Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un frente de lluvias extiende a agosto el “no-verano” que Asturias sufrió en julio

Los meteorólogos advierten de la situación anómala de la estación, con temperaturas más bajas que otros años y más precipitaciones

Bañistas ayer en la playa de San Lorenzo, en Gijón, en una jornada nubosa. | Ángel González

Bañistas ayer en la playa de San Lorenzo, en Gijón, en una jornada nubosa. | Ángel González

El mes de agosto arranca en Asturias con un frente frío que mantendrá las temperaturas hasta 10 grados por debajo de la media habitual por estas fechas. Vendrán días nubosos, con lluvia: la tónica de un verano que los meteorólogos reconocen inmerso en una gran anomalía respecto a los veinte años precedentes. La previsión para los próximos días es que en algunas zonas se alcancen precipitaciones de hasta 100 litros por metro cuadrado, mientras que en el resto de España el verano está resultando más seco de lo habitual.

En la estación en la que los bikinis y los pantalones cortos son tendencia, en Asturias cuesta deshacerse de la chaqueta. Javier Martínez de Orueta, técnico de medio ambiente y “cazador de nubes”, explicó a LA NUEVA ESPAÑA por qué cuesta tanto vislumbrar unos rayos de sol. Martínez se basa en las nubes para predecir y estudiar los fenómenos meteorológicos. “Debido a la proximidad con el Cantábrico, cuando soplan vientos del Norte, que son los que lo están haciendo estos días, dejan nubes en Asturias y temperaturas más frescas”, señala. Pero deja claro que no es nada nuevo tener un verano así, ni algo que deba sorprender. “Tenemos, en general, una memoria un poco corta. Aunque el año pasado fue un verano bastante bueno en cuanto al tiempo, pero este no es el primero en el que las nubes predominan y cuesta tanto ver el sol”, recuerda.

“Los veranos en el Principado dependen en gran medida del anticiclón que nos afecta y de dónde vengan los vientos”, asegura. Y, para explicarlo mejor, añade: “Si nos envía vientos de componente este, los cielos estarán despejados y saldrá el sol. Si por el contrario, los vientos son de componente norte, los cielos estarán totalmente cubiertos como es el caso actual”.

En cuanto a la niebla tan presente estos días en la comunidad autónoma, señala que “son masas de aire cálido de África que, al entrar en contacto con el mar Cantábrico, el contraste de temperaturas hace que bajen y se instalen en el Principado”.

Asturias es una comunidad con mucha variedad, no solo la que conocemos en el terreno gastronómico o cultural, también en el clima. “Las zonas del sur occidental están pegadas a una cordillera más baja, por lo que en esos lugares pueden tener sol mientras en el resto de territorio estamos con la niebla”, comenta. “Llanes, por ejemplo, al tener el Cuera tan próximo al mar, son más propensos a un clima nuboso”, añade el técnico.

En todo caso, la predicción meteorológica para esta semana es que apenas habrá intervalos de sol. Hoy se espera cielo nuboso o cubierto, con lluvias y chubascos ocasionalmente acompañados de tormenta, y que localmente pueden ser fuertes de madrugada, tendiendo durante la segunda mitad del día a disminuir la nubosidad a intervalos nubosos, al tiempo que gradualmente remitirán las precipitaciones.

Para el jueves se prevé una jornada poco nubosa al principio, aumentando a nubosa por la tarde, con probables lluvias débiles en el este al final del día. El viernes los cielos seguirán nubosos o cubiertos, con posibilidad de que se abran algunos claros a mediodía. Habrá nieblas en zonas altas y lluvias débiles dispersas. Esta situación se prolongará durante el fin de semana. La toalla y el bañador seguirán en el armario.

Compartir el artículo

stats