Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los botellones vuelven a las localidades costeras asturianas: cientos de jóvenes desalojados y 130 denuncias en una noche

Salinas, Luanco, Llanes, Ribadesella, Candás o San Juan de la Arena, entre los lugares en los que tuvo que intervenir la Guardia Civil

6

Intervención policial en Salinas (Castrillon) la pasada noche. RICARDO SOLÍS

Con el fin de semana vuelven los botellones a Asturias. Unos días después del desmadre que se vivió en las localidades costeras asturianas durante el puente festivo, las fuerzas de seguridad se han vuelto a ver obligadas a desalojar a centenares de jóvenes que se habían congregado esta pasada noche sin respetar las medidas de seguridad para consumir alcohol en la calle.

Entre las múltiples intervenciones de la Guardia Civil de esta madrugada, enmarcadas en el dispositivo para vigilar que se cumplen las normas para prevenir el covid, destacan el desalojo de más de 500 personas en Castrillón y unas 400 en Luanco. Durante el trascurso de la noche los agentes formularon más de 130 denuncias.

Estas aglomeraciones nocturnas, además de los peligros para la expansión del virus, preocupan por la creciente sensación de inseguridad que generan entre los vecinos. El apuñalamiento de un joven en Salinas cuando volvía de una de estas reuniones nocturnas se une al otro apuñalamiento que se registró el fin de semana pasado durante el "no carnaval" de Luanco,

Estas son las principales intervenciones que tuvieron lugar durante la pasada madrugada:

  • Se disuelven pequeñas aglomeración de personas en Candás y Caravia, sin que se registren incidentes.
  • En la localidad de San Juan de la Arena se disuelve un botellón en el exterior de establecimiento hostelero y se procede al cierre de otro. 
  • En la localidad de Luanco, se disuelve un botellón de unas 400 personas en las inmediaciones de la iglesia y la zona del paseo marítimo.
  • En Salinas (Castrillón) se interviene en un botellón de 500 personas en el paseo marítimo que se disuelve. Así mismo se actúa sobre otro de unas 40 personas, en la zona del club náutico.
  • En Llanes la actuación conjunta de la Guardia Civil y de la Policía Local evitan una aglomeración de unas 200 personas en el casco urbano tras la aplicación del horario de cierre. Posteriormente los jóvenes se desplazan al paseo de San Pedro.
  • En Ribadesella la Guardia Civil evita la aglomeración de unas 150 personas en el casco urbano tras el horario de cierre.

El cribado juvenil pierde fuelle

Las reuniones callejeras, multitudinarias y regadas de alcohol que se han registrado en las últimos tiempos en Asturias, han sembrado entre los responsables sanitarios un indisimulado temor a un rebrote de la curva. Habrá que esperar para comprobar si las actitudes irresponsables de algunos sectores de la población se plasman en un nuevo incremento de contagios. Por ahora la pandemia de coronavirus ha entrado en una fase de descenso muy esperanzadora en la región.

El cribado juvenil activado a principios de julio para tratar de poner diques al avance de la quinta ola del coronavirus detectó algo más de mil positivos en sus dos primeras semanas en activo y lleva contabilizados al menos unos quinientos más en el mes siguiente, conforme a un recuento que aún no es definitivo. Señal de que la ola pierde fuelle, pero también de que con ella se ha deshinchado una parte de la respuesta al llamamiento del Principado, el nivel de casos detectados en la convocatoria a la población joven ha pasado del diecisiete por ciento que rondaba hace un mes al 13,82 que actualizó ayer el Gobierno regional. Con los datos facilitados por la Consejería de Salud, el total de contagios encontrados en la búsqueda indiscriminada entre los asturianos de doce a 35 años –el 4 de julio empezó entre los quince y los treinta– supera los 1.500 en este mes y medio.

Hay que tener en cuenta que la cifra no es aún la definitiva, toda vez que aquí están incluidas sólo las pruebas PCR solicitadas a través del formulario habilitado en la web de Astursalud y que quedan por computar las que se piden a través del sistema electrónico de cita previa, el “Ciges”. Con esa salvedad, se habrían practicado ya al menos 11.000 pruebas a jóvenes, con esa positividad descendente del 13,82 y a partir de unas 17.000 solicitudes formuladas a través de Astursalud. El motivo de la diferencia entre el número de inscripciones y el de test efectivamente realizados estriba en que algunas peticiones proceden de personas ya vacunadas, en que muchos pacientes se inscriben pero finalmente no acuden a la cita o en que a veces se hacen varios requerimientos con el mismo nombre… El total de peticiones registrado por todos los medios habilitados asciende a 37.781, y aproximadamente 20.000 de ellas se han efectuado por el sistema de cita previa que la Consejería de Salud aún no tenía ayer procesadas.

Compartir el artículo

stats