultura de la que cada vez sabemos más gracias a las excavaciones, estudios y el descifrado que durante años han venido realizando muchos expertos y expertas en cultura castreña que tenemos en Asturias, lo que, por cierto, no deja de ser otra muestra de la trascendencia y el impacto que tiene el patrimonio castreño en nuestra comunidad.

–¿Qué le parece el esfuerzo editorial de LA NUEVA ESPAÑA para poner en valor y dar a conocer ese patrimonio?

–Es fundamental divulgar el patrimonio que atesoramos entre la ciudadanía. Un conocimiento que nos permite tomar conciencia de su valor y de la necesidad de su preservación. Además, por supuesto, de animar a su visita. Es indudable su enorme atractivo y como reclamo turístico son un auténtico motor económico en los lugares en los que se encuentran. Es de destacar también el impacto que tienen publicaciones como esta en las personas más jóvenes, despertando y alimentando tempranas vocaciones científicas y estimulando el conocimiento de nuestra historia. Por eso, no puedo menos que felicitar esta publicación, cuidada y rigurosa.

–¿Es necesario dar a conocer más los castros para aprovechar todo su potencial?

–Sin duda alguna. La promoción es fundamental para la preservación de nuestro patrimonio y nuestra cultura. Solo desde el conocimiento se nos hace respetar y cuidar el pasado del que venimos y poder transmitirlo a las generaciones futuras.

–Los arqueólogos dicen que puede estar excavado el 5% de los castros en Asturias, incluso los principales yacimientos aún tienen restos enterrados. ¿Debe abrirse una línea para focalizar los esfuerzos en algunos castros y realizar más excavaciones e investigaciones?

–Como decía, Asturias cuenta con un enorme patrimonio histórico y cultural que debemos preservar y, por supuesto, investigar. Para ello, desde la Consejería de Cultura estamos trabajando en la elaboración de un Plan Director de Castros que nos permita analizar cuáles son las necesidades y las principales líneas de acción.

–Ese plan está en plena gestación. ¿Qué supondrá y en qué se centrará?

–En estos momentos se está elaborando el Plan Director de Castros, el cual realiza un balance de los distintos planes que se han venido realizando en torno a los castros, explicando los criterios con los que se van a acometer las intervenciones a realizar en los mismos atendiendo a diversos criterios, como la conservación, calidad paisajística, la urgencia de intervención o el tipo. Asimismo, contempla intervenciones puntuales donde se desgranan cada uno de los yacimientos, con especial importancia de sus consideraciones jurídicas, como su titularidad. Una de sus principales medidas es la actualización del inventario arqueológico de los castros de forma temática.

–¿Alguna previsión respecto a la ampliación del Museo Arqueológico?

–El Museo Arqueológico cuenta con un patrimonio muy valioso del que debemos estar orgullosos todos los asturianos y asturianas. Por un lado, están sus instalaciones y contenidos, con todas las piezas que conserva y exhibe, y que lo sitúan como un museo de referencia en su ámbito. En este sentido, me gustaría señalar la presentación reciente de la denominada Espada de Sobrefoz y el tesorillo tardorromano de Berció.

Y por otro, igualmente de gran valor, están las personas que hacen el museo, desde su directora al personal investigador pasando por el resto de trabajadores y trabajadoras del centro. Me gustaría agradecer su implicación y su profesionalidad, así como la labor que se realiza desde allí sobre otros centros y yacimientos asturianos. Junto al director de Cultura y Patrimonio, Pablo León, están realizando una gran labor, analizando las necesidades de nuestros equipamientos y nuestro patrimonio y planificando la manera más eficaz de actuar sobre los mismos.

El primer libro, disponible con el periódico este fin de semana


El primer libro de la colección “La Cultura Castreña Asturiana” estará disponible con LA NUEVA ESPAÑA ya este sábado 24 y el domingo 25 de julio. Al igual que los sucesivos, costará tan solo 4,95 euros más el periódico del día.

Este primer volumen lleva por título “Mil años en el castro” y es una introducción general y muy divulgativa del paisaje castreño asturiano. En él los autores eligen a San Chuis (Allande) como el castro guía de la colección, que sirve para explicar las líneas maestras arquitectónicas e históricas de la cultura castreña. El libro recorrerá los increíbles escenarios de las míticas minas de oro en tierra astur, gestionadas por Roma.

El segundo libro nos sitúa en el castro de Coaña, pieza central de una tierra de poblados fortificados. En ese viaje a las tierras del Occidente se hablará de los castros de Pendia y de Mohías, y de las joyas cerámicas que la historia nos dejó, la común de las sociedades indígenas, la famosa Terra sigillata romana, exportada a todos los rincones del Imperio. El tercer libro tendrá sabor marino. “Los castros del mar” recorrerá los poblados costeros a partir de un kilómetro cero que es el impresionante castro de Cabo Blanco (El Franco). El cuarto libro se titula “La Campa Torres, en el centro del mundo”. La antigua Noega será el núcleo de un relato que incluye la sugerente historia del castro de Llagú (Oviedo), con final traumático, y la del castro del Castillo de San Martín, en la desembocadura del Nalón. Pero la colección no se queda ahí: viajaremos hasta Grandas de Salime para contar la historia del Chao Samartín. Y el castro de Pelóu y el de Taramundi. Más allá del Cabo Torres hay otro mundo castreño, inexcusable para entender esa sociedad prerromana, pero menos conocido porque ha dejado un menor número de restos. Son los castros del oriente de Asturias, comenzando por los de Caravia y Villaviciosa. También se hará un repaso de ellos.

18

Los castros, las joyas del Hierro enterradas en Asturias, dejan fotografías que son auténticas postales E. García / Miki López

La presentación de la colección, hoy en el Club Prensa Asturiana

Para asistir al acto es necesario confirmación antes de las 14.00 horas por correo electrónico

M. J. Iglesias

El Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA acoge esta tarde, a las 19.00 horas, la presentación de la colección “La Cultura Castreña Asturiana. De la Edad del Bronce a la conquista de Roma”, seis libros que serán vendidos con el periódica a partir de este fin de semana (sábado 24 y domingo 25 de julio). Todo un hito editorial que explica con ánimo divulgador y visión integral mil años apasionantes en la Historia de Asturias.

Para contarlo intervendrán Eduardo García, periodista de LA NUEVA ESPAÑA y autor de la colección; Ángel Villa, arqueólogo investigador del Museo Arqueológico de Asturias, coautor de dos de los libros y experto en cultura castreña; Miki López, jefe de Fotografía de LA NUEVA ESPAÑA, y Ángeles Rivero, subdirectora general de LA NUEVA ESPAÑA.

El nuevo coleccionable recorre un milenio que cambió la cara del territorio y de sus gentes, y que de alguna forma marcó nuestra esencia y lo que hoy somos.

Fueron mil años de revolución metalúrgica, de cambios sociales y económicos profundos, que culminaron con el choque inevitable y traumático de dos mundos contrapuestos: Roma y su Imperio frente a las sociedades castreñas asentadas en el territorio.

La colección es el resultado conjunto de meses de trabajo, de miles de kilómetros recorridos para indagar sobre el terreno la esencia y los escenarios en los que se desarrollaron aquellos acontecimientos, repartidos por toda la geografía asturiana.

Se trata de un trabajo periodístico intenso y concienzudo que contó con la colaboración de un buen número de historiadores en general, y de arqueólogos en particular, que sirvieron de guías en lo físico pero también en lo emocional.

Para asistir al acto, con aforo limitado a 50 personas, es necesario enviar confirmación antes de las 14.00 horas al siguiente correo electrónico: alvarezq@lne.es.