El Principado de Asturias va a recibir una ayuda por valor de un millón de euros para la reparación o restitución de infraestructuras, equipamientos e instalaciones dañados como consecuencia de catástrofes naturales, en concreto las que se produjeron a finales de 2019, cuando se encadenaron varias tormentas de agua y nieve con dos fallecidos en la región.

Las subvenciones aprobadas por el Ministerio de Política Territorial suman como máximo el 50% de los costes de los proyectos, sumando un total de 32.329.450,84 euros para todo el conjunto del país. De esa cantidad, 1.059.883,02 irá destinado a Asturias para sufragar los gastos de los proyectos solicitados que tenían un valor de 2.119.766,10 euros y que se produjeron, en concreto, entre finales de noviembre de 2019 y mediados de diciembre de ese mismo año.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy la resolución del Ministerio de Política Territorial que recoge la resolución y asignación de las subvenciones previstas en los reales decretos 778/2020, de 25 de agosto, y 904/2020, de 13 de octubre, para reparar daños producidos por situaciones catastróficas registradas hasta el 31 de marzo de 2020.

Los destinatarios de estas ayudas son el Gobierno del Principado de Asturias y los Ayuntamientos de Gijón, Langreo, Mieres y Carreño.

El Gobierno del Principado recibirá la suma de 661.408,9 euros para once actuaciones, como la retirada del desprendimiento de la AS-15, el arreglo del hundimiento en la AS-112 en Aller y la retirada de argayos y árboles caídos en Cangas del Narcea, Laviana, Lena, Oviedo y Riosa.

Para el Ayuntamiento de Gijón están destinados 110.785,63 euros para el sostenimiento en la carretera de Batiao y la reparación de un hundimiento en Caldones. Mieres dispone de 202.161,97 euros para seis actuaciones, la de mayor cuantía es para solucionar la interrupción del suministro de agua en Santa Cruz. Por último, 57.090,83 van para cuatro obras del Ayuntamiento de Carreño, como reparaciones de aceras.