Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lydia Espina toma el mando de Educación en un relevo aplaudido por los docentes

Barbón hace el primer cambio en su Gobierno con la sustitución de Carmen Suárez, blanco de las críticas de sindicatos y oposición

Relevo en educación

Relevo en educación

Lydia Espina, hasta ahora directora general de Planificación e Infraestructuras Educativas, será desde el viernes la nueva consejera de Educación del Gobierno del Principado de Asturias. Toma el relevo de Carmen Suárez. Un cambio de cartera, el primero del ejecutivo que dirige Adrián Barbón desde hace dos años, que llevaba semanas fraguándose y que los docentes aplauden, aunque aseguran que debería haberse hecho antes. La oposición aprovechó el relevo para atizar al trabajo realizado por Suárez, a quien acusan de haber “improvisado”. Barbón justificó el cambio asegurando que es necesario “conseguir una mayor conexión entre la formación y el empleo para responder a la demanda de un mercado laboral en profunda transformación”.

Los sindicatos de la educación expresaron su “satisfacción” por un relevo que consideran necesario y que, en palabras de algunos de ellos, debería haberse hecho antes. Es una visión que choca con la de Barbón, quien destacó el “trabajo, dedicación y compromiso” de Carmen Suárez durante un mandato, “un período especialmente duro y complejo, marcado por la pandemia, en el que se han cometido aciertos y errores, pero en el que se ha demostrado que Asturias cuenta con un sistema educativo público robusto y capaz de afrontar circunstancias extraordinariamente adversas”.

Ahora, el líder del Ejecutivo asturiano asegura que quiere “avanzar hacia una mayor conexión entre formación y empleo”. El Presidente destaca que la nueva consejera, como no podría ser de otra forma, tendrá todo su respaldo “para hacer frente a los desafíos que tenemos por delante, y lo hará desde el diálogo, el acuerdo y la búsqueda de lo mejor para los intereses de Asturias”.

Las valoraciones de Barbón chocan con la visión de los sindicatos. "Tras de sí deja la peor gestión educativa marcada por la ausencia de diálogo y el rodillo que propició la salida de tres directores generales y de múltiples jefaturas de servicio, además de frecuentes encontronazos con el profesorado”, afirma el sindicato de profesores ANPE, que le pone deberes a Espina. Asegura que no aceptará que se relajen las medidas que se demostraron eficaces en la lucha contra la pandemia, especialmente la contratación de profesorado para atender aulas con ratios reducidas, manteniendo la distancia interpersonal.

Desde UGT desean a la nueva consejera "suerte y acierto". Consideran que lo principal es "recuperar el diálogo social" y "poner en el centro al profesorado que se ha sentido abandonado durante la pandemia".

Por su parte, Carlos Díaz, representante del sector de educación de CSIF agradece los servicios prestados por la anterior consejera a lo largo de su trayectoria profesional. “Aunque haya habido discrepancias, hay que reconocer a Carmen Suárez su talante abierto y dialogante con los diferentes sectores de la comunidad educativa para intentar sacar adelante la situación más difícil que ha tenido nunca la educación en el Principado, si bien es cierto que no siempre con el éxito o acierto que requería” señaló. Díaz también aplaude el nombramiento de Lydia Espina. Reconoce que “es bueno que quien esté al frente, conozca de primera mano lo que pasa a diario en los centros educativos”

En el terreno político, el PSOE agradece los servicios prestados a Suárez, mientras que el relevo llega tarde para la oposición. Dolores Carcedo, portavoz del PSOE, mostró su agradecimiento a la consejera de Educación por su compromiso y el trabajo realizado. “Seguiremos trabajando por una educación pública de calidad, adaptada a las nuevas demandas de la sociedad y como instrumento fundamental para garantizar la igualdad de oportunidades. Deseamos todo el acierto a la nueva consejera en esta tarea”.

Mientras que Gloria Ortiz, del PP, señaló que “la educación asturiana ha sido víctima de una gestión basada en la improvisación, la falta de diálogo, las decisiones erráticas y sin consenso, que han ocasionado la queja generalizada de toda a la comunidad educativa”.

Luis Fanjul, diputado de Ciudadanos en la Junta General del Principado, afirma que “la gestión durante esta pandemia de la Consejería de Educación es una clara muestra de la incapacidad del Gobierno para resolver todas las cuestiones que afectan al sistema educativo asturiano”

A Foro Asturias le preocupa la degradación de las instituciones del Principado cuando un cambio de gobierno se anuncia de esa manera, mediante una nota de prensa. Adrián Pumares, secretario general del partido, valoró “como una buena noticia para profesorado, alumnado y familias el cambio, pero que llega muy tarde”.

Podemos resaltó que “se está errando el enfoque en cuestiones como la protección de la industria asturiana, el desarrollo de políticas de empleo, la gestión y acceso a la vivienda, la lucha contra la contaminación o la dependencia”. Para la formación morada, lo importante es que cambien las políticas erróneas y no las caras de los políticos.

Por su parte, Ángela Vallina, de IU, pide a la nueva consejera capacidad de diálogo y acuerdo con toda la comunidad educativa. “IU espera que los cambios en la Consejería de Educación permitan dar respuesta a los problemas que arrastraba el departamento de Carmen Suárez”. Y enmarcó esta remodelación del ejecutivo de Adrián Barbón como “dentro de lo normal”.

Vox califica la renovación como propia de un gobierno a quien no le gusta tomar decisiones y esperar a que las cosas pasen. Desde el partido se propone realizar más cambios, “como el de la consejera de Cultura, Berta Piñán, o de la consejera de Hacienda, Ana Cárcaba”.

Espina, profesora de Inglés, dirigió un colegio de Gijón


La nueva consejera de Educación nació en Villaviciosa en 1974. Es funcionaria de carrera del cuerpo de maestros desde 2016 y licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Salamanca. Posteriormente obtuvo el grado de maestra en Educación Primaria. Durante su trayectoria, ha ejercido como profesora de Infantil y Primaria, además de profesora de inglés en varios centros educativos de Asturias. Desde el verano de 2019 dirigía el Colegio Público Montevil, de Gijón. Antes de incorporarse a la Consejería de Educación como directora general de Planificación e Infraestructuras Educativas, Lydia Espina ocupaba la Concejalía de Educación, Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Villaviciosa. Ahora, tendrá un papel esencial en la planificación educativa regional, como “clave para garantizar la imprescindible igualdad de oportunidades” y fomentar la equidad, destacó el Principado.

Comunicado del Presidente


Quiero informar a la sociedad asturiana que he decidido proceder al relevo de Carmen Suárez al frente de la Consejería de Educación, a quien le agradezco el trabajo, la dedicación, el compromiso y su servicio a Asturias a lo largo de este bienio. Ha sido un periodo especialmente duro y complejo, marcado por la pandemia, en el que se han cometido aciertos y errores, pero en el que se ha demostrado que Asturias cuenta con un sistema educativo público robusto y capaz de afrontar circunstancias extraordinariamente adversas.

 Esta decisión responde al compromiso que adquirió conmigo al principio de esta legislatura para estar al frente de su responsabilidad durante los dos primeros años del mandato. Debo recordar que Carmen Suárez accedió a la Consejería de Educación el 25 de julio de 2021, cuando ya estaba jubilada, tras una larga y dilatada trayectoria de servicio público en la educación asturiana.

 La persona que asumirá la Consejería de Educación es Lydia Espina López, actual directora general de Planificación e Infraestructuras Educativas del Gobierno de Asturias. También ha desarrollado su carrera profesional como docente y ha ocupado responsabilidades en equipos directivos. Hasta su nombramiento como directora general, era la directora del Colegio Montevil de Gijón. Además, tiene experiencia en la administración local, pues ha sido concejala en el Ayuntamiento de Villaviciosa.

Es plenamente consciente del relevante papel que debe jugar la educación en el futuro inmediato de Asturias porque es una pieza clave para garantizar la imprescindible igualdad de oportunidades y corregir las desigualdades, apostando por la equidad. Una sociedad moderna debe invertir en talento, es uno de los principales retos a los que nos enfrentamos, así como en avanzar hacia una mayor conexión entre formación y empleo para poder afrontar los importantes retos que supone un mercado laboral en transformación por el impacto de la revolución tecnológica y el protagonismo de la innovación.

Tendrá todo mi apoyo para hacer frente a los desafíos que tenemos por delante, y lo hará desde el diálogo, el acuerdo y la búsqueda de lo mejor para los intereses de Asturias.

El cambio tendrá efectos el día 29 de julio, con la toma de posesión de la nueva consejera.

Compartir el artículo

stats