Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portugal ofrece hórreos para turistas, un uso prohibido en Asturias

El país vecino rentabiliza como alojamiento el granero tradicional

Casa Espigueiro, ubicada en el recinto Ecoturismo Quinta Lamosa, en Arcos de Valdevez, Portugal, donde los huéspedes duermen en hórreos.

En Portugal, los hórreos están triunfando entre los turistas. Allí, son los espigueiros, graneros que anteriormente se usaban para secar y almacenar el maíz y que actualmente se unen a la lista de alojamientos turísticos Sin embargo, Asturias, con más de 14.500 hórreos en la región, todavía no sigue los pasos del país vecino.

João Pedro Serodio, propietario de Quinta Lamosa, una finca en Arcos de Valdevez (en el norte de Portugal, en el parque nacional de Peneda-Gerês) dedicada al ecoturismo, cuenta con dos alquileres turísticos con la estructura de los hórreos asturianos, construidos únicamente con madera. “A nivel arquitectónico, a los turistas les interesa. Es interesante porque invita a probar cosas diferentes y tenemos muchas reservas”, señala el empresario portugués. En sus instalaciones, además, los turistas pueden participar en actividades agrícolas. “Se trata de acercar el trabajo del campo a la gente”, proclama João Pedro Serodio. En Asturias, la actual legislación del Principado prohíbe el uso de los hórreos como vivienda, incluyendo en esta categoría la vivienda turística, y, aunque haya habido iniciativas sociales para eliminar esta prohibición y así encontrar uso a un granero que se ha quedado sin función, la normativa no se ha cambiado.

Antón Puente de la Vega, hostelero y director del grupo Nature, dedicado al ecoturismo en Asturias, ya ha trasladado en varias ocasiones esta posibilidad a la Administración asturiana. “Estaría bien permitir solares para construir hórreos y potenciar el turismo de la región, pero la Administración no da luz verde”. Con miles de hórreos bajo protección patrimonial, en mejor o peor estado, Puente reflexiona: “Se deberían poder utilizar como explotaciones turísticas, además de agrícolas”.

Casa Espigueiro

Casa Espigueiro

Ya en mayo de este año, desde la Administración se constituyó la llamada “Mesa del Horru”, formada por expertos, para encontrar soluciones al “abandono” de los hórreos. La mesa elaboró un borrador con el que se pretendía contemplar nuevos usos para los hórreos asturianos que garantizasen su conservación. Pero aún le queda un largo proceso hasta que estas edificaciones se usen como viviendas.

Después de una temporada estival con alta ocupación turística en la región, los hosteleros ya tienen la vista puesta en el próximo verano. Reinventarse está a la orden del día, por eso desde el grupo Nature consideran que “cualquier novedad que pueda resultar atractiva para el turista debería ser valorada”.

“Da rabia ver cómo en otros lugares, como Portugal, se hace uso de este tipo de cosas y nosotros no. Queremos saber por qué en otros sitios sí se usan de esta forma y aquí lo prohíben”, lamenta Puente.

Compartir el artículo

stats