Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cantabria se asocia al Archivo de Indianos

“No vamos a permitir que la gesta de la emigración de España a América se pierda”, expresa Antonio Suárez, presidente de la Asociación de Amigos de la institución ribadevense

27

III Encuentros Hispano-Amerianos, celebrado en el Archivo de Indianos-Museo de la Emigración de Colombres R. Díaz

“No vamos a permitir que la gesta de la emigración de España a América se pierda”, expresó ayer con firme convicción el empresario astur-mexicano Antonio Suárez, “rey del atún”. Lo hizo durante el III Encuentro Hispano-Americano, celebrado en el Archivo de Indianos-Museo de la Emigración de Colombres (Ribadedeva), que reunió a 135 personas, muchas de ellas venidas de América, sobre todo de Argentina y de México.

En el transcurso del acto, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, anunció que propondrá en los próximos días en el Parlamento regional la incorporación de esa comunidad autónoma como socio a la Fundación Archivo de Indianos. Un anuncio que fue recibido con “gran alegría” por Suárez, que preside la Asociación de Amigos del Archivo.

Revilla quiere que Cantabria se asocie a “esta maravillosa idea de homenajear a la emigración que es el Archivo de Indianos”. Resaltó que también en la comunidad vecina se registró durante siglos un importante proceso de emigración a América, como demuestra el hecho de que existan Casa de Cantabria en cerca de una treintena de países.

Revilla: “Muchas veces gente de fuera me dice, al ver nuestros monumentos, que si en Cantabria éramos ricos. Pero, en realidad, en Asturias y Cantabria éramos pobres de solemnidad"

decoration

El presidente cántabro resaltó que uno de los frutos de la emigración es la lengua española, “que dentro de poco hablarán mil millones de personas y que es un hecho impagable”, dijo. Destacó que tanto en Asturias como en Cantabria los emigrantes que hicieron fortuna en América regresaron y llenaron a las dos regiones de “palacios y casonas”. “Muchas veces gente de fuera me dice, al ver nuestros monumentos, que si en Cantabria éramos ricos. Pero, en realidad, en Asturias y Cantabria éramos pobres de solemnidad. Y toda la ‘monumentalidad’ de Asturias y Cantabria es fruto de aquellos que marcharon e hicieron fortuna, que no fueron todos, ni mucho menos, y que volvieron porque las raíces no se pierden nunca”, añadió.

Antonio Suárez (derecha), durante su intervención en el brindis.

Revilla aspira a que el próximo año, cuando se celebre la cuarta edición de estos encuentros, figure en el Archivo de Indianos, junto a las banderas de España y Asturias, la de Cantabria.

El encuentro contó con el patrocinio de Abanca. Su presidente, Juan Carlos Escotet, resaltó durante su intervención que la emigración es “ese estado de conciencia que impulsa al ser humano a buscar una vida mejor” y que se configura “asociado a la idea de progreso”, a “una búsqueda expresa que es la de mejorar en todos los órdenes de la existencia”.

Escotet destacó que la mayoría de los emigrantes (él mismo, aunque nacido en Madrid, es hijo de asturiano y leonesa emigrados a Venezuela) vive “con la sombra del regreso, con la nostalgia por la tierra propia, que es una fuerza poderosa y secreta que casi nunca nos abandona”. Quizá, añadió por la “necesidad” de saber que hay “un lugar en el mundo al que pertenecemos”.

Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca: "la emigración es ese estado de conciencia que impulsa al ser humano a buscar una vida mejor”

decoration

El presidente de Abanca expresó su convencimiento de que el fenómeno de la emigración ha de ser divulgado ya desde la escuela, para que las nuevas generaciones sepan “lo que los emigrantes y los inmigrantes han representado en la gran historia y en el plano más cotidiano de la vida de España, América y cualquier punto el Planeta”.

También señaló que hacen falta “más estudios, más trabajos de campo, más biografías, más libros, más testimonios y más documentales”. Expresó su “respeto y admiración” por la misión en la que se ha embarcado el Archivo de Indianos y la relevancia de sus proyectos. Y ratificó el apoyo a la institución de Abanca, iniciado en 2019.

El encuentro incluyó en los primeros minutos, tras los saludos de rigor, un nuevo capítulo del “litigio amistoso” que mantienen Revilla y Barbón sobre la “nacionalidad” de Pelayo y los límites entre Asturias y Cantabria. El presidente cántabro volvió a reivindicar que el primer rey de Asturias era natural de Cosgaya, en Cantabria, y Barbón repitió el argumento de que, aunque así fuera, Cosgaya, como la mayor parte de Cantabria, pertenecía al reino de Asturias y a las Asturias de Santillana. Esto es, que era Cantabria la que pertenecía a Asturias, y no al contrario.

Santiago González con Juan Carlos Escotet | |

El jefe del Ejecutivo asturiano contó en esta ocasión ayuda extra: el expresidente asturiano Antonio Trevín, bajo la atenta mirada del también expresidente Pedro de Silva, disconforme también con las tesis de Revilla, relató una simpática anécdota sobre una discusión similar ocurrida hace años en la que uno de los participantes finalizó señalando que, en realidad, Pelayo era asturiano, y que cántabro era… “su caballo”. El debate entre Barbón y Revilla viene de atrás. Ya mantuvieron un intercambio de pareceres recientemente, en Liébana, en un encuentro al que también asistió el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. Entonces Revilla reivindicó, incluso, que la batalla de Covadonga tuvo su continuidad en Liébana (Cantabria), donde un argayo sepultó a las tropas invasoras.

Ayer, Revilla fue aún más lejos y señaló durante su intervención que Ribadedeva había pertenecido a Cantabria “hasta hace solo doscientos años”. Los murmullos y algunas frases reprobatorias no amilanaron al jefe del ejecutivo cántabro, que continuó con su “clase magistral de historia”.

Reveló que el escudo de Ribadedeva es “el mismo que el de Cantabria” y otros municipios de la comunidad vecina. Y explicó el porqué. “En el año 1248, una flota cántabra compuesta por 27 barcos, al mando del comandante Bonifás, conquistó Sevilla, algo que no había conseguido durante diez años el rey Fernando III. Pues bien, en uno de esos barcos fueron 38 vecinos de Ribadedeva”, añadió.

El embajador de España en México, Juan López-Dóriga, con el rector, Ignacio Villaverde.

Aquella “gesta” propició que en los escudos de Cantabria, varios concejos de aquella comunidad y Ribadedeva figuren “la torre del Oro, las cadenas, el Guadalquivir y un barco”, comentó Revilla. Todo ello, entre las protestas de algunos presentes. A continuación, Revilla calificó de “estupidez” buscar diferencias “entre cántabros y astures”. Porque, a su juicio “somos la misma tribu”. Y siguió: “Pero si fue aquí, entre Cangas de Onís y Liébana,, donde se fraguó España. Aquí empezó todo. En ese momento volvió a reivindicar que el Rey Pelayo era cántabro, lo que volvió a suscitar a los murmullos de los presentes. Entre los más disconformes con las explicaciones del cántabro, Antonio Trevín.

Acto seguido, Suárez lanzó un brindis: “Por todos los países de Hispanoamérica, por España, por Asturias, por Cantabria y por todos nosotros”

decoration

Tras la comida, Antonio Suárez tomó la palabra. En primer lugar, alabó el trabajo de la plantilla del Archivo de indianos, que encabeza el director gerente, Santiago González Romero, a los que señaló como principales responsables “de esta maravillosa obra”.

El empresario astur-mexicano destacó la enorme aportación de los emigrantes a Asturias y Cantabria. Se refirió con especial cariño a la “emigración rural” y a la “profunda huella” que dejó en estas dos comunidades, al regresar quienes habían marchado para dar “parte de lo que ellos habían conseguido. No debemos dejar que se olvide. Por eso un grupo de amigos de México nos comprometimos con esta institución, que tiene que seguir cada vez más fuerte y que tiene que conocerse cada vez más”.

Acto seguido, Suárez lanzó un brindis: “Por todos los países de Hispanoamérica, por España, por Asturias, por Cantabria y por todos nosotros”.

Antonio Suárez.

Antonio Suárez.

Suárez: "Ojalá haya muchos más encuentros"

“Aspiramos a que estos Encuentros Hispano-Americanos se conviertan en un clásico, que se celebren todos los años”, señaló el empresario Antonio Suárez, presidente de la Asociación de Amigos del Archivo de Indianos. Y, sobre todo el objetivo es que sea un encuentro “de empresarios”, en sintonía con lo iniciado ya hace tres años (en 2020 el encuentro no se celebró a causa de la pandemia). Confía en que a partir de ahora el encuentro se consolide: “Ojalá que haya muchos más”.

Antonio Suárez destacó el patrocinio de Abanca y las relaciones empresariales que surgieron y pueden surgir en el futuro en este evento. El empresario destacó que la pandemia de covid-19 ha supuesto que el último haya sido un año “muy difícil” para las relaciones empresariales entre los dos lados del Atlántico y, en general, “para todo tipo de relaciones comerciales, y también por ejemplo para el turismo”. Resaltó que el gran éxito de esta edición ha sido la incorporación de Cantabria como socia de la Fundación Archivo de Indianos.

Antonio Suárez fue distinguido con el galardón “Asturiano del mes” de LA NUEVA ESPAÑA en julio de 2014 por su estrecho y generoso vínculo con la región, demostrado entonces con la donación de cuatro joyas bibliográficas al Muséu del Pueblu d’Asturies.

Adrián Barbón

Adrián Barbón

Barbón: "El Archivo es nuestra memoria"

El presidente del Principado, Adrián Barbón, aplaudió ayer la decisión del jefe del ejecutivo cántabro de asociarse al Archivo de Indianos. “Cantabria y Asturias tenemos muchísimas cosas que nos unen y problemas en común que tenemos que poner encima de la mesa”, señaló Barbón, quien puso como ejemplo la financiación autonómica. Resaltó que la financiación no es una cuestión “ideológica” sino “entre territorios”. Aclaró que tanto Asturias como Cantabria defienden que la base de la futura financiación autonómica tiene que ser “la igualdad entre ciudadanos”, que a su juicio se consigue con “iguales servicios de igual calidad”, Y eso exige tener en cuenta “no solo el número de habitantes, sino factores como el envejecimiento, la dispersión, la orografía... Por eso son tan importante los vínculos con Cantabria”.

En cuanto al Archivo, señaló que es la “memoria viva de un sentimiento colectivo que tenemos como pueblo. Nuestra memoria histórica está aquí”, indicó., a la vez que destacó la necesidad de transmitirla “de generación en generación”. Alabó el compromiso con Asturias de Antonio Suárez, quien “consciente del momento difícil que vivimos” ha decidido contribuir con sus inversiones para “reavivar la economía asturiana”.

Francisco Rodríguez.

Rodríguez: "El castellano es síntesis del amor"

El presidente de la Fundación Archivo de Indianos, el empresario Francisco Rodríguez, quiso resaltar que existen diferentes tipos de emigración. Para ejemplificarlo comparó la emigración española a América y la de los países del norte de Europa a Norteamérica. Destacó que mientras la emigración española propició en muchos casos la unión entre los que habían partido y la población nativa. Algo que no sucedió en Norteamérica, donde la mayor parte de los pueblos nativos han desaparecido o su presencia se ha convertido en testimonial. En este punto, Francisco Rodríguez, dirigiéndose al embajador de España en México, Juan López-Dóriga, expresó su deseo de tener “una charla” con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para resaltar esas diferencias y “lo mucho” que la España del siglo XVI tiene que ver “con la América de hoy”. Resaltó que el mejor ejemplo de la “síntesis del amor”, como Octavio Paz definió a la emigración española, es el castellano.

Rodríguez quiso recordar a tres personas. Manuel Arroyo, quien “enseñó a hacer queso a todos los fabricantes actuales de queso y que tanto hizo por el desarrollo de la ganadería. Manuel Suárez, potentado que regaló un barco de azúcar al pueblo de Navia, cuya venta permitió construir uno de los primeros institutos laborales de España. Y su padre, emigrante en Argentina, cuyo retrato figura en las vitrinas del Museo de la Emigración.

Guzmán Palacios y Juan López-Dóriga firman el Libro de Honor del Archivo de Indianos

Guzmán Palacios y Juan López-Dóriga firman el Libro de Honor del Archivo de Indianos

Guzmán Palacios Fernández, director de Relaciones Culturales y Científicas, y Juan López-Dóriga Pérez, embajador de España en México, estamparon ayer su firma en el Libro de Honor del Archivo. El primero escribió: “(...) Como cónsul adjunto de España en México tuve la oportunidad de apreciar la importancia de esta institución para nuestras ‘gentes’ del otro lado del Atlántico. Mi más sincera enhorabuena y aprecio por su encomiable labor”. El embajador dejó escrito: “Muy emocionado por mi primera visita al Museo de la Emigración (...) Mi admiración por la obra de la emigración española en América (...) y mi agradecimiento personal a mi querido Antonio Suárez”.

Los dos presidentes, en el límite regional.

Revilla y Barbón se despiden en el límite de las dos regiones

De “hermanos” se tratan los presidentes de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y Asturias, Adrián Barbón. Aseguran que desde el mismo momento en que se conocieron tuvieron “feeling”. Ayer, tras el enésimo debate sobre la “nacionalidad” del Rey Pelayo y los límites entre las dos comunidades, Revilla y Barbón, Barbón y Revilla, que tanto monta, quisieron despedirse con un abrazo en el límite mismo entre las dos comunidades autónomas, en el puente que une (nunca mejor dicho) la cántabra Unquera y la asturiana Bustio. El viejo puente que fue en su día parte de la N-634 y que sigue siendo el principal nexo entre los municipios de Ribadedeva y Val de San Vicente. No en vano las relaciones entre ambas localidades son excelentes e intensas, y hay muchos vecinos que trabajan “al otro lado”. Unquera y Bustio celebran conjuntamente numerosas actividades a lo largo del año, incluida la tradicional fiesta de El Carmen.

Música de Jazz y gaita y menú a la mexicana

La Quinta Guadalupe, que permaneció cerrada por la pandemia, abrió en junio y ya registra el mismo nivel de visitas que en 2020

Música y gastronomía. El inicio del III Encuentro Hispano-Americano celebrado ayer en el Archivo de Indianos de Colombres estuvo amenizado por el grupo “High Society Jazz Band”, que empezó su intervención con piezas de jazz y acabó rindiendo homenaje a la música mexicana.

Ya en los jardines de la Quinta Guadalupe, llegó el turno de la Banda Gaites “Lakadarma”, de Piloña, que interpretó el “Himno de Asturias”, seguido respetuosamente por todos los asistentes puestos en pie. Revilla aprovecharía posteriormente para señalar su firme intención de aprobar otro himno oficial para su comunidad: “Cuando escucho el himno de Asturias me emociono, cuando oigo el de Cantabria me dan ganas de dormir”, comentó con gracia.

Arriba, por la izquierda y en el sentido de las agujas del reloj, Francisco González, Adrián Barbón, Juan Carlos Escotet, Jesús Bordás, Antonio Suárez, Miguel Ángel Revilla (de espaldas) y Juan López-Dóriga. | R. D. | RAMÓN DÍAZ Ramón DÍAZ

La comida fue servida por el catering de Puebloastur. Hubo un aperitivo que incluyó cóctel de vieira y jitomate, taco de cochino asado con pico de gallo y pan bao con tinga de pollo y canónigos.

El menú incluyó tres platos y un postre: ceviche jarocho de pescados y mariscos, tamal de pollo con salsa roja y verde, solomillo con salsa de tamarindo, setas y verduras y, para finalizar, mouse de plátano con crujiente y sorbete de mango.

En cuanto a los vinos, el tinto que se sirvió en la comida fue “Lleiroso”, un Ribera de Duero de Bodegas Borno, propiedad de Francisco González, propietario también de TV Azteca, que no acudió por la pandemia.

Interpretación del Himno de Asturias. | Ramón Díaz Ramón DÍAZ

El vino blanco era del Palacio de Nevares, que elabora el grupo Nature en Parres, al que también pertenece Puebloastur. Hubo sorpresa al final de la comida: Juan Carlos Escotet ofreció a los presentes un oporto “Kopke”, de las históricas bodegas portuguesas de Quinta da Boavista, que el presidente de Abanca adquirió hace un año.

La Quinta Guadalupe que permaneció cerrada al público durante el estado de alarma y cierres perimetrales, abrió de nuevo sus puertas el primero de junio y ya registra los mismos niveles de visitas que durante el verano de 2020. La Fundación tiene como fines el desarrollo del Museo de la Emigración, la formación de un archivo dedicado al fenómeno de la emigración española a América, así como la constitución de un punto de encuentro, cultural, social y empresarial en Colombres y vinculado a la memoria común de la emigración.

La camarera Jenny Caiza, con uno de los platos servidos ayer. | Ramón Díaz Ramón DÍAZ

Desde la incorporación de la Asociación de Amigos en México y la posterior de Abanca al patronato de la Fundación, entre otras iniciativas, se impulsa de forma sostenida la digitalización de los fondos documentales del Archivo de Indianos para la puesta a disposición de todos los investigadores y su divulgación a través de la página web de la Fundación Archivo de Indianos.

Compartir el artículo

stats