Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conmoción en la región por un ataque machista

Los acusados de la violación grupal en Gijón sostienen que el sexo fue consentido

Prorrogada la detención de los cuatro jóvenes, que hoy pasarán de nuevo a disposición judicial para ser reconocidos por las víctimas

Una periodista portuguesa, ayer, ante el Palacio de Justicia de Gijón. | P. P.

Los cuatro portugueses acusados de violar en manada a dos mujeres de 22 años en una pensión de Gijón la madrugada del viernes al sábado declararon que las relaciones sexuales fueron consentidas. Los detenidos pasaron ayer por la tarde a disposición judicial antes de regresar a los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional en El Natahoyo, donde permanecen detenidos desde primera hora del sábado. Todos ellos aseguraron que las relaciones fueron consensuadas y negaron haber golpeado a las dos chicas, a las que conocieron por redes sociales y luego en un bar de copas, para someterlas a la supuesta agresión.

Para hoy está previsto que los cuatro arrestados, todos de menos de 30 años, vuelvan a pasar a disposición judicial. Si bien, no tendrán que prestar declaración y solo acudirán al Palacio de Justicia de Gijón para someterse al reconocimiento facial por parte de las dos víctimas que ayer no estaban citadas en el número 1 de la plaza del Decano Eduardo Ibaseta, pero hoy sí se espera su presencia para cumplimentar dicho trámite. Los portugueses prestaron declaración en sede judicial a eso de las dos de la tarde y estuvieron hasta casi las cinco, a pesar de que la previsión es que acudieran a los juzgados solo hoy. La falta del parte de lesiones, la testifical de las víctimas y otros atestados hicieron dictaminar a la jueza sustituta del Juzgado de Instrucción número 5, el que estaba de guardia el fin de semana, la prórroga de su detención otra noche más.

Los hechos acontecidos la madrugada del viernes al sábado han conmocionado a Gijón y Asturias. El suceso tuvo lugar en un alojamiento hotelero en el barrio de El Carmen, a donde condujeron a sus víctimas tras haber concertado una cita por redes sociales en un bar de copas. Fueron detenidos sobre las ocho de la mañana en el número 16 de la calle Pedro Duro, donde pasaban la noche en un piso turístico en la segunda planta, justo delante de un bufete de abogados. Las pesquisas también se centraron en el número 19 de la calle de El Carmen, sede de una conocida pensión turística cuyos dueños están vinculados al piso donde fueron detenidos los portugueses. También son los responsables de un hotel en la plaza Estación de Langreo frente a “el solarón”. La investigación se centró en ese lugar porque allí acudió en mitad de la noche una joven llamando timbre por timbre a todos los pisos buscando a los supuestos agresores.

Irene Díaz accede al número 19 de la calle del Carmen. | P. P.

Irene Díaz, una vecina del número 19 de la calle de El Carmen, fue la primera que abrió la puerta a esta joven. “Ahora, sabiendo lo que pasó me arrepiento porque considero que la traté mal”, explicó la chica, que se limitó a decirle que ella no sabía nada de ningunos portugueses y que dejara de llamar a los timbres porque “no todos los pisos son de la pensión”. El motivo de esta respuesta viene porque los vecinos de este bloque denuncian una tortuosa relación con los dueños de la pensión. “Ahora, sobre todo por el verano, es muy normal que nos piquen por las noches gente de todo tipo y borrachos también. Estamos hartas”, lamentó Díaz. Sobre el encuentro con la chica, la vecina apenas pudo aportar más referencias y ella cree que debía “tratarse de una de las amigas” de las víctimas. “Solo decía que buscaba a unos portugueses, porque se la habían liado muy gorda”, apuntó la mujer, que especuló con la posibilidad de que esta chica se personara en la pensión tras haber sido contactada por las víctimas por Whatsapp.

Los hechos han generado una gran repercusión tanto en Asturias como en Vergara, una localidad guipuzcoana de donde es oriunda una de las víctimas. Esta se encontraba en Gijón en compañía de la otra mujer violentada, que si es vecina de la ciudad, pasando unos días de vacaciones, según informaron fuentes oficiales. Las dos están en tratamiento psicológico y hoy deberán identificar a los agresores, cuya identidad no ha transcendido. Su nacionalidad, eso sí, atrajo cierto interés en el país vecino desde donde se desplazaron varios reporteros.

La supuesta violación en manada ha sido uno de los episodios más trágicos sucedidos en Gijón en las últimas semanas. Para encontrar un caso similar hay que retroceder hasta el 26 de agosto de 2019, cuando Juan Manuel S. D. forzó a una corredora en el parque fluvial de Viesques. Fue condenado recientemente a 14 años. Más cerca en el tiempo, un joven de unos 20 años accedió a un portal en Pumarín y realizó tocamientos íntimos a una mujer antes de escapar a toda velocidad de la zona ante los gritos de la chica.

Gijón y Vergara claman hoy contra la agresión con concentraciones ante los ayuntamientos


Gijón y Vergara son las dos localidades que hace dos días amanecieron conmocionadas por la violación grupal sufrida por dos mujeres en un alojamiento turístico del barrio de El Carmen. El Consejo de Mujeres gijonés ha convocado para hoy, a las 19.00 horas, en la plaza Mayor de la ciudad una concentración de repulsa por los hechos denunciados y sucedidos en una pensión de El Carmen. A la misma hora habrá un acto semejante en la plaza San Martín, en Vergara, donde se encuentra el consistorio de la localidad guipuzcoana de donde es oriunda una de las dos chicas agredidas. En este caso, el gesto de protesta lo convoca el movimiento feminista “Martxanterak” y al mismo se han sumado en pleno todos los grupos municipales de esa localidad, que son Bildu, que ostenta la alcaldía, el PNV y el PSOE. Ayer por la tarde, a las 18.00 horas, los portavoces de esos grupos municipales mantuvieron una reunión para analizar los pasos a dar en las próximas horas. Tras ese encuentro, los tres portavoces emitieron una declaración conjunta en la que se comprometen a prestar todo el apoyo a la víctima y a su familia. “Se ha activado el protocolo contra agresiones de la localidad. El Ayuntamiento quiere mostrar toda su cercanía a la mujer de Vergara y a su familia y se compromete a responder a las necesidades que tenga si ella así lo desea”, reza el documento. En el mismo, el gobierno local de la localidad, conmocionada por lo sucedido, condena un nuevo caso de violencia contra las mujeres. “Este último ataque tiene dos elementos que hacen más grave el hecho: la violencia empleada y que se haya realizado al amparo de un grupo”, zanja el texto.

Compartir el artículo

stats