Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La muerte de una yegua enfrenta a un ganadero con el Ayuntamiento en Peñamellera

“La manera en la que han tratado a mis yeguas es maltrato animal”, asegura Javier Cué | Desde el Consistorio alegan que los animales del propietario de una ganadería de caballos pastan en zonas del monte asturiano para las que no tiene permiso

La yegua propiedad de Javier Cué que ha aparecido muerta.

“La manera en la que han tratado a mis yeguas es maltrato animal”, dice Javier Cué, propietario de una ganadería de caballos “en semilibertad” en el oriente asturiano. Recién llegado a comprobar su ganado, vio cómo una de sus yeguas había fallecido. Según denuncia él, debido al estrés que había sufrido el animal tras el “mal viaje” que tuvieron los animales hasta Cangas de Onís. Este traslado se produjo por orden del Ayuntamiento de Peñamellera Alta, que sostiene una versión diametralmente opuesta de lo ocurrido. Desde el Consistorio alegan que los animales de Cué pastan en zonas del monte asturiano para las que no tiene permiso. “Es la tercera vez que hay que bajar esas yeguas. Siempre nos las encontramos en las zonas que están acotadas para los caballos. Además, no se preocupa de ellas, están sin identificar y sin microchip, y no tienen permisos ni licencia de pastos dentro del Cuera”, sentencia José Antonio Roque, alcalde del concejo.

Cué, por su parte, se justifica alegando que sus yeguas aparecen en terrenos acotados “porque los ganaderos de la sierra las mueven para allí, ya que estorban en sus quehaceres”. Y dice “comprender esta situación”. Sin embargo, no entiende por qué tienen que trasladarlas “de esas maneras”. “Tuvimos cuatro yeguas que sufrieron abortos y una muerta. Las bajaron del Cuera sin ningún cuidado y llegaron muy nerviosas y estresadas. Tuve que bajar yo para volver a subirlas, y a causa del viaje, y de que son animales asilvestrados, una yegua murió”, apunta el ganadero.

Por otra parte, Cué se queja también del mal funcionamiento burocrático, tanto de la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial como del propio Ayuntamiento. “He contactado a la consejería y siempre me dicen que mandarán a alguien, pero por aquí no viene nadie. Aparte de encontrarme a mis animales muertos, tengo que llamar yo a un veterinario para que examine a la yegua muerta y llevármela de allí, con los gastos que eso supone. Y ya no es por el dinero, es por el apego que tengo a mis animales, es una vergüenza”, critica el propietario de los animales, quien asegura que se ha puesto en contacto con el Seprona de la Guardia Civil y amenaza con tomar medidas judiciales. “Yo no me quejo del traslado en sí, sino del maltrato que han recibido los animales durante el mismo. Eso es terrible para ellos”, aseveró Cué.

Por su parte, el Ayuntamiento indicó que el desplazamiento fue “en dos camiones” y que dejaron a los animales en el mercado comarcal de ganado de Cangas de Onís. Sin embargo, Cué asegura que el estado de los animales en el recinto era “deplorable”. “Estaban mal alimentados y con agua en muy malas condiciones. Era un auténtico escándalo cómo tenían a mis yeguas allí”, señaló.

El alcalde recalcó que este ganadero acumula numerosos problemas. “Tiene denuncias por estas prácticas y por desobediencia a la Consejería de Medio Rural”, por lo que “no tiene ninguna razón”. Como solución, Roque invita a Javier Cué a regularizar su situación para que no haya “más percances de este estilo”.

Compartir el artículo

stats