Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Arzobispo renueva la cúpula diocesana y mueve a más de una veintena de párrocos

l Tuñón Escalada asume el Archivo Diocesano y releva a Hevia Ballina | José Luis González, nuevo encargado de relaciones con otras religiones

El Arzobispado de Oviedo anunció ayer una serie de nombramientos con los que pretende renovar su cúpula y cubrir algunos huecos que permanecían vacantes. Entre los más destacados está el de Juan José Tuñón Escalada, canónigo de la Catedral de Oviedo, que se convierte en el nuevo encargado del Archivo Histórico Diocesano en sustitución de Agustín Hevia Ballina, que lo dirigía desde 1981. La razón de este cambio responde, según informan desde el Arzobispado, a razones de edad.

También dentro de la curia diocesana, además del nombramiento de Tuñón Escalada, se ha designado a José Luis González Vázquez como nuevo delegado episcopal de Ecumenismo sustituyendo al fallecido Silverio Rodríguez Zapico. De esta forma, González Vázquez será el encargado de las relaciones de la iglesias asturiana con las diferentes confesiones existentes en el Principado. El resto de designaciones dentro de la curia son: Pedro Fernández García como nuevo director del secretariado del Apostolado del Mar, cargo que tenía hasta ahora José Pérez Barcia, que había sido párroco de Cudillero hasta el pasado mes de enero; Ana Belén Alonso González, nueva responsable del catecumenado de adultos; y José Manuel Vázquez Menéndez, nuevo director de la Escuela de Animación y Educación en el Tiempo Libre.

También ha habido relevo en el cabildo de Covadonga, donde David Cueto Rodríguez se convierte en el nuevo canónigo de la Real Colegiata de Covadonga, puesto que ocupaba hasta el momento José Juan Hernández Déniz, que ahora pasa al arciprestazgo de Avilés como párroco de la unidad pastoral de Villalegre-La Luz. Ricardo Castrillo Rojas, por su parte, pasa a ser rector del Seminario Misionero Diocesano “Redemptoris Mater”.

En la vicaría de Oviedo-Centro son varios los nombramientos que se han producido: José Miguel Uríos Grande se convierte en el párroco de la unidad pastoral de La Sagrada Familia-La Natividad de Nuestra Señora y Capellán del HUCA; Bernardo Granda Pérez, capellán del convento de Nuestra Santísima Madre del Carmen (Carmelitas Descalzas), eso sí, sin dejar la parroquia de La Corredoria donde presta servicio en estos momentos; Ricardo Castrillo Rojas será adscrito a la parroquia de San Francisco de Asís; Francisco Fermín Duque Ania, diácono permanente adscrito a la parroquia de San Juan El Real; y David Álvarez Rodríguez, nuevo diácono adscrito a la parroquia de San Pablo.

En el arciprestazgo de Siero, Roberto Mata Santamaría se convierte en párroco de la unidad pastoral de Sariego; Manuel Alonso Martín, párroco de la unidad pastoral de La Carrera; Artemio Grande Bermejo, diácono permanente adscrito a la unidad pastoral de Siero. En el de El Caudal, Natanael Valdez Arredondo pasa a ser diácono adscrito a la unidad pastoral del Bajo Aller mientras que en la de El Nalón, Marcos Argüelles Montes se convierte en párroco de la unidad pastoral de Redes y vicario parroquial de Santa María de Pola de Laviana.

En la vicaría de Gijón-Oriente hay también un buen número de nombramientos. Por un lado, en el arciprestazgo de Gijón, José Reinerio Fernández Iglesias pasa a ser párroco de La Resurrección en la unidad pastoral de La Resurrección-El Espíritu Santo-San Pablo; César Rodríguez García, adscrito a la unidad pastoral de La Resurección-El Espíritu Santo-San Pablo; José Eduardo Zulaiba Cordero, párroco de Santa Cruz de Jove, sin dejar su actual parroquia; Santiago Heras Cendón, párroco de El Buen Pastor; Andrés Fernández Díaz, párroco de La Asunción, en la unidad pastoral La Asunción-San Juan XXIII; y José María Laredo Argüelles, diácono permanente adscrito a la parroquia de San Miguel de Pumarín.

En el arciprestazgo de Covadonga, Arturo José Matías Gutiérrez será párroco de Santa Eulalia de Coya, Santa María de Anayo, Santa Lucía de Cadanes, Nuestro Señora de La Merced de Lodeña, San Cristóbal de Pintueles, Nuestra Señora de la Asunción de Artedosa, Santo Domingo de La Marea y Santo Toribio de Tozo. En el arciprestazgo de Villaviciosa, por su parte, Carlos Capellán Montoto, nuevo párroco de San Julián de Cazanes y San Vicente de Grases, sin dejar su actual parroquia; y Néstor Andrés Atampiz Ríos, nuevo párroco de la unidad pastoral de Selorio, sin dejar su cargo como vicario de parroquial de Villaviciosa.

Por último en la vicaría de Avilés-Occidente hay también diversos nombramientos: en el arciprestazgo de Avilés, el mencionado de José Juan Hernández Déniz, en la unidad pastoral de Villalegre-La Luz; en el de Pravia, Pedro Martínez Serrano, diácono adscrito a la unidad pastoral de Muros-Cudillero; en el de El Eo, Allan Eduardo Cerdas Gamboa, párroco de Santa Eulalia de Oscos; Diego Fernández Cruz Sosa, vicario parroquial de Santa Eulalia de Oscos; y Benjamín Álvarez Freije, adscrito a esa misma parroquia; en El Acebo, César Gustavo Acuña Dos Santos, párroco de la unidad pastoral de Pola de Allande, Miguel Vilariño Suárez, párroco de la unidad pastoral de Degaña-Ibias y Gonzalo Mazarrasa Martín, vicario de Cangas del Narcea.

Compartir el artículo

stats