Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos noches de hotel en Gijón por 900 euros: el turismo dispara los precios en Asturias

Puntos turísticos, como Llanes, rozan el lleno para todo el mes de agosto

Vista aérea del paseo del Muro.

Vista aérea del paseo del Muro. MARCOS LEÓN

Casas rurales y hoteles llenos. Alquilar una casa en Asturias para los próximos días es prácticamente imposible. También lo es coger una plaza de hotel. La posibilidad de veranear en plena naturaleza y no compartir zonas comunes ha disparado la demanda de los alojamientos rurales. En las principales páginas de reserva, apenas queda algún apartamento para alquilar, pero en ciudades.

En Gijón, por ejemplo, aún disponen de camas, pero hay que pagarlo. El precio de un apartamento de dos habitaciones y dos baños en Fomento para este fin de semana es de 850 euros. Ir a un hotel no sale más económico. Un conocido hotel en el paseo marítimo oferta dos noches por 850 euros. El resto de propuestas son algo más económicas pero el precio por día ronda los 200 euros por noche. En Oviedo, una ciudad turística pero sin playa, el fin de semana sale a unos 300 euros, según zonas y prestaciones de los hoteles. Las opciones en Avilés son similares.

Donde no hay sitio para hospedarse este fin de semana es en zonas turísticas como Llanes o Cudillero. Llanes es uno de los lugares preferidos para viajar en familia. Una encuesta en la que participaron 8.800 familias ha valorado el concejo llanisco como el mejor destino "Family-Friendly" de España en 2020 en la categoría de costa. Y eso se nota. Este fin de semana es imposible encontrar nada y alquilar algo para los últimos 15 días de agosto supera los 2.000 euros. En Cudillero y alrededores la quincena anda en torno a los 1.500 euros.

El "boom" de precios viene derivado de la alta demanda en los alojamientos de la región. Asturias se ha convertido en uno de los lugares favoritos de los turistas. Ya el verano pasado fueron muchos los que vinieron atraídos por la baja incidencia del covid en la región. Este año, a pesar del mal tiempo en lo que va de verano, el Principado saca partido a sus postales verdes y sus noches frescas para atraer al turismo.

Compartir el artículo

stats