El lehendakari del País Vasco, Iñigo Urkullu, reclamó ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que la mascarilla vuelva a ser obligatoria al aire libre y que esta misma semana adopte las “medidas necesarias” para dotar a las autonomías de “un marco de seguridad jurídica suficiente” para poder limitar la movilidad nocturna y el número de personas por reunión.

Horas después, la portavoz del Ejecutivo central, Isabel Rodríguez, replicó que la mascarilla sigue siendo obligatoria en toda circunstancia, salvo en exteriores cuando haya un metro y medio de distancia de seguridad. Por lo tanto, el Gobierno entiende que se trata no tanto de modificar la ley recientemente aprobada sino “más bien de hacer cumplir esa norma”.