Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hosteleros de las zonas turísticas de Asturias buscan trabajadores (y no los encuentran)

Los hosteleros de los concejos turísticos dicen que “debemos ofrecer un proyecto de vida, no solo trabajo para dos meses”

Archivo - Un camarero sirve un refresco a dos personas en una terraza

Archivo - Un camarero sirve un refresco a dos personas en una terraza

“Tenemos que ser capaces de ofrecer a nuestros trabajadores un proyecto de vida aquí, en el oriente asturiano y durante todo el año”. La reflexión la hacía ayer Alberto Concha, empresario del sector de la hostelería en Llanes y portavoz de OTEA, la patronal del sector en la región. La fuerte recuperación del sector turístico ha sorprendido incluso a los propios empresarios, que ahora se ven con serias dificultades para cubrir las vacantes de empleo que necesitan. Pocos quieren un trabajo para solo un par de meses, se valora más la estabilidad. Concha sostiene que “ese es nuestro déficit, necesitamos ofrecer un futuro”. Para conseguirlo, asegura que es necesario potenciar el turismo internacional con el objetivo de que la temporada se alargue lo máximo posible. Así, habría más trabajo durante más tiempo, y los posibles candidatos tendrían menos dudas a la hora de aceptar un posible empleo en el sector.

Otro problema añadido, asegura Concha, es que la proliferación de pisos turísticos en esa zona de la región hace aún más complicado atraer trabajadores. “Aquí en Llanes el mercado inmobiliario está desvirtuado por culpa de esos pisos y así es más complicado que la gente pueda tener un proyecto de vida aquí y todo esto provoca que queden vacantes sin cubrir”, asegura el empresario, que aclara que “el déficit es estructural porque, al final, tenemos que facturar en un mes lo que en otros sitios facturan en seis”.

Son problemas, entiende Cocha, que necesitan de una reflexión seria con el objetivo de “dignificar a la industria turística”. También reclama que las empresas puedan tener una mayor flexibilidad laboral; por ejemplo, a la hora de distribuir las horas extra de su personal, un asunto que ahora está muy limitado por la legislación actual. Pese a los problemas, Concha reconoce que el “verano va bien, incluso a pesar de las dificultades por el covid”. El empresario no está solo en sus críticas. También hosteleros de Cangas de Onís denuncian esas mismas dificultades. “No es que no les interesen las condiciones, es que ni siquiera preguntan por ellas”, señala un empresario de esa localidad.

Compartir el artículo

stats