Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres años del asesinato de Ardines: siguen en el aire el jurado y el calendario del juicio

El inicio de las vistas está previsto para el 29 de octubre, aunque no se ha facilitado aún a las partes cómo será el desarrollo de las mismas

Javier Ardines en el Ayuntamiento de Llanes. | E. G. CEA

Mañana lunes se cumplen tres años del asesinato del concejal de IU de Llanes Javier Ardines, uno de los crímenes más sonados de los últimos años, con una gran proyección mediática nacional. Ya queda menos para la celebración del juicio, cuyo inicio está previsto para el 29 de octubre, pero aún no se ha comunicado a las partes ni la composición del jurado ni el calendario de vistas de un juicio que será muy largo, con decenas de testigos y peritos.

Será, además un juicio con enjundia. La sorpresa llegó el pasado mes de junio, cuando el TSJA anuló la declaración prestada por Jesús Muguruza, el supuesto intermediario que puso en contacto al presunto instigador del crimen, el vasco Pedro Luis Nieva, con los sicarios que habrían cometido materialmente el asesinato, los argelinos Djilali Benatia y Maamar Kelii. Muguruza acudió a declarar como testigo ante la Guardia Civil, y en el curso del interrogatorio se autoinculpó, sin que se detuviese el acto y se le leyesen los derechos. El tribunal anuló esta declaración pero no el resto de las actuaciones, al considerar que los datos aportados en ese momento por Muguruza podrían haber sido conseguidos por los investigadores por otros medios. En cualquier caso, este será uno de los puntos cruciales a los que se agarrarán las defensas para tratar de anular las actuaciones, si no en la Audiencia Provincial y el TSJA, sí en el Tribunal Supremo, donde el asunto terminará tarde o temprano.

Sobre las seis de la mañana del 16 de agosto de 2018, Javier Ardines salió de su casa en Belmonte de Pría a bordo de su vehículo y se encontró en el camino con unas vallas que le impedían el paso. Ya le había ocurrido en días previos. Cuando las retiraba fue atacado por dos sicarios –según la declaración inicial de Benatia, de la que se retractó posteriormente, aduciendo presiones de los investigadores– que le golpearon en la parte trasera de la cabeza y posteriormente le estrangularon.

Las pesquisas se dirigieron muy pronto hacia Pedro Luis Nieva, marido de una prima de la esposa de Ardines, quien había enviado una grabación a la familia en la que se escuchaba a Ardines y a la esposa del vasco manteniendo una conversación picante. A los investigadores se les representó rápidamente el móvil del crimen, esto es, la presumible relación entre Ardines y la mujer de Nieva.

Tras hacer un seguimiento de su móvil, identificaron a Muguruza y a un tercer individuo, que resultaría ser Benatia, con los que había viajado a Llanes, con la supuesta intención de mostrarles el escenario del posterior asesinato. Finalmente sería identificado un cuarto implicado, Maamar Kelii, cuyo móvil habría estado en las inmediaciones de Belmonte de Pría la mañana del crimen.

Kelii terminó desplazándose a Argelia y luego a Suiza, lo que precipitó la detención de los otros tres implicados, en febrero de 2019. Solo Benatia admitió los hechos. Nieva se guarneció tras un obstinado silencio. Finalmente, Kelii fue extraditado a España y Benatia cambió su declaración, negando haber participado en el crimen.

Compartir el artículo

stats