Los problemas que no cesan en el acceso por carretera al suroccidente sumarán a partir del martes un nuevo obstáculo. A partir del 3 de agosto, se cerrará al tráfico la N-634, entre el enlace de Casazorrina y la glorieta de La Espina, con desvío alternativo de la circulación por la carretera N-634a. La demolición del puente de Godán, en Salas, obligará a cerrar completamente al tráfico la carretera N-634 entre la rotonda de Casazorrina, en las inmediaciones de la capital salense, y el alto de La Espina, obligando a los automovilistas en tránsito desde y hacia Tineo a volver a realizar este trayecto de subida y bajada por las curvas de la carretera vieja.

Según la información del Ministerio de Transportes, los trabajos durarán unas cuatro semanas y también obligarán a cortar la carretera autonómica AS-370 entre Salas y Soto de los Infantes, para lo que se propone un desvío a través del itinerario alternativo propuesto, por la carretera AS-15 desde Soto de los Infantes hasta Cornellana y por la N-634 desde Cornellana hasta Salas.

El nuevo problema llega sólo unas semanas después de la apertura del paso alternativo que después de tres meses de cierre salva el gran argayo que cayó la pasada primavera entre Casazorrina y Villazón y únicamente unos días después de que este mismo tramo que ahora se cortará totalmente también se haya cerrado al tráfico de camiones.