Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sol a cuentagotas que cautiva a los turistas

El verano fresco que está viviendo Asturias no espanta a los visitantes: “Estamos encantados con que haga menos calor”

Eugenia Reyes y Álvaro Delgado, de Madrid, junto a la estatua de Woody Allen en Oviedo. | N. F.

Eugenia Reyes y Álvaro Delgado, de Madrid, junto a la estatua de Woody Allen en Oviedo. | N. F.

El mal tiempo no frena a los turistas que veranean en Asturias. El mes de julio en el Principado ha sido uno de los peores que se recuerdan en muchos años en cuanto a temperaturas. Los asturianos han podido ver pocos días el cielo azul, ya que los grandes protagonistas de esta temporada estival están siendo los días grises y las temperaturas frescas. Sin embargo, para mucha gente que viene a pasar sus vacaciones al “paraíso natural” no supone ningún problema. O, incluso al contrario, vienen en busca de esos grados de menos.

“Venimos de Madrid y estamos encantados con que haga menos calor que allí, es menos agobiante”, afirma el matrimonio formado por Álvaro Delgado y María Eugenia Reyes. Pasan la jornada en Oviedo y comentan que de los diez días que llevan en su casa de La Caridad (en el concejo de El Franco) no han visto el sol “nada más que uno”. “Ese fue el que aprovechamos para ir a la playa, el único en todo el verano que nos hemos dado un baño”, afirma Álvaro Delgado, que lleva viniendo a Asturias cada verano desde el año 82 y asegura que no recuerda un verano tan “gris y nublado” como este. “El año pasado nos sorprendió el buen tiempo que hizo, pero sabíamos que era algo excepcional, lo de este año se acerca algo más a lo normal, aunque esté siendo el peor que recuerdo en mucho tiempo”, afirma. No obstante, los dos hacen hincapié en que esta es una de las virtudes que tanto les atraen de Asturias: “Es una tierra maravillosa y es así de verde gracias a este tiempo”.

Maica Villarón y Maider Aldunate, madre e hija de Pamplona, ayer,  en la plaza de la Catedral. | N. F.

Maica Villarón y Maider Aldunate, madre e hija de Pamplona, ayer, en la plaza de la Catedral. | N. F.

Según los datos ofrecidos por eltiempo.es, las temperaturas máximas este mes en la región están teniendo una media de 22-23 grados Los 30 grados apenas se han alcanzado en julio. De hecho, en Gijón hubo una jornada en la que no se consiguieron superar los 17 grados, llegando a registrarse una mínima de doce durante la madrugada. Este verano, por tanto, no está permitiendo aparcar del todo la chaqueta en casa.

Estos valores resultan especialmente llamativos para aquellas personas procedentes de provincias en las que se superan a diario los 30 grados. Es el caso de Javier Carreto y Mónica Rodríguez, matrimonio gaditano que están pasando unos días en Asturias con sus hijos de 7 y 5 años. Se alojan en Piedras Blancas y ayer paseaban por Oviedo por primera vez. El reloj marca las cuatro de la tarde y aseguran que “en Jerez a estas horas no podríamos estar en la calle”. “Este tiempo es fantástico, venimos de una zona donde hace demasiado calor, aquí aprovechamos mejor los días porque a estas horas estaríamos metidos en casa”, afirma el padre de familia, mientras que su mujer añade que no han ido ningún día a la playa. “No veníamos buscando un viaje de playa porque la tenemos al lado de casa, estamos acostumbrados a ir con 40 grados, para nosotros este tiempo sería frío para ir”, asegura. Ante la posibilidad de regresar otro verano, no la descartan: “Este tiempo no nos va a echar para atrás si queremos repetir, nos gusta mucho el Norte en verano”.

¿Y por qué apenas está haciendo calor en el Norte? Desde eltiempo.es explican que Asturias, al igual que su vecina Galicia, no ha recibido las dos entradas de aire cálido procedente de África que tuvieron lugar durante este mes y que dieron como resultado un julio con altas temperaturas en prácticamente toda la Península. Esto se debe a que en estas dos comunidades, los vientos del Norte y el Oeste han sido los predominantes, lo que provoca su exposición a masas de aire más fresco y húmedo de procedencia atlántica.

Gracias a estas razones, Asturias se convierte en un lugar idóneo para aquellos turistas que buscan refugiarse del calor que inunda el resto de la Península. “Para estas vacaciones buscamos un sitio que estuviera fresquito”, comenta la turista barcelonesa Ana González frente a la plaza de la Catedral. Su marido, José María García, añade que incluso les daría igual que lloviese. “Este tiempo es mucho mejor para hacer turismo”, opina. El matrimonio hace un recorrido por toda Asturias y, además de Oviedo, ya han visitado Luarca, Gijón y Cangas de Onís. “El mal tiempo ya lo hemos pillado de pleno y no ha sido ningún impedimento para todo lo que hemos hecho”, recalcan.

Cuando Maica Villarón y Maider Aldunate, madre e hija procedentes de Pamplona, prepararon su viaje por Asturias, también lo hicieron pensando en el tiempo que se iban a encontrar. “Nos lo esperábamos incluso peor, al menos no está lloviendo casi ningún día. Hoy fuimos al Prerrománico del Naranco y la temperatura era perfecta para visitarlo”, cuenta Maider Aldunate mientras descansa junto a su madre en un banco de la plaza de la Catedral tras haber comido en un restaurante de Gascona. Cogen fuerzas para seguir conociendo la ciudad de Oviedo, que les “está encantando”.

“Lloviendo, la ciudad no luciría lo mismo, pero que esté nublado y no haga tanto calor nos está viniendo genial para conocerla”, sentencia la madre navarra.

Compartir el artículo

stats