Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra de la “Y”, a paso lento: “Podría estar en un año pero no hay predisposición”

Los grandes atascos provocan reacciones de expertos y transportistas, quienes apuestan por fomentar la Autovía Industrial como alternativa

Largos atascos por las obras en la autopista “Y”.

Largos atascos por las obras en la autopista “Y”.

La construcción de un tercer carril en la autopista “Y” ha sido, durante años, gran demanda del Gobierno del Principado, empezando las obras el Ministerio a finales de 2019. La ampliación de la calzada, entre Lugones (Siero) y Matalablima (Oviedo), cuenta con un presupuesto de 22,25 millones de euros y un plazo para su finalización de tres años, a pesar de que “podría hacerse en uno si tuvieran predisposición, pero hay una gran escasez, tanto de fondos como de trabajadores y maquinaria”, asegura Ovidio de la Roza, presidente de la patronal de transportistas Asetra, quien afirma que “si se ajustaran mejor los presupuestos y se aprovecharan más las horas nocturnas, no habría tantos problemas”.

Pero no solo los camioneros, afectados por los cada vez más frecuentes y kilométricos atascos en la “Y”, opinan así. En concordancia con De la Roza, Jorge Rodríguez, ingeniero de caminos, achaca la larga duración de las obras a una “cuestión meramente presupuestaria”. Siguiendo esta corriente, Alejandro García Monjardín, presidente de la otra gran asociación de transportistas, Cesintra, se queja de los largos periodos de tiempo impuestos por el Ministerio de Fomento. “Dicen que van adelantados, pero los plazos siempre son largos para todo, y más en esta provincia. Cualquier pequeño problema sirve de excusa para alargar los tiempos, y esto no se debería permitir”, aclara. De la Roza se suma al presidente de Cesintra, acusando al gobierno de la “larga duración” de las obras. “Este tipo de arreglos se han hecho en muchos otros sitios a una velocidad muy superior; todo está fatal diseñado, falta señalización... Pero claro, son menos costes para las empresas. En Madrid hay autopistas de seis o siete carriles y no hay tantos atascos, no puede ser que la vía con más tráfico de toda Asturias esté así”, comenta. Asimismo, García Monjardín propone el uso de vías alternativas para aliviar la gran afluencia de tráfico que sufre la “Y” y que hace que, con la situación añadida de las largas obras del tercer carril, cualquier mínimo contratiempo se traduzca en atascos de gran magnitud.

En este último punto la mayoría de los expertos coinciden. Rodríguez propone el uso de vías alternativas para solucionar los largos atascos de los últimos meses en la “Y”; en especial, durante el período vacacional. “Deberían habilitar muchas otras carreteras de las que disponemos para hacer frente a este problema, como, por ejemplo, la AS-II (Autovía de la Industria); pero está vacía”, declara. García Monjardín tiene una opinión similar, alegando que las retenciones no son cosa del presente y que “estos problemas ya vienen desde hace años, con lo que cualquier accidente u obra crea este tipo de incidentes”. “Mejorar los accesos de Robledo y de Porceyo debería tener mayor prioridad que el famoso tercer carril. Estas carreteras son tercermundistas”, explica.

Esta reivindicación de los transportistas ya ha sido escuchada. Al menos de palabra, el director general de Carreteras del Estado, Javier Herrero, descartó hace unos días la continuación del tercer carril de la “Y” hacia Avilés y Gijón tras mantener conversaciones con el Principado de Asturias, ya que se espera que el enlace de Robledo entre la “Y” y la AS-II sirva para atenuar el tráfico en la autopista, con unos 50.000 vehículos al día, derivándolo parcialmente hacia la conocida como Autovía de la Industria.

Por otra parte, Rodríguez expresa que “solo se piensa en el vehículo privado”. El ingeniero es partidario de fortalecer la red de transportes, con el objetivo de aligerar la altísima densidad de la autopista. “Además de los vehículos, existen también los autobuses y los ferrocarriles. El problema es que la red ferroviaria es demasiado ineficiente, y esto deriva al uso masivo de los vehículos, con lo que esto acarrea. Además, la ‘Y’ tiene una falta enorme de señalización, por lo que durante casi todas las jornadas, y más este verano, se convierte en una ratonera”, comenta.

Como contrapartida, Raimundo García, presidente de la Asociación Española de Accidentología Vial, ve más importante generar alternativas y “organizar el ocio”. “En este país tenemos mucha afición de quejarnos por todo. Las cosas hay que hacerlas como se tienen que hacer y a su debido tiempo. Lo que no se puede, no se puede y además es imposible”, asegura. García achaca la gran afluencia de la autopista con “la prisa de la gente por escapar de la ciudad”. “No debemos azotarnos a la carretera creyéndonos únicos. La autopista está soportando más tráfico del debido, y esto hace que cualquier incidencia ocasione retenciones”, opina. Asimismo, el presidente de la Asociación Española de Accidentología Vial defiende las obras e indica que “no existe un ambiente de dejadez”. La “Y”, que tiene prevista su finalización en 2023, tendrá que soportar, de momento, la alta incidencia de vehículos durante el período estival, porque, a pesar de que “todo se pueda hacer más rápido”, según el ingeniero Jorge Rodríguez, “es una situación normal en autovías como la ‘Y’, al ser la principal vía entre Oviedo y Gijón”.

Compartir el artículo

stats