Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud prorroga el cierre del ocio nocturno y hace balance de la situación del coronavirus en Asturias: hay 22 brotes activos que suman 183 contagios

El consejero Pablo Fernández Muñiz insiste en que están aumentando los contagios entre mayores de 65 años y llama a protegerse para no aumentar la ocupación UCI que ya llega al 11 por ciento

Jóvenes reunidos en la calle.

Jóvenes reunidos en la calle. Marta Vázquez

Asturias no volverá a abrir, al menos de momento, el interior de los locales del ocio nocturno ni tampoco va a permitir la venta de alcohol de madrugada en la comunidad. Lo avanzó esta mañana en la Junta General del Principado el responsable del área de salud del gobierno regional Pablo Fernández Muñiz. El consejero insistió en la necesidad de controlar el virus por varias razones: la más importante es que la variante delta (mucho más contagiosa) supone ya más de 6 de cada 10 casos de los detectados en Asturias. Pero no todo es preocupante: la hospitalización parece estar bajando aunque "con dientes de sierra en la estadística".

Fernández anunció que la prórroga del cierre del ocio nocturno llegará hasta el 23 de agosto. "A pesar de que hay una incidencia decreciente es preocupante la situación que estamos viviendo. Ya hemos sobrepasado la ocupación del 11 por ciento del potencial de camas con respirador que tenemos en Asturias incluidos los dispositivos especiales creados para esta crisis sanitarias", explicó el consejero de Salud, haciendo hincapié en que en las Unidades de Cuidados Intensivos "también hay que atender a otros pacientes que salen de intervenciones quirúrgicas complicadas o que tienen otras patologías graves que no tienen que ver con el Covid". 

El Principado asegura que la situación está más controlada que en otras comunidades autónomas

decoration

"Nos preocupa ver como el incremento de contagios en mayores de 65 años en otras comunidades supone un impacto asistencia muy importante", relató. En el Principado, ahora mismo hay 22 brotes activos con 283 casos positivos en total y los hospitales tiene ingresados a 181 pacientes positivos por coronavirus a los que hay que sumar los 33 que están en las UCI. Unos datos que hay que tener en cuenta porque, asegura el gobierno regional, "pueden empeorar por el incremento de la movilidad que trae el verano".

"El gobierno de Asturias se decidió hace semanas el cierre temporal de interior de ocios nocturnos y prohibir la venta de alcohol de madrugada. Son dos medidas revisables. Del análisis de los datos de los eventos del mes de julio se constató que el 53 por ciento de los contagios están relacionados con el ocio nocturno", explicó Fernández Muñiz llamando a "frenar el virus para salvar vidas".

La quinta ola, a la baja

Asturias encara ya el final de la quinta ola de contagios del coronavirus con la incidencia en descenso en todas las franjas de edad, los ingresos en planta a las puertas de su estabilización y la llegada de pacientes a las UCI aún aumentando, pero con previsión de que se frene en días. El consejero de Salud, Pablo Fernández, apeló ayer a la “prudencia”, tras asistir al consejo interterritorial de Salud. “La incidencia está disminuyendo a costa del descenso en los grupos más jóvenes, pero con unas cifras aún muy altas, y con estabilización en los mayores de 65 años”, detalló el consejero. Recordó, además, que la variante mayoritaria del virus en Asturias es la de tipo “delta” (con casi el 60 por ciento de los casos, según el Gobierno regional), por lo que toca “estar muy vigilantes a fin de proteger los grupos de mayor edad y evitando el impacto en las residencias”. El martes se detectaron 201 casos, pero la tasa de positividad sigue alta, en el 9,30%,

La mirada se dirige hacia los mayores, una vez que la descomunal incidencia entre los grupos más jóvenes no vacunados que se ha vivido las últimas semanas comienza un drástico descenso (la incidencia se redujo en ellos un 70% en 20 días). Las razones están claras: las vacunas protegen, pero un bajo porcentaje de quienes se infecten con el virus, aun habiendo recibido las dos dosis, necesitarán hospitalización y, algunos, sufrirán graves consecuencias. El elevado número de casos en jóvenes, aun siendo estos menos proclives a sufrir consecuencias graves, eleva el riesgo de contagio en el resto de grupos vacunados. Tanto es así que ya se han producido casos en residencias de ancianos, donde se encuentran los asturianos más vulnerables a la enfermedad.

Moratoria de tercera dosis. Además, esta situación se produce cuando, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, el aumento de contagios en ancianos abre el debate en Asturias sobre poner ya una tercera dosis a los mayores. Es precisamente estos últimos días cuando se está detectando un aumento de la edad de hospitalización. En pleno debate, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió una moratoria mundial de esa tercera dosis en mayores a fin de asegurar las primeras dosis en otros países y así garantizar el objetivo de que el 10 por ciento de la población mundial esté vacunada a finales de septiembre, ya que la mayoría de las vacunas han terminado en los países ricos.

Compartir el artículo

stats